Terror gramático

Analicemos las pollerías céntricas. En el camino de su sustantivación moderna, separados de los mercados y de los apellidos de sus mercaderes, entraron en una carrera hacia la nada a la que asistimos perplejos. Mi pollo, Este es mi Pollo, Su pollo, Este es su pollo, Mi polluelo, El rey pollo, El pollo rey, Su rey pollo, Qué Pollo, A todo pollo y, quizás de lo mejor, Pilla Pollo. Esto es, si me permiten, un problema de tránsito de lo viejo a lo nuevo, del pollo de autor a un pollo anónimo, anodino que no puede, no debe quizás tener nombre.

Otro tanto ocurre, de un modo inverso, pero igualmente perverso, con los nombres de los countries. Son una combinación de vegetales (cañas, yungas, tuscales, azahares, nogales, tipales, rosales, álamos, aromos, ceibos, cedros, rosas, olivos), accidentes geográficos (lomas, altos, terrazas, nevados, vallecitos, pedemonte), algún que otro deporte (tenis, golf y nombres de clubes) y cuerpos celestes (el sol, las estrellas, el cielo). Luego, en minoría, están los más abstractos, que son una proteína de algún color (típicamente el verde, poco azul y amarillo) con una sensación o propiedad abstracta (alegría, felicidad, belleza, plenitud).

Quizás alguna vez aparezca un Country El Pollo… y los mayas habrán errado solo la fecha de nuestra perdición.

Por Santiago Garmendia - doctor en Filosofía y Letras

Impuesto a los ingresos brutos

Este impuesto se implementó en el año 1977 en marco de la reforma tributaria durante el gobierno de facto. En 1993 bajo el gobierno de Carlos Menem se trató de eliminar esta perversidad pero nunca se logró el objetivo. Escuchaba al economista libertario Javier Milei sobre eliminarlo totalmente, si lo logra sería un genio. Ese impuesto tan perverso que pagamos todos los argentinos en nuestras actividades, es como decía el tratado de Maquiavelo: no importan los fines, sino como lograrlos. Trabajar en cualquier parte implica que ese impuesto atrape a los argentinos, tanto en comercio electrónico, operaciones bancarias, el comercio, etc. Todo está grabado bajo ese impuesto perverso; no hay otra forma de definirlo, el peor de todos, inclusive hasta para sacar dinero de un cajero. El modo de que la Argentina empiece a crecer es que haya una economía de libre comercio, se dolarice y empiece a buscar países de primer mundo para hacer operaciones y sacar esa idea absurda de imperialismo y mendacidades que sembraron estos gobiernos socialistas que sólo aplauden a gobiernos dictatoriales como Venezuela, Nicaragua, Irán. Nuestro país precisa abrirse al mundo y este Gobierno jamás logrará un acuerdo con el FMI con toda esta postura de tener cerrado todo y apoyándose en ideologías que sólo llevaron al fracaso. La Argentina merece salir de esta crisis que nos golpea hace tantos años, pero no creando más impuestos y sacando dinero a la clase media, sino generando fuentes de trabajo y atrayendo inversiones de países del primer mundo que quieren venir a invertir pero no con estas cargas impositivas destructivas y con un peso devaluado y restricciones a monedas extranjeras sobre todo el dólar americano y el Euro. Chile, Uruguay y Brasil se van recuperando de a poco de la pandemia, pero Guzmán no sabe cómo lograr llegar a un acuerdo y se siguen emitiendo billetes sin valor, lo que esta generando una inflación de más de 50%. Las deudas se pagan, así como Macri pidió prestado el FMI y ahora se ofende de todo el desastre que dejó, el gobierno kirchnerista no logra el acuerdo porque no es creíble. Alguien debe hacerse responsable de todo esto, pero ya dejar de sacarnos impuestos a los ciudadanos que estamos bancando día a día todo este vicio que no se termina nunca mas. ¿Hay que pagar impuesto al César? Denle al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.

Fernando Esteban Saade

Estacionamiento pago

El Concejo Deliberante de la Capital está trabajando para implantar el estacionamiento pagado. O sea que se acabará su gratuidad que hemos gozado -supuestamente- hasta ahora. Digo esto porque, en la práctica, siempre hemos estado pagando. No a la Municipalidad, que correspondería, sino a los infaltables “trapitos”, presentes a toda hora y en todos lados: calles, parques, plazas, teatros, estadios, hospitales,etc., siempre dispuestos a “cuidar” que nada le pase al coche. Calzados con un chaleco reflectivo se hacen cargo de su vigilancia, quiéralo Ud. o no. Más bien aceptar, por “conveniencia forzosa”. Obvio. Pero ellos no son la Municipalidad. Son humildes desconocidos buscando un dinerillo por iniciativa propia, y sin responsabilidad alguna. Cobran su trabajito ya sea “por hora” o por “su voluntad”. No cobran estacionamiento, sino su cuidado. Trabajo que debería hacerlo una buena vigilancia policial. Pero la Policía está en otra cosa, por supuesto. Los concejales deberán cuidar que el cobro proyectado incluya la tarea de tales “trapitos”. Así el conductor no se sentirá doblemente obligado, lo cual será, desde ya, inaceptable. Otro punto a considerar, importante, es el estacionamiento frente al garage de su propiedad. Lo lógico sería eximir de pago, ya que la propiedad paga el impuesto anual correspondiente. Estas reflexiones me permito hacer llegar, de buena onda, para garantizar un correcto ordenamiento tributario. El pueblo se sentirá bien administrado.

