Desesperados, vecinos de Las Talitas y Los Gutiérrez cortan las rutas por falta de agua

Potestaron porque no reciben respuesta del Gobierno a sus constantes reclamos.

13 Ene 2022

Se viven días con temperaturas extremas, y se acercan más. Las autoridades recomiendan mantener una buena hidratación y refrescarse varias veces al día con duchas de agua fría. El agua es una necesidad básica y fundamental, particularmente para atravesar esta ola de calor. Sin embargo, en muchas localidades de Tucumán, vecinos reclaman que hace meses no tienen acceso al agua. No tienen acceso a un derecho que la ONU define como “indispensable para una vida humana digna’’. Ayer se realizaron múltiples cortes para exigir una respuesta y una solución a este problema que persiste cada verano, hace varios años.

Los Gutiérrez

Al menos hay 50 familias afectadas sin agua en sus casas en la localidad de Los Gutiérrez. Hace ocho años que Daniel Llanos vive en un barrio en una zona alta de esa localidad y cada verano sufren la falta de agua. “Siempre pasamos por esta situación en el verano. En invierno tenemos algo de agua, pero en verano nada”, cuenta y agrega: “el aguatero viene y trae agua en un tanque. Pero no siempre. Hay veces que no tenemos agua ni para tomar”.
Llanos cuenta que cada vez que cortan la ruta, la Municipalidad les manda un tanque cisterna, “sino no se acuerdan de nosotros”. “Si por lo menos trajeran agua dos veces a la semana no estaríamos haciendo el corte, porque sabemos que afectamos a otra gente que viaja y que trabaja. Pero es la única manera que nos den un poco de atención”.

EN LOS GUTIÉRREZ. La comuna provee de agua a los vecinos con un camión cisterna, para que por lo menos puedan contar con alguna cantidad.

No obstante, el camión que lleva un tanque de agua no es una solución para las familias que viven allí. A veces -cuenta Llanos- los chicos se han enfermado por tomar agua de ahí. “No es agua potable para tomar”, afirma.

Necesitan y reclaman una solución de manera urgente. “Ya hicimos reclamos a la SAT en años anteriores. Fuimos al intendente y nos dijo que nos iban a conectar a un pozo que está acá a 1.500 metros, pero quedó en la nada”. “La solución para nosotros es que nos pongan una red de agua. No se necesita una obra grande”, dijo.

Las Talitas

El barrio Virgen del Valle, que tiene aproximadamente ocho años, se encuentra al finalizar la zona de Las Talitas. Junto al barrio Virgen del Huerto tienen las últimas viviendas antes de la zona de fincas. Ambos barrios están hace años con problemas de agua. “Llega agosto y septiembre con un poquito de calor y hasta marzo no tenemos agua. Pasamos días, incluso semanas, sin agua”, cuenta Ángel Corbalan.

EN BALDES DE PLÁSTICO. En estos recipientes, los pobladores juntan agua para llevar a sus casas, un elemento que escasea en verano para sus pesares.

Él vive en el barrio Virgen del Valle y soporta el padecimiento de la falta de agua. “A veces a las 3 o cuatro de la mañana sale un hilo de agua. Uno se levanta a esa hora para tratar de juntar agua en un tacho o un bidón. El resto del tiempo, estamos todo el día sin agua”, cuenta. “Nuestro barrio tenía un lugar para poner la bomba para asegurar la provisión de agua, pero el lugar fue usurpado. Así que usamos la bomba del barrio Virgen del Huerto”, afirma Corbalan.

Al igual que en el caso de Los Gutiérrez, los vecinos han reclamado incansablemente a las autoridades. Ayer decidieron cortar las calles 12 y 79, donde está la entrada a los dos barrios, esperando llamar la atención de los funcionarios. Esta medida la decidieron luego de agotar otras instancias más formales de reclamos, hasta que la última opción fue el corte de calle.

CANSADOS DE QUE NO LES DEN RESPUESTAS. Vecinos de los barrios Virgen del Huerto y Virgen de Valle optaron por hacer fogatas en las calles cercanas. la gaceta

“Ya hemos reclamado e hicimos presentaciones en la SAT, fuimos al municipio, fuimos al consejo y nadie nos da respuestas. Nadie. Todos los que vienen nos dicen un verso distinto, pero nunca una respuesta. Cuando la situación era insufrible, únicamente los bomberos voluntarios se acercaron y nos trajeron agua. Pero el municipio no trajo ni la cisterna de agua”, cuenta Ángel.

“Pedimos que se hagan presentes y nos den una respuesta. Que alguien del Gobierno provincial se acerque, que se comprometan a darnos una solución. Venimos haciendo presentaciones desde agosto y septiembre”, asevera. “Vamos a cortar la ruta 9 en la entrada de Las Talitas si no nos dan una respuesta. Queremos agua. Queremos que salga agua de las canillas de nuestras casas”, demanda el vecino.

La SAT

Augusto Jorge Elías Guraiib, gerente general de la empresa Sociedad Aguas del Tucumán, reconoce los problemas en el suministro de agua. “Esto es histórico, en verano cuando aumenta la temperatura, después de cuatro o cinco grados por arriba de los 35°, hay zonas que sufren el faltante por diversos motivos”, afirma.

Además sostiene que en gran parte de la capital tucumana los problemas de agua son multicausales. Por un lado las cañerías de la ciudad son viejas y de hierro fundido con incrustaciones que hacen que disminuya el diámetro de la cañería y circule menos agua. Por otro lado, aumenta la demanda con los desarrollos urbanísticos y crecimiento poblacional.

UNA DUCHA DE BALDE. Un niño aprovecha la poca agua recogida para mojarse la cabeza, en un jornada de temperaturas agobiantes. la gaceta / foto de inés quinteros orio

“Aumentó la demanda por el crecimiento inmobiliario. Por un lado los edificios y por otro asentamientos de manera irregular sin infraestructura básica adecuada. Por ejemplo, en Barrio Norte, donde había una casa ahora hay un edificio. Por lo que hay mayor exigencia en el consumo. Y hay una infraestructura que viene desde hace 60 años y estaba diseñada para el San Miguel de Tucumán de hace 60 años y hoy ya no da abasto”, explica.

“QUE SALGA AGUA DE LAS CANILLAS”. Es el pedido común de la gente de zonas de Las Talitas. “A veces sale un hilito de agua, no es suficiente”, dicen.

La SAT informó que están trabajando para solucionar el problema de una vez por todas. “Hace tiempo que no hubo inversión y revertirlo en muy poco tiempo es imposible”, asegura Guraiib.
“Estamos tramitando en Buenos Aires la renovación total de la cañería vieja, que tiene más de 60.000 metros. Mientras tanto, estamos barajando opciones para salir de la coyuntura”, señala.

Además, el gerente de la empresa, refirió a los trabajos que están llevando a cabo para poder atender la creciente demanda. “En Las Talitas está previsto reperforar tres pozos en conjunto con la intendencia. Y ahora estamos licitando diez pozos en la capital para reforzar el suministro. (Producción periodística, Paula Cavanna)

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios