La música religiosa los emociona y los asombra

Juárez lleva 47 años como instrumentista de Iglesia, Benito comenzó su trayectoria musical a los 13 años. Cuentan lo que sienten cuando hacen música. Admiración por Bach. Una vocación que los “transporta” espiritualmente.

NADAL BARCELÓ. Tiene 53 años y hace 31 que toca los fines de semana en la iglesia Corazón de María. la gaceta / fotos de inés quineros orio NADAL BARCELÓ. Tiene 53 años y hace 31 que toca los fines de semana en la iglesia Corazón de María. la gaceta / fotos de inés quineros orio
19 Enero 2022

“Admiración, afán de descubrimiento”. Son las palabras que Ramón Víctor Juárez utilizó para definir lo que siente cuando toca un instrumento.

Juárez es un organista, pianista, compositor y arreglista nacido en nuestra provincia. Se dedicó 32 años a la docencia y lleva 47 años como instrumentista de Iglesia.

El organista empezó con la música desde pequeño, aproximadamente a los nueve años. “Mi padre era músico multi-instrumentista como yo. En la casa, en las fiestas familiares, ahí se despertó mi vocación”, contó.

UNA PIEZA CON HISTORIA. Un aspecto del órgano de tubo que ejecuta Pablo Paverini en la Iglesia Catedral. Un instrumento de más un siglo. UNA PIEZA CON HISTORIA. Un aspecto del órgano de tubo que ejecuta Pablo Paverini en la Iglesia Catedral. Un instrumento de más un siglo.

Juárez tocó todo tipo de música. Sin embargo, asegura que lo que más le impactó fue la música religiosa de Johann Sebastian Bach. “La profundidad religiosa de Bach se ha transmitido a mí”, afirmó.

Actualmente se dedica a la música religiosa y a la música clásica. Además, su actividad secundaria es la composición para diversos organismos, principalmente la Iglesia.

Su familia es católica, su esposa y su hijo concurren a la Iglesia frecuentemente. “Todo lo espiritual inunda en mi casa, todo está imbuido en el sentimiento religioso y devoto”, expresó Víctor.

PABLO BENITO. Organista de la Basílica de la Virgen de la Merced. PABLO BENITO. Organista de la Basílica de la Virgen de la Merced.

El músico explicó que al iniciar con la música religiosa, con 19 años, sentía un “asombro extremo” que hoy, 47 años después, se convirtió en un “goce espiritual profundo”.

Por su parte, Pablo Benito comenzó su trayectoria musical religiosa a los 13 años, proviene de una familia de músicos. Siempre tuvo un fuerte vínculo con la religión, pues a los cinco años fue monaguillo.

Durante su educación primaria, tocaba en las misas del colegio. “Ahí empecé a entusiasmarme con el órgano”, comentó Pablo.

EN PLENA ACTIVIDAD. Barceló ejecuta el órgano litúrgico con pasión y devoción. EN PLENA ACTIVIDAD. Barceló ejecuta el órgano litúrgico con pasión y devoción.

Benito tocó en múltiples iglesias, católicas como él y su familia. Actualmente es tarea diaria en su rutina. “Lo hago casi todos los días y en los casamientos”, dijo.

Afirmó que solo se dedica a la música religiosa, porque “es lo que a uno le gusta”. En base a su experiencia, cuenta que cuando toca “se transporta”.

Sin embargo, tocar instrumentos es su actividad secundaria, su hobby. “Lo hago porque me gusta, además vengo de familia de músicos”, explicó.

Actualmente Pablo posee un servicio de fiesta, pero se encarga de no abandonar su vocación de músico.

Tamaño texto
Comentarios