Estados Unidos cruzó al millón de muertes por covid

En enero de 2021 fallecieron más personas a diario que el total de víctimas de los ataques a las Torres Gemelas

Una enfermera estadounidense a las afueras de un hospital en Nueva York. Foto: Lucas Jackson / Reuters Una enfermera estadounidense a las afueras de un hospital en Nueva York. Foto: Lucas Jackson / Reuters
12 Mayo 2022

Estados Unidos registró más de 1 millón de muertes por covid-19, según un recuento de Reuters, cruzando un hito que alguna vez fue impensable dos años después de que los primeros casos cambiaran la vida cotidiana de las personas en todo el planeta.

La marca de 1 millón es un claro recordatorio del dolor y la pérdida causados por la pandemia, incluso cuando la amenaza que representa el virus se desvanece en la mente de muchas personas. Representa aproximadamente una muerte por cada 327 estadounidenses, o más que toda la población de San Francisco o Seattle.

Cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró al covid-19 una pandemia global el 11 de marzo de 2020, el virus se había cobrado 36 vidas en Estados Unidos. En los meses que siguieron, el virus mortal se propagó, encontró terreno fértil en áreas urbanas densamente pobladas como Nueva York y luego llegó a todos los rincones del país.

Para junio de 2020, el número de muertos de Estados Unidos había superado el total de muertes militares del país en la Primera Guerra Mundial y superaría las pérdidas militares estadounidenses de la Segunda Guerra Mundial para enero de 2021, cuando se registraron más de 405.000 muertes.

La enfermedad ha dejado pocos lugares en la Tierra intactos, con 6,7 millones de muertes confirmadas en el mundo. El número real, incluidos los que murieron por covid-19 y los que fallecieron como resultado indirecto del brote, probablemente se acerca a los 15 millones, dijo la OMS.

Algunas de las imágenes asociadas con la muerte por COVID están grabadas para siempre en la mente colectiva de los estadounidenses: camiones refrigerados estacionados afuera de los hospitales rebosantes de muertos; pacientes intubados en unidades de cuidados intensivos selladas; médicos y enfermeras exhaustos que lucharon contra cada ola del virus.

Millones de estadounidenses se arremangaron ansiosamente para recibir las vacunas contra el covid después de que comenzara la distribución a fines de 2020. A principios de 2021, el virus ya se había cobrado la asombrosa cantidad de 500.000 vidas.

En un momento de enero de ese año, más personas murieron por covid-19 todos los días en promedio que las que fallecieron en los ataques del 11 de septiembre de 2001.

El covid-19 se aprovechó de los ancianos y las personas con problemas de salud, pero tampoco perdonó a los jóvenes sanos, matando a más de 1.000 niños. Los investigadores estiman que 213.000 niños en Estados Unidos perdieron al menos a un padre o cuidador principal durante la pandemia, lo que tuvo un costo emocional inconmensurable.

Mientras se asienta en las grandes ciudades, el coronavirus también ha devastado las comunidades rurales con acceso limitado a la atención médica.

La pandemia tuvo un impacto desproporcionado en las comunidades nativas y de color. Golpeó más fuerte donde la gente vivía en entornos congregados, como las prisiones, y diezmó a familias enteras. Expuso las desigualdades profundamente arraigadas en la sociedad estadounidense y desencadenó una ola de cambio que afectó a la mayoría de los aspectos de la vida en Estados Unidos.

Con la amenaza de covid-19 disminuyendo después de la ola de ómicron el invierno pasado, muchos estadounidenses se han quitado las máscaras y han regresado a las oficinas en las últimas semanas. Los restaurantes y bares vuelven a estar repletos de clientes, y la atención del público se ha desplazado hacia la inflación y las preocupaciones económicas.

Pero los investigadores ya están trabajando en otra inyección de refuerzo a medida que el virus continúa mutando.

"De ninguna manera ha terminado", dijo el principal experto en enfermedades infecciosas de Estados Unidos, el doctor Anthony Fauci, en un evento reciente. "Todavía estamos experimentando una pandemia global".

Comentarios