"Más allá de los rumores, hay un trabajo coordinado entre Manzur y Jaldo"

Según el vicepresidente de la Legislatura, Regino Amado, las versiones de dimisión del jefe de Gabinete son una operación política.

TIEMPO ATRÁS. Manzur, Jaldo y Amado. TIEMPO ATRÁS. Manzur, Jaldo y Amado.

Cuatro meses después de la reconciliación de sus líderes, el oficialista Frente de Todos sigue poniendo paños fríos a las relaciones de sus dirigentes, tras la feroz interna protagonizada el año pasado. En sus recientes encuentros, el vicegobernador en ejercicio del Poder Ejecutivo, Osvaldo Jaldo, y el jefe de Gabinete de la Nación, Juan Manzur, han dejado en claro que priorizan las cuestiones generales más que las disputas personales. Esa es la enseñanza que les ha dejado el traumático proceso de rearmado de la coalición oficialista por las necesidades institucionales de cambiar de roles, reconoció a LA GACETA el vicepresidente primero de la Legislatura, Regino Amado, uno de los colaboradores más directos de Jaldo en la Casa de Gobierno. 

El monterizo fue enfático respecto de las derivaciones políticas de los rumores que aún persisten en Buenos Aires acerca de una eventual salida de Manzur del gabinete del presidente Alberto Fernández. "Más allá de esos rumores, hay un trabajo coordinado entre Manzur y Jaldo para apuntalar la gestión en Tucumán", señaló en una entrevista con nuestro diario.

-¿Cómo está la relación entre el gobernador en uso de licencia y el vicegobernador, tras la traumática interna del año pasado?

-Las relaciones son muy buenas. Ambos están colaborando para la gobernabilidad y para que lleguen, definitivamente, las obras que necesita Tucumán, las que servirán para atender también las necesidades de municipios y de comunas rurales, que aguardan la generación de mano de obra local. En medio de una pandemia y sin presupuesto 2022, Manzur hoy tiene la responsabilidad de atender los requerimientos de todas las provincias, lo que es su responsabilidad, pero también tiene su corazoncito en Tucumán. Y eso nos favorece para que las cosas se hagan con más celeridad. Las obras anunciadas tienen presupuesto asegurado. Así vamos a generar más empleos, construir más vivienda y, en definitiva, darle bienestar a los tucumanos.

-¿Y le da entidad a los rumores de una posible dimisión de Manzur?

-Están en otro nivel. Estoy convencido de que se trata de una operación política contra el jefe de Gabinete de la Nación. Su trabajo ha sido muy bueno en este tiempo que lleva en la Casa Rosada, basado en su experiencia pasada como ministro nacional y también en los seis años de gestión como gobernador de Tucumán. Como dato adicional, Manzur conoce el amplio territorio bonaerense, a los jefes políticos del conurbano y a gobernadores de distintas provincias, lo que le lleva a sostener relaciones amplias tanto políticas como institucionales.

-¿Cómo es hoy la convivencia política entre manzuristas y jaldistas?

-Diría que hay una sana convivencia entre todos. Por ejemplo, Jaldo estuvo ayer con el intendente de La Cocha, Leopoldo Rodríguez; también con el de Trancas, Roberto Moreno, y hoy con el de Tafí Viejo, Javier Noguera, recorriendo y viendo qué obras se pueden realizar en cada una de sus jurisdicciones. Es lo normal institucionalmente y también tiene que serlo políticamente. Cada vez que lo invitan, el gobernador interino está dispuesto a acudir, de la misma forma que procura que todos se lleguen, dentro de sus posibilidades, a su despacho. La premisa es clara: si alguien tiene algún inconveniente, debe plantearlo para que se solucione. No hay internas, ni debe haber. Hay que priorizar la gestión, independientemente de quien esté al frente, porque este gobierno es de todos. Las relaciones internas son buenas y están recuperadas en un 95%; al 5% restante hay que hacerles comprender que las diferencias ya pasaron. Todo se logra en base al diálogo y al consenso.

-¿Qué pasaría si Manzur decide volver a su cargo natural?

-Todos debemos trabajar como lo veníamos haciendo desde 2015. Cada uno desde su lugar aportando proyectos, aprendiendo de los errores de experiencias pasadas, mejorando las relaciones con el fin de trabajar en equipo no sólo en el marco de la construcción política, sino de un objetivo más amplio y más abarcativo: que todos los tucumanos estén un poco mejor y que, como gobernantes, contribuyamos para que eso sea posible en base a acciones.

-¿Jaldo es, según su entender, el posible sucesor de Manzur en las elecciones de 2023?

-Es prematura hablar de esas cuestiones. Creo que quienes gobernamos tenemos que estar más enfocados en la gestión  y hacer, que es lo que la gente nos demanda. Estamos abocados a eso y es lo que Jaldo le pide a cada uno de los ministros, cuando le señala que hay que acelerar las iniciativas que promueven para mostrar resultados a la sociedad.  Lo demás vendrá después; eso también nos queda de experiencia lo que sucedió en 2021. Como uno de los sectores más importantes de la política tucumana, más nos suma escuchar a la gente, sus reclamos, y solucionarle los problemas. Eso se hace con una tarea coordinada, en equipo. Nos hará bien ahora y tal vez también el año que viene.

Comentarios