Consumí sandía, melón, hojas verdes y mucha agua

Las bebidas frescas son fundamentales para pasar la ola de calor y evitar la deshidratación. Consejos, prevenciones y sugerencias.

14 Ene 2022
3

HIDRATACIÓN ASEGURADA. La sandía es una de las frutas que más contienen agua, así que conviene consumirla.

Ingerir líquidos en esta época de extremo calor es fundamental para prevenir la deshidratación y otros problemas de salud. El consumo de agua es el mejor aliado para mantenernos hidratados. También sirven bebidas refrescantes, saborizadas y saludables que podemos incorporar en nuestra rutina diaria.

Las frutas y las verduras pueden ser el complemento perfecto en los refrescos para combatir el calor. “Los frutos rojos, tienen alto contenido de agua, fibras y antioxidantes. La sandía tiene un alto contenido en agua y vitamina C, ideal para consumir con estas temperaturas. El melón, tiene vitaminas A, C y E, potasio, magnesio y calcio. En cuanto a los cítricos, poseen alto contenido de vitamina C”, detalla la nutricionista Ana Gabriela Paliza.

Con respecto a las verduras, podemos incluir las de hojas verdes, como la acelga, espinaca y rúcula que tienen alto contenido de antioxidantes y fibras. “La zanahoria, el pimiento y el tomate son ricas en betacaroteno, que es una provitamina A que transforma a la vitamina A cuando es asimilada en el cuerpo y ayuda a evitar quemaduras”, agrega Paliza.

Consumo diario

La mayoría de las veces no se lleva un registro de cuánto líquido consumimos, y esto puede acarrear síntomas propios de la deshidratación.

“Para los adultos mayores, se recomienda que beban tres litros de agua por día. Para calcular los mililitros de agua diarios que se deben ingerir se multiplica el peso por 35 ml”, explica la nutricionista.

Además se debe acompañar con una buena dieta alimentaria sobre todo en estos días de verano. “Lo mejor es no comer comidas con mucha sal o condimentadas, comidas que no sean ricas en hidratos simples, o muy refinadas”, aconseja.

Deshidratación

“Los signos y síntomas que aparecen ante una deshidratación son sed, boca seca, orinar poco, que la orina esté más concentrada, es decir más oscura y con olor mas fuerte, taquicardia o palpitaciones, dolor de cabeza, calambres musculares, cansancio, mareos. Los síntomas varían según el grado de deshidratación”, detalla la doctora Noelia Kloster, especialista en medicina física y rehabilitación.

“El agua mantiene la temperatura corporal en niveles normales. Es un error común consumir bebidas gaseosas o suplementos deportivos para hidratarse y en realidad en la mayoría de los casos tenemos el efecto contrario”, asevera.

En niños

Para los más pequeños se recomienda que estén controlados por los adultos a cargo para que consuman los litros de agua que se requiere para cada rango etario.

“Cuando el niño tiene sed, ya hay un proceso de deshidratación, siempre a los niños hay que ofrecerles agua mineral. La buena hidratación mejora en los más pequeños, el rendimiento físico como mental y hace que funcione de manera correcta el organismo. En los niños se recomienda no ofrecerles bebidas azucaradas, sino agua”, afirma la nutricionista Lucía María Gordillo.

Puntualiza, que los adultos deben dar el ejemplo. “En el ámbito del hogar es importante que los padres tengan buenas conductas tanto con la comida como en la hidratación. Recordar también que no hay que esperar a tener sed para tomar agua, Hay que mantener la hidratación durante todo el día”, finaliza la especialista.

Comentarios