La trémula negociación con el FMI se ve en el espejo cambiario

La incertidumbre fogonea la idea de buscar refugio en el dólar blue. Los especialistas dicen que seguirá la tendencia alcista y hasta aventuran un 60% de aumento para este año.

Nunca antes el dólar blue había hecho tanto honor a su nombre. Blue, en inglés, también significa “oscuro”. Así es el panorama económico argentino hoy, no por ser pesimista, sino por no tener buena luz para mirar el futuro. La economía del país depende hoy de un acuerdo con el FMI, que hasta ahora se mantiene en suspenso. Aunque el jefe de Gabinete, Juan Manzur, intenta llevar tranquilidad al decir que “la única condición para acordar con el Fondo Monetario es que el país pueda seguir en este sendero de crecimiento”, algunos se preguntan si estamos en condiciones de poner “condiciones”.

Ya es un clásico del folclore económico argentino que el ciudadano, que a veces ni siquiera es un “ahorrista” avezado, corra a refugiarse con los pocos o muchos pesos que tenga en una moneda más estable. El gobierno anuncio un nuevo aumento de las tasas de las Leliq y los depósitos a plazo para esta semana, pero muchos ciudadanos prefieren el ahorro “hormiga”, que de pucho en pucho le permite guardar una reserva bajo el colchón.

¿Qué se espera del dólar blue, que viene reflejando desde noviembre, con las elecciones, un comportamiento tembloroso, como reflejo de la economía argentina? ¿Se estabilizará después del acuerdo con el FMI? Los especialistas lo dudan.

El dólar blue inicia la semana con $ 208 para la venta, tras una leve baja el viernes pasado. Todos coinciden en la continuidad de una tendencia alcista y hay quienes aventuran que podría aumentar hasta un 60% durante 2022.

El viernes en las “cuevas” se vendía la divisa norteamericana a $ 208, cercano al récord de $ 210 alcanzados de forma intradiaria en los últimos días de diciembre.

Economistas de consultoras y bancos privados prevén que el ritmo de devaluación se incrementará en enero con un alza del tipo de cambio de 4,2%. La suba de precios incluso quedaría por debajo, con un 54,8% de aumento anual, opina Mariana Shaalo, analista de El Cronista.

El Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) publicado por el Banco Central (BCRA) estima que el dólar subirá 60,7% este año. Los datos fueron recogidos en la semana del 27 al 30 de diciembre. Se contemplaron pronósticos de 37 participantes, entre ellos, 23 consultoras y centros de investigación y 14 entidades financieras de Argentina.

“Es evidente que el hecho de acordar o no con el FMI incide en la previsibilidad y por tanto en la oferta y demanda. Por la situación en la que se encuentra el país y por el hecho de ser un deudor muy importante del FMI, me da la sensación de que ambos, el Fondo y la Argentina, están presionados para llegar a un acuerdo. Pero estimo que no sería un acuerdo muy profundo sino más bien algo para cumplir el formalismo y estirar los vencimientos hacia adelante, sin establecer metas demasiado exigentes”, sospecha un analista financiero que pide la reserva de su nombre.

“El mercado desea que se busque una solución a los desequilibrios macroeconómicos, y que se anclen expectativas, para que la economía vuelva a crecer. Pero hay que tener en cuenta que si se llega a un acuerdo muy ligth, esto podría impactar negativamente en el precio de los activos y en la brecha cambiaría. De modo que habrá que evaluar, cuando se conozcan cuáles son los puntos sobre los cuales se ha acordado y qué implicancias pueden tener para nuestra economía”, analiza.

Hay que tener presente que Argentina, por las características de su economía, aumenta la emisión de pesos en el cuarto trimestre del año. Por ese motivo para esta época hay mayor cantidad de pesos en el mercado. Tengamos en cuenta que es el mes en que se pagan aguinaldo y otros ítems. En la última semana se notó un poco más de presión sobre el precio del dólar blue, llevándolo casi a su récord histórico. Por otra parte se vio mucha gente que se stockeo en exceso y ahora estuvo vendiendo dólares porque necesitaba pesos, dice nuestra fuente.

Lo que pueda suceder en esta semana que comienza hoy dependerá de la liquidez en la plaza y de las noticias que vayan surgiendo sobre el avance del acuerdo con el FMI, el consenso político y cualquier otra novedad política que pueda afectar la confianza de los inversores. “De todos modos, me parece que la tendencia a mediano plazo es alcista”, coincide con otros expertos.

Lo que les recomienda a los inversores es diversificar sus activos para que puedan dar a su patrimonio una cobertura de acuerdo a la situación que se presente, teniendo en cuenta sus objetivos de mediano y largo plazo. Es decir: bonos, acciones, índices y ETF (que ayudan a invertir en bolsa de valores a bajo costo). Los más jóvenes podrán optar por criptomonedas y los más conservadores por propiedades que están baratas comparadas con un par de años atrás.

Comentarios