Pedro Aznar: “mi actitud es la de juego y experimentación constante”

El multiinstrumentista presentará su disco “Flor y raíz” en el teatro Mercedes Sosa. El budismo lo ayudó a olvidarse del fatalismo.

CREANDO. Aznar presenta “Flor y raíz” y prepara nuevo disco. CREANDO. Aznar presenta “Flor y raíz” y prepara nuevo disco. Foto de Federico Kaplun

Con apenas 20 años, hace ya más de cuatro décadas, Pedro Aznar fue parte de aquella cumbre del rock que se llamó Serú Girán. Su partida a estudiar música en Estados Unidos precipitó el final del supergrupo y marcó el inicio de una trayectoria solista que en los últimos años se fue orientando hacia el folcore. El recital que ofrecerá hoy a las 21 en el teatro Mercedes Sosa (San Martín 479) lleva el título de su último disco: “Flor y raíz”.

En diálogo con LA GACETA, Aznar comentó que el concierto será similar al que ofreció hace pocos días en el Hipódromo de Palermo. “Es la presentación oficial de esta producción -dijo-. La banda se completa con Julián Semprini en batería, Alejandro Oliva en percusión, Matías Martino en teclados y voz, y Sebastián Henríquez en guitarras y voz. Vamos a tocar todo el disco nuevo, clásicos de mi repertorio, temas de distintos momentos de mi discografía y estrenos de lo que será el futuro material, que lanzaremos en pocos meses”.

Las canciones de “Flor y raíz” son una suerte de antología del folclore latinoamericano, de diferentes épocas y autores. Según  explicó, las eligió no solamente por simple gusto sino también porque encontró un denominador común en todas ellas. “Además de ser clásicas, muchas canciones tienen la característica de haber sido revolucionarias en su momento, y obras de autores que cambiaron para siempre la música popular de sus países”, afirmó.

- En tus presentaciones  en Tucumán el público siempre fue muy entusiasta. ¿Sentís ese afecto, un vínculo especial con la provincia y con el norte del país?

- Desde luego. Tenemos una relación hermosa con el público tucumano. Siempre lo sentí cercano, cálido, entusiasta, y, a la vez, muy atento a cada detalle. Es un gusto volver, cada vez, a tocar a Tucumán.

- En tu nuevo disco me pareció notar un trabajo más meticuloso con la voz, con más matices. ¿Es así?

- Te agradezco, desde ya, el halago. Tal vez el formato más íntimo de “Flor y Raíz”, siendo en trío, le deje un espacio mayor a la voz para que se luzca. Y los arreglos hacen mucho uso del silencio y de los matices, del susurro al grito. Sin dudas la voz es la gran protagonista en todas estas canciones.

- ¿En tu arte y en tu vida ha producido cambios tu adhesión al budismo?

- Seguramente. Si tuviera que adivinar cuáles pueden haber sido, diría que -citando la respuesta anterior- un respeto cada vez mayor por el silencio y una libertad ampliada para el pronunciamiento fuerte. Cuando me siento desesperar, o noto que las circunstancias me están empujando al desasosiego, algo en mí me recuerda que no debo tomarme las cosas con un sentido tan fatalista. Todo cambia todo el tiempo, y lo que hoy pueda resultar terrible, mañana puede convertirse en motivo de broma o recordarse con ternura. No hay tormentas eternas. Toda crisis se resuelve de una manera u otra. Y la actitud que debe prevalecer, en uno, es la de juego, experimentación constante y aceptación de cada desafío.

Una agenda intensa

El cantante y multiinstrumentista anticipó, además, que durante las próximas semanas estará dedicado a la nueva grabación y luego, en junio, presentará junto a Ramiro Gallo el disco de tangos originales “Utopía”, en el Centro Cultural Kirchner.

Posteriormente, en julio, celebrará su cumpleaños tocando en Buenos Aires. También prepara dos extensas giras, por Chile y por la Patagonia, que llevarán cerca de tres meses. Espera cerrar el año, en diciembre, con un gran concierto para el lanzamiento del disco a estrenar.

Comentarios