Los efectos de la Covid en el mundo del trabajo

Los sectores industriales y agropecuarios de la provincia logran sortear las dificultades por el incremento de contagios.

TRABAJADORES AGROPECUARIOS. En Apronor se mencionó que es bajo el índice de contagios en el sector por el “trabajo solitario”.  TRABAJADORES AGROPECUARIOS. En Apronor se mencionó que es bajo el índice de contagios en el sector por el “trabajo solitario”.
22 Enero 2022

Augusto Battig, presidente de Apronor (Asociación de Productores Agrícolas y Ganaderos del Norte), sostuvo que el índice de contagio del empleado agropecuario en estos últimos dos meses ha sido muy bajo, como consecuencia del “trabajo solitario” y de la “prudencia e higiene” de los trabajadores. Sin embargo, compartió que entre productores y maquinistas se está incrementando el número de contagios con síntomas leves.

El protocolo sanitario propio de Apronor resuelve que los contactos estrechos se aíslen durante siete días, a excepción de aquellos trabajadores considerados “necesarios” para la labor diaria: en este caso, y cuidando que su salud no esté en riesgo, el empleado trabaja de forma aislada.

Por su parte, el que tenga diagnóstico positivo volverá a trabajar siguiendo las disposiciones del Gobierno.

“Nosotros somos productores agropecuarios, en todo lo que respecta al tema de la salud nos guiamos por lo que dicen los profesionales y de ahí nos enfocamos y alineamos hacia todas las reglas que va sacando el Ministerio de Salud de la Nación”, aclaró el ingeniero, y agregó: “de ser necesario, si alguno de los empleados se quiere hisopar, nosotros nos hacemos cargo”.

Destacó que el momento más difícil de la pandemia fue al inicio, cuando todavía “no estaba bien en claro” cómo funcionaba el virus.

“El paso interprovincial fue una complicación muy grande. Nos pedían permiso de circulación, PCR negativo, declaración jurada que duraba 24 horas y solo podíamos entrar a trabajar dos veces por semana a ciertas provincias”, dijo y aseguró que esto se debió a la falta de organización instaurada en el primer período de la pandemia, donde todo era desconocido.

Esta situación se revirtió una vez que el Ministro de Producción de Tucumán hizo un acta-acuerdo que permitió flexibilizar un poco las medidas.

Industriales

Por su parte, desde la Unión Industrial de Tucumán, Jorge Rocchia Ferro comentó que la pandemia logró afectar, en mayor o menor medida, a distintos sectores laborales. Sin embargo, destacó el cuidado que se realizó desde un primer momento. “Nosotros estuvimos a la par de la gente, primero con barbijo, alcohol, lavado de manos y distancia, y después, encargándonos de que todos estén vacunados”, dijo.

EN LA INDUSTRIA. Apuntan que se trabaja para que no haya tragedias. reuters EN LA INDUSTRIA. Apuntan que se trabaja para que no haya tragedias. reuters

Rocchia Ferro remarcó que en este tipo de situaciones tiene mayor peso la responsabilidad individual de cada trabajador. “Estamos contando con la amplia responsabilidad de la gente para que esta pandemia no termine en tragedia. Tenemos gente que está valorando la salud, la familia y el trabajo”, comentó al respecto.

Además, manifestó la importancia de “cuidar la fuente de trabajo”, induciendo a que “aquellos que tienen la suerte y la oportunidad de trabajar, deben cuidarlo”.

Gracias al “correcto accionar” de sus empleados, no se registró en la Unión Industrial de Tucumán una grave falta de personal. “Yo les agradezco a todos nuestros empleados por la responsabilidad que tienen. Nuestra gente es una comunidad, y nos estamos cuidando entre todos”, aseguró Jorge.

El referente de Cañeros Unidos del Este, Marcelo Fernández, compartió en diálogo con LA GACETA su panorama. “El año pasado si tuve gente contagiada pero no como ahora. Ahora la verdad que tengo entre el 70% y el 80% del personal con covid”, lamentó e informó que su actividad está paralizada.

Cuentan con un empleado en el campo y uno en las oficinas “trabajando como pueden”. Al respecto, sostuvo: “hace 10 o 15 días que estamos parados. El año pasado llegué a tener un 20% o un 25% del personal con covid pero no paramos”.

El “efecto dominó” en los contagios que está teniendo el sector cañero se abrió como una “nueva manera de empezar a organizarse”, explicó Marcelo.

“Estamos pensando hacer burbujas que se dividan las tareas, ya empezamos a pensar en otras alternativas. Es preocupante, es horrible estar parado con tanto trabajo por hacer, nos está afectando muy fuerte”.

El aislamiento de los empleados contagiados se realiza de manera correspondiente: luego de siete días de reposo, le siguen tres días adicionales de cuidados. Finalmente, se someten a un PCR para constatar que se encuentran libres de enfermedad.

En el caso de los contactos estrechos, la empresa solicita un hisopado que confirme o descarte la presencia del virus.

Sobre esto, Fernández aclaró: “todos los empleados tienen obra social así que cada uno se hace el hisopado sin problema. Si lo hubiera, nos avisan y se lo pagamos”.

Asimismo, el presidente de Cañeros Unidos del Este expresó: “día a día se aprende. Hacemos lo que podemos tratando de cuidar al personal, tratando de hacer lo que se puede para no bajar la productividad o que el impacto sea el menor posible. Es un aprendizaje todos los días”.

Para finalizar, resaltó la falta de productividad que están atravesando y lo que esperan del Gobierno para poder sobrellevar la situación de la mejor manera. “Nosotros tenemos que pagar sueldos y cargas sociales, y nadie está produciendo” dijo y agregó: “el Gobierno debería entender que es una situación difícil y que deberían tener paciencia a la hora de cobrarnos impuestos. Apenas estamos juntando para pagar los sueldos y las cargas sociales”. (Producción periodística: Bárbara Nieva).

Comentarios