Rugby tucumano: las ganas de jugar lo mejor posible tienen inmunidad

FRICCIONADO. El tiempo que la pelota estuvo en disputa en las manos fue escaso. FRICCIONADO. El tiempo que la pelota estuvo en disputa en las manos fue escaso.

La nueva normalidad, el virus latente, las restricciones, la pandemia en su conjunto, no vencieron a la marca registrada del rugby tucumano que en el Torneo Regional tiene su máxima expresión competitiva. Las ganas de jugar lo mejor posible tienen inmunidad cuando 30 jugadores, no importa a qué club del “Súper 10” representen, entran a un campo de juego. Esa fue la sensación que dejaron los protagonistas de Tucumán Lawn Tennis-Tucumán Rugby.

La victoria quedó para el visitante por 20 a 15. La cartelera sabatina ponía al duelo entre “Benjamines” y “Verdinegros” como el más atractivo. Tucumán Rugby, campeón del Clausura y el Anual; Lawn Tennis, el último subcampeón de 2019.

¿Se notaron en La Caldera del parque 9 de Julio esos antecedentes? No tanto, para ser sinceros. Pero hay motivos y que no tienen ni el más mínimo matiz de ser excusas. Son razonables. “El receso, las vacaciones, la pandemia afectan el timing de los jugadores”, comentaba en la tribuna que antecede a las canchas de tenis Juan Ortega. Siempre más vinculado al deporte motor, “Juanoso”, que jugó en Lawn Tennis hasta Intermedia, reconoció lo complicado que es comenzar una temporada en cualquier deporte.

La ovalada anduvo la mayor parte del tiempo en lo más alto, confundiéndose con el cielo gris, recorriendo metros y metros. Las manos de los backs carecían de la seguridad necesaria para que la pelota no cayera al césped. Ahí era otra historia más de exigencia porque la cancha barrosa, en varios sectores y muy mojada en general, no invitaba a construir jugadas que demandaran carreras veloces. El desgaste físico, antes que termine el primer tiempo, ya se notaba por la dureza que generó un campo de juego muy pesado.

No es nada que no se solucione con más trabajo. “Con el paso de los partidos y los entrenamientos van a volver”, aseguró Ortega. Entusiasmo para mejorar sobra, eso sí y más todavía por lo que se vivió en las tribunas. Los infantiles estuvieron presentes, muchas divisiones de ambos clubes y la familia. Aunque a ellos también les costó el inicio de temporada porque recién en el segundo tiempo empezaron a cantar. Todos mostraron buena actitud para que el Regional vuelva lo mejor posible.

Temas Tucumán
Tamaño texto
Comentarios
Comentarios