Darío Albornoz

¿Es el FMI el problema?

Supongo que se debe a mis escasos conocimientos de economía que tengo algunas dudas que no puedo resolver. Ante un absurdo como que el FMI nos dijera: no se preocupen, no nos deben nada; me pregunto: a- ¿se resolverían los problemas de nuestro país? b- ¿alguien les prestaría al estado argentino o a las empresas radicadas en nuestro país? c- ¿llegarían nuevas y frescas inversiones? d- ¿el BCRA no tendría que emitir nunca mas dinero sin respaldo? e- ¿llevaríamos la inflación a un digito. f- ¿bajaría la desocupación a sus niveles friccionales? Seguramente, alguien que sepa de economía me dirá: de la a a la f, no. Con FMI o sin FMI la solución es sentarse frente a la columna de egresos del presupuesto nacional y empezar a tachar todos aquellos gastos en los cuales los países serios no incurren. Se va a asombrar cuando vea que el déficit se convertirá en superávit. Entonces esa persona que sabe de economía me va a decir: elimine impuestos empezando por los distorsivos y baje los demás. Se asombrará como le querrán prestar dinero, el FMI le hará una buena propuesta, llegarán inversiones, el BCRA no tendrá que emitir dinero sin respaldo, bajará el índice de inflación y faltará mano de obra (no por el motivo por el cual falta ahora que son los subsidios no trabajar). Es evidente que el problema no es el FMI sino encontrar a alguien que sepa de economía.

José Brunetta

Tránsito

Sigue siendo candente el tema en nuestra Capital. Necesitamos urgente una solución que termine con estas irresponsabilidades en nuestra vía pública, poniendo en peligro la vida de nuestros transeúntes. No necesitamos de funcionarios justicieros que actúan con prepotencia en las calles amparados por su séquito llamativo de las redes sociales, sin dar el ejemplo de decencia ante la gente, luciendo en un escritorio gorra; remera o pantalón chupín y de corolario; al fondo; nuestra bandera azul y blanca. Creo que atenta contra nuestra moral democrática y lo único que provoca es el rechazo y enojo de la gente. Creo que habría otras maneras de solucionar esta problemática; siempre con el marco legal. Es un problema de larga data, al igual que el tema inseguridad; sólo hay que tratarlo en forma oficial y darle una salida viable cómo corresponde; son momentos difíciles con la pandemia, que lo compromete aún más. Por favor señores funcionarios; año nuevo, vida nueva, pongámonos a trabajar, y en serio.

Daniel Leccese

Movimiento sísmico

Leo gente que opina como ser geólogos, dando posibles explicaciones de los temblores en la zona de Tucumán. Esta es mi explicación por sentido común sin ser geólogo. Tucumán está rodeado de un anillo de fuego. Al norte tenemos Rosario de la Frontera. Noreste, Rapelli, 7 de Abril, Garmendia, Bobadal. Sur este, Termas de Río Hondo. Al Sur, Taco Ralo. Catamarca, sudoeste, Volcán Alumbrera (aparentemente apagado), zona de Bajo La Alumbrera, las famosas Aguas de Colpa. Todas esas zonas de aguas termales es porque abajo tenemos actividad volcánica. O sea que Tucumán está totalmente rodeado de actividad volcánica. En lo que respecta a la zona de Metán en Salta, hay un parque Nacional El Rey, allí se encuentra una falla geológica que ni la UNT, UNSA, ni geólogos del mundo pudieron sondear la profundidad de esa falla. En el Noroeste y oeste del país tenemos sistemáticamente cada hora un movimiento telúrico, aunque sea imperceptible. Desde Alaska hasta Tierra del Fuego tenemos una línea de fuego por la actividad volcánica. Este último que se registro en Tucuman, fue de 5,7 en escala Ritcher, quiere decir que por tres décimas, no se declaró terremoto, cuando son de 6 o pasado las 6 en escala Ritcher se lo considera terremoto. Hace poco hubo un terremoto en las islas Dox de la Alutianas, escala 6,5 Ritcher a 16 km de profundidad. Esas islas están dentro de la cadena montañosa que arranca en Alaska. En resumen, toda la masa terrestre está en permanente movimiento.

Jorge Gianserra

Nómina legislativa

Los contribuyentes tucumanos felicitan a Luis Iriarte por su tenacidad y fortaleza en la búsqueda de la verdad sobre la nómina de empleados de la Legislatura provincial y apoyan su decisión de llevar el caso ante la CSJN. Esta sufrida provincia dilapida una enorme masa de recursos en nepotismo y en favores políticos, en lugar de destinarse a infraestructura (no tenemos rutas en condiciones). La delincuencia y el narcotráfico nos están matando, no tenemos educación y nuestros jóvenes no tienen ninguna oportunidad en la vida. Tucumán es la provincia con la mayor presión tributaria y tiene el triste récord de tener el mayor gasto legislativo del país.

Pablo Cotella, Horacio Martínez,

Horacio Saleme,

Ricardo E. Sanz,

Luis Vides Almonacid y otros

Tamaño texto
Comentarios