Día clave para evitar la invasión rusa a Ucrania

Según el analista Claudio Fantini, la disputa se dirimiría si la misma Ucrania renuncia a formar parte de la OTAN y Rusia deja de sitiarla militarmente y se compromete a respetar su integridad territorial.

ZONA DE CONFLICTO. Un soldado ucraniano prepara el armamento para repeler una potencial invasión rusa si no prosperan hoy las negociaciones. reuters ZONA DE CONFLICTO. Un soldado ucraniano prepara el armamento para repeler una potencial invasión rusa si no prosperan hoy las negociaciones. reuters

La tensión militar no cede Rusia ha concentrado decenas de miles de tropas en su frontera con Ucrania, y países occidentales temen que Moscú esté planeando un nuevo asalto a un país que invadió en 2014. Frente a esa probable invasión y a una escalada bélica, el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, entablará negociaciones diplomáticas con el ministro de Relaciones Exteriores ruso Sergei Lavrov. De esa cumbre dependerá si baja o no las tensiones en el Este europeo. Frente a la probable invasión rusa, varios países que integran la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) han desplazado tropas.

Según el analista internacional Claudio Fantini, anteriormente, en dos oportunidades Rusia y los Estados Unidos, junto con las potencias de occidente, estuvieron al borde de un choque directo. En una charla telefónica con LA GACETA, Fantini detalló:

• La primera que se ha registrado fue en 1962, en la denominada “crisis de los misiles” en el que el entonces presidente estadounidense, John F. Kennedy y el líder de la Unión Soviética, Nikita Jrushchov, salieron de una dura encrucijada en la que repartieron la victoria y la derrota por partes iguales. Los soviéticos retiraron los misiles de Cuba a cambio de que EEUU no invadiera ese país y retirara las misiones militares que estaban al sur del Mar Negro, desde Turquía hacia el territorio soviético.

• La más reciente data de mediados de la década de 1990 cuando la OTAN intervino en el conflicto con Bosnia Herzegovina y, en aquel entonces, el presidente ruso Boris Yelsin había amenazado con que, si había bombardeo de la OTAN sobre Pale (capital del protoestado serbio bosnio), Rusia intervendría. Pese a los bombardeos de los aliados, Rusia no cumplió su amenaza.

Fantini observa ahora que el tercer conflicto directo entre ambas potencias parece que no tiene retorno, ya que Rusia exige el compromiso de la OTAN de no incorporar a sus filas a Ucrania, sopena de invadirla, y Estados Unidos respondió que la organización occidental no asumirá el compromiso que le exige la administración de Vladimir Putin. “Por lo tanto -puntualiza el experto cordobés-, todo parece encaminarse hacia una invasión rusa y, así, se entra en una dimensión desconocida”. Según su criterio, ambas naciones deben evitar el conflicto geopolítico, adoptando la misma política que aplicaron en la crisis de los misiones de 1962, repartiendo victorias y derrotas. “Ese debería ser el modelo de negociación diplomática que este viernes deberían asumir tanto Blinken como Lavrov”, remarca. En otras palabras, Fantini señala que Ucrania, por sí, debería decir públicamente que no integrará la OTAN; a cambio, Rusia debería comprometerse a respetar la integridad territorial de Ucrania y desactive el dispositivo militar que ha montado desde el norte por Bielorrusia, por el este desde Rusia y hasta por el sur, desde Crimea y desde Belgorod Dniester, en Moldavia.

Moscú, en tanto, niega que esté planeando un ataque, pero dice que podría emprender una acción militar no especificada si no se cumple una lista de exigencias, incluida la promesa de la OTAN de no admitir nunca a Kiev como miembro, según reporta un cable de la agencia internacional de noticias Reuters.

El presidente estadounidense, Joe Biden, había dicho el miércoles que esperaba que el presidente ruso Vladimir Putin lanzara algún tipo de acción, y pareció sugerir que Washington y sus aliados podrían discutir la respuesta si Moscú se detiene sin llegar a una gran invasión. “Rusia tendrá que rendir cuentas si invade, y depende de lo que haga”, expresó. Poco después de que terminó la conferencia de prensa de casi dos horas, la Casa Blanca se retractó de cualquier sugerencia de que una incursión militar rusa a menor escala encontraría una respuesta estadounidense más débil. “Si cualquier fuerza militar rusa se desplaza a través de la frontera ucraniana, eso es una nueva invasión, y se encontrará con una respuesta rápida, severa y unida de Estados Unidos y nuestros aliados”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki. Los aliados europeos de Estados Unidos hicieron comentarios similares, subrayando una posición unida y amenazando con fuertes medidas financieras contra Rusia por cualquier ataque.

Los países occidentales insistieron ayer en que estarían unidos para responder con fuerza a cualquier ataque ruso a Ucrania. Esa respuesta llegaría a través de sanciones económicas y financieras masivas. La comunidad transatlántica se mantiene firme en esto”, dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que dirige el ejecutivo de la Unión Europea.


Las claves de un posible enfrentamiento

1- Por videollamada, Joe Biden y Vladimir Putin expusieron el martes sus posiciones respecto de la tensión en la frontera ruso-ucraniana.

2- Ucrania denuncia que Rusia envió tanques y soldados a la zona controlada por rebeldes. El Kremlin niega que vaya a invadir ese país.

3- Moscú anunció que su armada realizará este mes y el próximo una serie de ejercicios en los que participarán todas sus flotas.

4- Tanto el Kremlin como la Casa Blanca admiten que no pasan un momento satisfactorio. Rusia le pide que no cruce las líneas rojas.

5- Tanto Rusia como Ucrania están abiertas a la idea de que Turquía desempeñe un papel en el alivio de la tensión entre los dos países.

6- España ha enviado buques de guerra para unirse a las fuerzas navales de la OTAN en el Mediterráneo y el Mar Negro.

Comentarios