Cómo se realiza el traspaso generacional en una empresa

De lo tradicional a lo tecnológico. Del fracaso al éxito. El recambio generacional puede ser natural en las industrias en la medida que implique un cambio de conducción, por el paso del tiempo, pero conservando los valores y la esencia de los fundadores. Eso es lo que argumentan dos familias vinculadas con la industria tucumana que están pasando el proceso de traspaso de mando. Se trata de un desafío difícil de superar si se toma en cuenta las estadísticas sectoriales que señalan que siete de cada 10 compañías no pueden superar este proceso. Las empresas e industrias familiares tienen una vinculación directa con la economía argentina. Según datos oficiales, constituyen entre el 60% y el 70% de las compañías radicadas en el país que generan cerca del 80% de la mano de obra en el sector privado.

ROCCHIA FERRO - LOS BALCANES

-Una mirada integral: ¿cómo han vivido la transición generacional?

-Estamos bien en la transición, aceptando el cambio generacional y de paradigma, sobre todo tecnológico. En esto nos están ayudando los más jóvenes, también a trabajar en equipo. Vienen nuevos aires. (Jorge Rocchia Ferro)

-Hemos vivido la transición -que aún vivimos- de forma muy compleja pero positiva, entendiendo que los cambios generacionales deben hacerse en el marco del respeto mutuo. El respeto siempre debe ser mutuo. (Catalina Rocchia Ferro)

Del padre a la hija

-¿Cuáles son los principales valores que le gustaría que conserve la empresa?

-En nuestro caso que es una empresa que intervienen muchos sectores , me gustaría que la relación entre cañeros, empleados , proveedores se mantenga cada vez en mejores niveles . La industria azucarera tiene miles de ejes donde intervienen muchos actores . Nos gustaría la justa convivencia entre todos los sectores.

-¿Qué lugar le gustaría ocupar dentro de la organización que fundó o que mantuvo a lo largo de distintas generaciones en la nueva etapa?

-Me gustaría participar en la macro y no en la micro, en aquellos nuevos desafíos cómo ser por ejemplo la caña transgénica, o las nuevas tecnologías que permiten desarrollar por ejemplo cosas cómo ser la levadura que salen del alcohol, productos químicos, etc. Que podamos tener no solo alcohol y azúcar sino diversificarnos de tal manera que siempre seamos una empresa con futuro. Ese futuro se logra con la convivencia de todos los factores.

-¿Cuál es el principal consejo que le haría a las nuevas generaciones?

-Que nunca se cansen de fracasar y que esto hará que vayan siempre al frente. Que no dejen de innovar. Siempre se puede más. Siempre hay que ir por más.

De la hija al padre

-¿Qué atributos son los más ponderados a la hora de recibir las llaves de la empresa?

-No considero haber recibido las llaves de la empresa pero si las llaves de un sueño y el legado de hacer que todo el engranaje funcione. Desde esa óptica estar preparado, haber estudiado una carrera pertinente y tener las ganas inmensas de “heredar” un mandato es fundamental.

-¿Qué lugar le asigna a las anteriores generaciones dentro de la empresa familiar?

-Todo es gracias a esa generación anterior (mis padres). Mi mamá, Catalina Lonac y mi papá hicieron lo que hoy me toca administrar. No son zapatos fáciles de llenar. Hay que aprender de ellos, no solo de mis padres, sino de todos aquellos que se iniciaron en un contexto menos favorable.

-¿Cuál es la enseñanza que más ha valorado a lo largo de los años y que recibe como legado?

-Amar lo que hago es gracias a mis padres, ellos me hicieron azucarera. Entender la importancia que tiene para TUCUMÁN nuestra actividad.

Soy una afortunada de hacer lo que me gusta , pese a las dificultades. Ser feliz en lo personal y responsable en lo laboral, proteger a TUCUMÁN y a la actividad son las dos grandes cosas que aprendí de ellos. Cada uno desde su lugar hacen a diario sus aportes por esta región no solo por la provincia. Es fundamental es poder contar con el apoyo de la familia: mi hijos y mi marido, Cristian, con el que estamos juntos trabajando.

