Rumbo al Argentino: Naranjitas a la carga

El seleccionado juvenil inauguró el año con una sesión pasada por agua en Universitario.

BAJO EL AGUA EN OJO DE AGUA. Los Naranjitas tuvieron su primera práctica de 2022 con lluvia y una reducción significativa de su número inicial: tras comenzar siendo 90, ahora quedan solo 45 jugadores. BAJO EL AGUA EN OJO DE AGUA. Los Naranjitas tuvieron su primera práctica de 2022 con lluvia y una reducción significativa de su número inicial: tras comenzar siendo 90, ahora quedan solo 45 jugadores. LA GACETA / FOTOS DE FRANCO VERA
18 Enero 2022

Después de una semana con tardes de 41 grados, el frente de tormenta que oscureció el cielo del lunes fue recibido casi como una bendición por los tucumanos. Salvo, tal vez, por el staff de entrenadores del seleccionado juvenil de rugby, que había programado para ayer a las 19 la primera sesión del año con vistas al Campeonato Argentino M18 que se jugará en marzo.

Al final, el aguacero amainó y los Naranjitas pudieron abrir el folio 2022 de lo que será un proceso muy corto, más corto de lo que ya venía siendo. Anunciado el nuevo staff en diciembre, apenas hubo tiempo para presentaciones antes de la pausa por las Fiestas y el inicio de las vacaciones. El debut en el torneo de uniones provinciales está a mes y medio de distancia: será el 4 de marzo, con sede y rival todavía por definir.

“Comenzamos en diciembre con una preselección de 90 jugadores y actualmente estamos trabajando con un grupo de de 45. La semana que viene probablemente hagamos un nuevo corte. Estaremos entrenándonos lunes, martes, jueves y viernes”, anticipó Bernabé Alzabé, cabeza de un staff que se completa con Mariano Vie, Carlos Colaccioppo y Mariano Odstrcil.

Que la preparación sea en esta época del año tiene una dificultad añadida, además de las altas temperaturas: tener que sacarse de encima el modo vacaciones, algo que para los jóvenes es todavía más difícil. “En diciembre se les dio una rutina física a seguir para que volvieran en óptimas condiciones, además de monitoreos constantes con el preparador físico. Con el poco tiempo que tenemos, vacaciones de por medio, pandemia y otras cuestiones, les pedimos a los chicos ser conscientes del compromiso y el sacrificio que implica vestir la camiseta del seleccionado tucumano”, explicó Alzabé.

MOVIMIENTOS. Los Naranjitas tendrán que asentarse como equipo en corto plazo. MOVIMIENTOS. Los Naranjitas tendrán que asentarse como equipo en corto plazo. LA GACETA / FOTO DE FRANCO VERA

A contrarreloj

Justamente, aunque sobra la voluntad, el tiempo no. Es menester saber aprovechar al máximo el que queda por delante. Más teniendo en cuenta que el Argentino se jugará con una modalidad diferente, con dos tiempos de 20 minutos por partido.

Por eso, el staff ha optado por un enfoque más pragmático y efectivo. “Jugar un campeonato de tiempo reducido te lleva a que tengas que optimizar las herramientas con las cuales contás. No hay mucho tiempo para desarrollar jugadores. Hay que ir directamente a buscar el apertura que juegue y que tenga buena puntería, al hooker que sepa tirar bien el line, el medio scrum que sepa cumplir bien su función y demás cuestiones puntuales y específicas para armar un equipo lo más rápido posible”, se explayó Alzabé.

Siempre la tarea más incómoda para un seleccionador es precisamente la que le da su nombre: seleccionar. Esto es, recortar, dejar jugadores afuera y reducirse a los mejores jugadores o a los que mejor se adaptan al plan de juego.

“Los chicos son conscientes de lo que significa jugar en este seleccionado. El solo hecho de ser parte en este proceso ya es para valorar. Por otro lado, seguiremos respetando los protocolos que se exigen en los clubes, la URT y la UAR. Lo tomamos con mucho cuidado y responsabilidad, poniendole el maximo de cada uno de nosotros para que esto salgo lo mejor posible”, cerró Alzabé.

Tamaño texto
Comentarios