Situación de comedores: “Su merienda es el almuerzo que no tuvieron o la cena que no tendrán”

Una fundación pide extender un convenio para seguir asistiendo a personas vulnerables

02 Mayo 2022

Las fundaciones y organizaciones sociales en general, son fuente de mucha ayuda para los ciudadanos más necesitados. En este caso concreto, la Fundación Juan XXIII Comedor Divino Niño Jesús asegura alimentar a más de 200 personas por día. Por el contrario, la Municipalidad de San Miguel de Tucumán -poseedora del espacio que ocupa la fundación- manifiesta que la cantidad de personas que asisten es menor, motivo por el cual requieren el uso del inmueble para otros fines. A partir de allí, los miembros del Comedor Divino Niño Jesús llevaron a cabo una manifestación que se desarrolló durante la mañana de ayer.

En sintonía, el legislador Federico Masso expone que la situación del resto de los comedores de la provincia muestra mayor cantidad de gente con necesidad y menor capacidad de abastecerlos de parte de las organizaciones.

La protesta se realizó en la Avenida Sarmiento 1200 y participaron niños y adultos acompañados de la presidenta de la Fundación, Laura Rodríguez de Zelarayán, quien expuso la problemática a LA GACETA Play. “Este comedor fue inaugurado a través de un convenio que se firmó entre la fundación y el municipio en 2005. Mediante este contrato y el trabajo conjunto de esta fundación, se gestionaron los fondos para acondicionarlo. Estamos pidiendo la extensión del comodato, porque en este momento no podemos cortar el servicio de comedor a tantos niños y familias en situación de vulnerabilidad”, explicó.

La dirigente de esta organización aseguró tener la documentación correspondiente que avala la cantidad de personas que reciben diariamente en la fundación. “Recibimos de 8 a 13 a alrededor de 100 niños. El sustento alimentario es para 250 personas en grupos de familia”, dijo Rodríguez.

Además, manifiesta que se encuentran en una situación complicada porque no tienen otro lugar para trasladar el comedor y con la Municipalidad no logran llegar a un acuerdo. “Hicimos muchas presentaciones, no podemos permitir que este espacio que se inauguró con fines sociales sea ocupado por oficinas y dejemos a tantas familias sin su sustento diario de alimentos”, compartió la dirigente.

En paralelo, Masso, legislador por Libres del Sur y ex Secretario de Atención a las Urgencias Sociales, estima que la situación en el resto de los comedores de la provincia también es complicada. “Están en una situación crítica. El problema es que es algo que está en alza, un día hay 200 personas en un comedor y al siguiente hay 250”, dijo.

Por niño, $ 40

Explicó que fundaciones, merenderos, centros infantiles y distintas organizaciones sociales tienen dos tipos de financiamiento, y detalló: “Uno donde se recibe una partida exigua del Estado, que corresponde al almuerzo”. Este monto, según estimó, ronda los $ 40 por niño para almorzar. Además de esta cantidad, dijo que “por otra parte, recibimos otra ayuda del Estado en materia de alimento seco, lo que serían alimentos no perecederos, entonces con lo otro podemos comprar frutas, verduras o carne”.

Sin embargo, Masso planteó que la situación “cada vez se hace más difícil”. “El efecto pos pandemia, y ahora sumado al efecto inflación, hizo que nuestros comedores y merenderos se llenen de niños, y además, de sus papás y abuelos que no tienen acceso a alimentos como antes”, manifestó, al tiempo que agregó que hay 164 centros comunitarios en la provincia, los cuales asisten a 7.950 niños y niñas.

A nivel nacional, el legislador comentó que solían recibir ayuda de un programa que concluyó sin poder exponer sus resultados. “Estábamos recibiendo un buen programa llamado Merienda Fortificada por el que podíamos iniciar un camino a una dieta balanceada. Lamentablemente una vez que salió la Tarjeta Alimentar dejaron de darlo y no pudimos ver los efectos que tenía”, contó a LA GACETA.

“Vamos a plantear al Gobierno que esto tiene que mejorar, tienen que ponerse de acuerdo con la Nación para que realmente optimicemos las partidas nacionales y provinciales y se enfoquen en un trabajo específico. Hoy la gente no te pide un plan, te pide comida. Ahí te das cuenta la profundidad de la crisis”, expuso Masso.

Sobre esto, manifestó que el Gobierno nacional propuso un programa mediante el cual se reforzará la compra de alimentos para los comedores y organizaciones sociales, pero que están a la expectativa de recibir novedades. “Esperamos que estas promesas que tienen 15 días de espera se puedan ir planteando. La merienda para los chicos es el almuerzo que no han tenido o la cena que no van a tener”, concluyó. (Producción periodística: Bárbara Nieva).

Tamaño texto
Comentarios