La odisea de relevar la población en medio de la alta montaña

En los valles les avisan a los vecinos por radio cuándo pasa el censista, para asegurarse de que lo estén esperando cuando lleguen a su casa.

ANTICIPACIÓN. En la montaña, el censo empezó hace una semana. ANTICIPACIÓN. En la montaña, el censo empezó hace una semana.

En la alta montaña, las distancias a veces se tornan infinitas para los censistas que desde hace una semana emprendieron una verdadera odisea: relevar hasta el último hogar tucumano. El paisaje es imponente y la geografía, difícil. Ir de una casa a otra puede demandar varias horas.

“Lejos de la parte urbana de Amaicha del Valle, los censistas se desplazan a pie, otros en moto, otros a lomo de caballo, otros en cuatriciclo . El fin es llegar a todas las viviendas del Valle”, cuenta Jorgelina Pastrana. Los censistas ya han recorrido lugares como Encalilla, El Paraíso, Los Colorados, Tío Punco, El Tío, Lara, Yasyamayo, La Puntilla, El Sauzal, Los Cardones, El Infiernillo, entre otros.

“Muy pocas familias hicieron el censo virtual, quizás están familiarizados con la presencia de los censistas”, cuenta Pastrana.

Los censistas que recorren los valles van munidos con sus respectivas pecheras, credencial, barbijo y todo el entusiasmo de realizar su trabajo lo mejor que pueden. Para algunos es la primera vez en esta noble tarea. Muchos se sorprenden del paisaje maravilloso que ofrecen los cerros, la vegetación y la forma de vida de los lugareños que encuestan.

Según cuentan, a todos los censistas los reciben con mucha hospitalidad y, a veces, hasta les obsequiaron fruta o compartieron algo caliente para tomar.

“Acá los medios de comunicación, como las radios, van informando los segmentos y lugares que van a llegar los censistas, así las personas se quedan en casa a esperar al censista y preparan la información”, detalla Pastrana.

En toda la zona de alta montaña, el relevamiento comenzó hace una semana, porque era indispensable para que los censistas puedan llegar a todas las viviendas. Esto se debe a que las casas están muy alejadas unas de otras.

Comentarios