El arte callejero en Tucumán y sus protagonistas

Batallas de rap, bailarines de freestyle y muralistas callejeros, la escena urbana en tucumana es amplia, diversa y visible.

 ARTE EN TAMAÑO GRANDE. Uno de los tantos murales realizados por el artista Matías Cazuza, también conocido bajo el apodo de Gos. ARTE EN TAMAÑO GRANDE. Uno de los tantos murales realizados por el artista Matías Cazuza, también conocido bajo el apodo de Gos.
16 Enero 2022

El arte callejero o urbano, es todo aquel que se realiza en las calles, sin un marco formal o institucional. Este arte está íntimamente ligado con el hip hop, originado en Harlem y el sur del Bronx, barrios de la ciudad de Nueva York, de la mano de afroamericanos y latinoamericanos durante la década de 1970. Nace de la desigualdad y marginalidad que se vivía siendo grupos minoritarios en Estados Unidos, se utilizó mayormente como forma de protesta. El hip hop trasciende el concepto de género musical porque engloba tanto al rap, como al baile (break dance), a la música (DJ) y al graffiti.

En Tucumán, la escena urbana es grande y está constantemente en crecimiento, todos los días nos cruzamos con murales, graffitis, bailarines practicando en las plazas y con batallas de rap callejeras. LA GACETA se puso en contacto con distintos referentes del arte callejero, quienes compartieron sus experiencias y motivaciones.

En el espacio público

El graffiti es quizás el más visible de los pilares del hip hop, son intervenciones en espacios públicos con pintura, stencil, pósters o pegatinas. Los graffitis tienen un valor tanto político, por su mensaje, como estético y decorativo. Las pintadas y murales logran darle vida a las calles y edificios de las ciudades.

Ignacio Stesina (Cuore), un muralista callejero con gran trayectoria, nos comparte un poco de su visión dentro del graffiti. “Tengo graffitis firmados desde el año 98, pero ya de chico me gustaba dibujar. Me gusta la interacción con la gente en la calle, se paran a ver, hacen preguntas, estas experiencias creo que enriquecen la situación, y no pasan dentro de un taller”, cuenta.

“Lo más complicado del graffiti creo que es la escala, no es igual pintar un mural en lo alto de un edificio que en una pared de dos metros por os metros a la altura del piso”, agrega. Y subraya: “Una gran motivación en esto tiene que ver con lo social, con el rol que uno cumple, estamos comunicando cosas en la calle, ya sea que lo haces para un cliente privado o una convocatoria pública, siempre lleva un mensaje”.

“Me gustaría que la gente aprenda a valorar las piezas en la calle, tienen una inversión de tiempo, esfuerzo y dinero, muchos no lo entienden”, finaliza.

“Lo que más me gusta de esta movida es la libertad de expresarse y hacer lo que uno realmente siente y cree que es lo correcto, ademas de que al estar en la calle hay un abanico infinito de posibilidades para lograr llegar a la gente”, acota Matías Cazuza (Gos), otro muralista de la provincia.

PROCESO. El artista Matías Cazuza mientras realiza una nueva pieza. PROCESO. El artista Matías Cazuza mientras realiza una nueva pieza.

Estilos para bailar

Uno de los aspectos que más relevancia tiene dentro de la escena urbana tucumana es el baile. Hay multiplicidad de estilos y corrientes que cada bailarín sigue para su propio recorrido dentro de lo urbano. Los más conocidos son el breaking, locking y popping.

Para introducirnos al baile urbano, entrevistamos a Carlos Paz (Panzer), del grupo de hip hop Fusion Crew, que nos aporta lo siguiente: “La forma de aprendizaje de mi crew, en general, es autodidacta y también más que nada aprendemos de workshops o talleres de distintos bailarines que se especializan en uno o más estilos, luego es todo un ‘pasamanos’ de información, es decir, lo que uno aprende se lo transmite a los demás y viceversa, también solemos ir a una que otra clase de coreografía”.

Y agrega: “Creo que hay que darle más visibilidad a todo tipo de arte, brindar espacios para que uno pueda expresarse, ya sea bailando, pintando, etcétera. Pero siento que el baile callejero tiene poca visibilidad al no pertenecer a una academia o ser avalado por el gobierno o el sector de cultura”.

Rimas y ritmos

Otro pilar dentro de esta cultura es el rap, el género musical caracterizado por formar rimas sobre un beat o ritmo, es un punto intermedio entre el habla y el canto.

