Por qué el 17 de enero es considerado el día más triste del año

El origen del “Blue Monday” y cómo podemos hacer para “combatirlo”.

IMAGEN ILUSTRATIVA IMAGEN ILUSTRATIVA
17 Enero 2022

Desde hace varios años que al 17 de enero se lo conoce como el día más triste del año. Todo comenzó en 2005, cuando la agencia de viajes “Sky Travel” atravesaba un momento de pocas ventas y tenía cada vez menos clientes.

Por esta razón, la aerolínea tuvo la idea de contratar a la empresa de comunicación Porter Novelli para que les ayude a nivel publicitario. De esta manera, contrataron al psicólogo británico Cliff Arnall, que por aquel entonces era Profesor en la Universidad de Cardiff (Gales).

La intención de la empresa era la de analizar y sacar la conclusión de cual era el día más triste del año. Con este dato, sacar una promoción para vender viajes como una receta para combatir a la tristeza de ese día.

De ahí surge el “Blue Monday” y se marcaría en el calendario en el tercer lunes de enero. Según el experto, esta afirmación tiene tres factores importantes: el primero, el haber sido incapaces de cumplir los propósitos de año nuevo, como dejar de fumar, apuntarse al gimnasio o llevar un estilo de vida diferente.

El segundo factor para que sea el día más triste del año es la cuesta de enero y la resaca por los excesos navideños. Y el tercero, por las bajas temperaturas y la lluvia que siempre empañan al mes de enero (recordemos que se realizó en el hemisferio norte).

El psicólogo, ideó una fórmula que integre a todas las variables que pudiesen influir en el ánimo que acompaña a una fecha concreta. Estos factores eran el clima, las deudas adquiridas, el salario mensual, el tiempo trascurrido desde Navidad, el nivel motivacional, entre otros.

Obviamente que todos los factores varían dependiendo de la persona, pero son lo bastante generales como la fórmula del “Blue Monday”. Pero hubo un medico y académico, Ben Goldacre que afirmó que las ecuaciones de Arnall “fallaban, incluso para tener sentido matemático en sus propios términos”.

El problema mayor vino de la propia Universidad de Cardiff, porque parece que no gustó nada en el claustro que uno de los miembros de su plantilla utilizase métodos anticientíficos (disfrazados de científicos) para realizar una campaña publicitaria.

Es más, enviaron una declaración a The Guardian para desentenderse del polémico trabajo de Cliff Arnall. Este conflicto llegó tan lejos que hasta terminaron por quitarle su plaza de profesor en la Universidad.

Más allá de los problemas que pudo haber tenido esta investigación, la idea del “Blue Monday”, como el día más triste del año quedó y muchas empresas lo utilizan para realizar diferentes campañas publicitarias.

Tamaño texto
Comentarios