› padre e hija
Jorge y Catalina Rocchia Ferro
69 años
31 años
Cia Azucarera Los Balcanes SA
Año de fundación: 1994
Industria alimenticia y biocombustibles
Generación: segunda

RODRÍGUEZ PRADOS - LA MARIPOSA

-Una mirada integral: ¿cómo han vivido la transición generacional?

-Nuestra empresa está un poco acostumbrada a las transiciones generacionales (fue fundada por mi abuelo en 1914); con Facundo somos la tercera y cuarta. Y cada una tuvo su impronta diferente. La nuestra fue muy buena, armoniosa, muy natural y con mucho sacrificio. Nos apoyamos en profesionales para que nos ayuden a ordenarnos en este camino, lo cual fue altamente positivo. (César Francisco Rodríguez Prados)

-Muy tranquila y natural. Empecé a trabajar hace 11 años en la empresa y de a poco fui aprendiendo de mi papá cómo manejar la compañía. Siempre me dio mucha libertad para proponer y hacer cosas. También fue importante apoyarnos en profesionales en el tema y tener un socio (Ignacio Michel) que nos acompañó en todo. (Facundo Rodríguez Prados)

De padre a hijo

-¿Cuáles son los principales valores que le gustaría que conserve la empresa?

-Son los mismos valores que tuvieron mis abuelos, mis padres y los que tenemos nosotros con mi esposa. Básicamente, que hay que vivir con ética y moral y, por sobre todo, cuidar a toda nuestra gente desde colaboradores, proveedores, clientes, etc. En suma, cuidar a toda la familia de La Mariposa.

-¿Qué lugar le gustaría ocupar dentro de la organización que fundó o que mantuvo a lo largo de distintas generaciones en la nueva etapa?

-Me gusta mucho seguir participando y aconsejando a los chicos (Facundo y su socio Ignacio Michel) sobre todo en sus nuevos proyectos. Transmitir desde mi experiencia, tratando de conservar siempre los valores de la compañía. Hoy la velocidad de los negocios y las relaciones hace que se cometan ciertos errores; entonces uno trata de ayudarlos cuando eso pasa. Básicamente eso hacemos tanto mi socio Sergio Michel como yo.

-¿Cuál es el principal consejo que le haría a las nuevas generaciones?

-Les recomendaría que traten de mejorar el mundo, que no se dejen llevar por la velocidad de la comunicación de hoy. Que cuiden a la gente, al ecosistema; que traten, cada día, de ser mejores personas.

Del hijo al padre

-¿Qué atributos son los más ponderados a la hora de recibir las llaves de la empresa?

-Para mi fue un gran honor poder seguir con el legado familiar que empezó mi bisabuelo y que mi papá supo sostener y cuidar tan bien. Obviamente es una responsabilidad y un desafío muy grande ya que soy la cuarta generación y debo mantener los valores que se construyeron por más de 100 años.

-¿Qué lugar le asigna a las anteriores generaciones dentro de la empresa familiar?

-Lo resumiría en que “sin ellos hoy no existiría La Mariposa”. Pusieron MUCHO esfuerzo para que hoy podamos seguir generando trabajo de calidad. Estaré siempre muy agradecido por la oportunidad que me dieron, sobre todo mi abuelo y mi papá. En mi caso, soy primera generación dentro de la empresa por lo que aún seguimos trabajando en conjunto con los fundadores.

-¿Cuál es la enseñanza que más ha valorado a lo largo de los años y que recibe como legado?

-Sin lugar a dudas la honestidad, el valor de la palabra y saber cuidar a nuestra gente.

› padres e hijo

Nombres y apellidos: César Francisco y Facundo Rodríguez Prados
Edades: 68 y 37 años
Nombre de la empresa: Establecimiento La Mariposa SA
Generación y año de fundación: Tercera y Cuarta Generación. Se fundó en 1914
Tipo de industria: Industria jabonera y afines

Tamaño texto
Comentarios