Los raperos suelen enfrentarse en competencias callejeras de “freestyle”, en los que la base es la improvisación en ese momento a partir de una melodía.

Improvisan rimas sobre el beat proporcionado, los contrincantes deben contestarse mutuamente hasta que uno no pueda seguir y queda fuera. Suele haber un tiempo establecido para cada participante, por lo que deben ser rápidos al momento de idear y rapear las rimas. Estas batallas suelen ocurrir los fines de semana, generalmente en el piletón del parque Avellaneda.

“Para mí las batallas de freestyle son como terapia, te despeja, te olvidás de todo por un momento, la pasás bien porque estás con tus amigos, podés formar tu propia tribu y está muy bueno”, aporta Gonzalo Soria (Gon), rapero freestyler.

De manera similar, los bailarines inventan coreografías en el momento, y se enfrentan entre sí hasta tener un ganador.

Ambos procesos de freestyle son el resultado de mucha práctica y entrenamiento, ya que para poder bailar o hacer rap de manera improvisada es necesario tener las bases muy claras, esto logra que cada artista consiga creaciones únicas y coherentes en sus batallas.

“Es muy lindo ver que las batallas, son eso, batallas. En ese momento podés estar en contra de tu amigo, vas a hacer lo posible para ganarle haciéndole gestos o “burlas” pero después se abrazan y van a compartir una gaseosa juntos y a reírse; es una movida muy linda que espero que mucha gente se dé la oportunidad de conocerla”, destaca Panzer.

A pesar de tener tanta presencia en la cotidianidad, los artistas urbanos aún son objetivo de estigmatización, burlas o críticas, de parte de gente que no conoce sobre la realidad de esto.

“Desde siempre se tuvo muchos prejuicios respecto de los artistas urbanos, generalmente siempre se los relacionó con que eran personas “vagas” y sin estudios por ejemplo, pero la realidad es que en la movida del arte urbano hay muchísima gente profesional, desde diseñadores hasta arquitectos. El arte urbano no debería ser sinónimo de algo negativo, al contrario, es algo tan normal como reunirse un fin de semana a jugar a la pelota con amigos”, agrega Gos.

“Se escuchan muchas críticas hacia nosotros, dicen que damos una imagen de delincuentes cuando nada que ver, somos un grupo con su manera de transmitir, hay un montón de talento en Tucumán que no está siendo visto por la falta de medios, es un ambiente muy lindo y muy sano. Aquellas personas que quieran iniciar a rapear les digo que practiquen, que se manden nomás, que pierdan el miedo y la vergüenza, todos empezamos así”, finaliza Gon.

Mujeres en lo urbano

Finalmente, hablamos con Zoe Richaperez, artista sobretodo del trap, aunque le gusta incursionar en distintos géneros como reggaeton, rkt, plug, lofi, hyperpop, entre otros.

“Tucumán está lleno de artistas buenísimos, pero creo que hay pocas mujeres dentro de esto; intenté darle espacio a más mujeres para ayudarnos entre todas. Creo que todos los artistas nos apoyamos mutuamente, la única manera de visibilizarnos es compartiendo entre nosotros nuestro arte”, afirma.

MUJERES EN LO URBANO. Zoe presentándose en un evento. MUJERES EN LO URBANO. Zoe presentándose en un evento.

“Las mujeres que conozco hacen freestyle o rap, no conozco que estén metidas en el trap. Es un poco difícil entrar en este ambiente siendo mujer, yo creo que cuesta un poco más, no todas se animan a meterse en este mundo, siempre fue un ambiente más bien machista, pero ahora está todo mucho mejor y cada uno es libre de hacer lo que quiera, puede explayarse con la música. Las personas que están a mi lado, mis amigos artistas siempre me dieron el espacio y el lugar para hacer mi música”, subraya.

“Está en vos si querés que te escuchen o no, se trata de movilizarse, no se llega así nomás. Es mucho trabajo y sacrificio, lleva tiempo y plata, a veces es mucha inversión, depende bastante de la suerte también, pero con constancia y esfuerzo yo creo que se llega. Los artistas debemos compartir lo que tenemos y apoyarnos como provincia, para sacar adelante la música de Tucumán”, concluye.

Para concluir, se podría decir que la escena del arte urbano es amplia y multidisciplinaria, y que en Tucumán es algo que crece día a día, está formado por personas talentosas y trabajadoras que se esfuerzan para que se les reconozca como verdaderos artistas.

Tamaño texto
Comentarios