Tucumán recibe más fondos, pero sin privilegios

Se mantiene en el pelotón del “medio” en cuanto a porcentaje de incremento de los recursos que recibieron todas las provincias. El reparto de la torta y cómo impacta en cada distrito.

Manzur, en su despacho. foto de Twitter @JuanManzurOK Manzur, en su despacho. foto de Twitter @JuanManzurOK

Con la lapicera del presupuesto en la mano de Juan Manzur, las provincias de todo el país mejoraron sus ingresos en cuanto a fondos provenientes de la coparticipación y de transferencias automáticas.

Esto se desprende de un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), que da cuenta que en diciembre de 2021 el gobierno Nacional envió al consolidado de provincias más Ciudad de Buenos Aires $ 388.586 millones en concepto de coparticipación y otras leyes especiales y complementarias, frente a los $ 241.874 millones enviados durante igual mes del año anterior.

Esto representa que se observó una variación nominal (es decir, en cantidad de pesos sin tener en cuenta la inflación y otras variables) del 60,7%, lo que se traduce en un crecimiento real (contemplando lo anterior) del 6,8%, luego de dos meses consecutivos de caídas.

El dato no es menor ni en lo económico ni en lo político. En lo primero, porque los distritos mejoraron su condición financiera con más dinero y ello les permite mayoritariamente responder a las demandas salariales y de gastos corrientes de sus respectivos Estados. En lo segundo, porque muestra que el jefe de Gabinete de la Nación se mantiene activo y cumpliendo sus promesas, en cuanto a su rol nacional formal, y al estratégico de ser una suerte de enlace entre los gobernadores del peronismo y la administración de Alberto Fernández.

Del análisis respecto de qué provincias se beneficiaron más también surgen algunas particularidades "políticas” para tener en cuenta. La primera es que -preManzur- La Ciudad de Buenos Aires sufrió el golpe de cambio de timón en la administración nacional tras la salida de Mauricio Macri. El gobierno de Fernández le quitó puntos de coparticipación, lo que llevó a que sus ingresos en este punto se desplomaran. Fue una dura batalla a comienzos de gestión que el macrismo y su represente perdieron.

“A excepción de Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), que cayó un 26,6% real como consecuencia del cambio en su coeficiente primario, que pasó de 2,32% en diciembre de 2020 a 1,4% a partir de enero de 2021, las demás jurisdicciones presentaron tasas de variación real positivas. Dichas tasas estuvieron en torno al 7,4% y 8,3%, con Neuquén encabezando el ranking y Buenos Aires en la punta inferior del mismo. Si se deja de lado a la CABA por esta particular situación, surge que el consolidado de provincias creció un 6,8% real en el mes de diciembre”, dice el Iaraf en su informe.

Otra lectura es que Tucumán, hasta aquí, no tiene un trato preferencial ni goza de recursos extras al tener a su gobernador en uso de licencia manejando los recursos federales. En diciembre pasado, mes de incremento para todos los distritos en cuanto al envío de dinero nacional, Tucumán está en el lote del medio en cuanto a aumento de transferencias por coparticipación y leyes especiales. Neuquén, Santa Cruz, San Luis, Río Negro, La Pampa y Chubut sintieron un alza porcentual mayor (de entre el 8,4% y el 8,1%), mientras que Tucumán comparte el lote del medio con provincias como las opositoras Mendoza y Jujuy. Si bien esos decimales porcentuales suenan a una diferencia pequeña, significan cientos de millones de pesos en trasferencias nacionales.

Si el análisis se amplía a todo 2021, Tucumán la saca peor: ocupa el lugar 17, de 24 distritos, en cuanto a menor tasa interanual. Subió un 10% el envío de fondos el año pasado en relación a 2020. Jujuy y Mendoza, otra vez, obtuvieron una mejor performance en cuanto a porcetaje de crecimiento de envío de recursos nacionales.

Este dato también permite inferir que Manzur tampoco obtuvo, como gobernador, una ayuda extraordinaria como quizás se pensaba podía lograr teniendo en cuenta que fue la espada de Fernández para que llegara -y se mantuviera- en el poder.

“Ya con los datos disponibles, es posible efectuar una comparación anual con lo enviado a provincias por estos conceptos en los últimos 12 años. El cotejo muestra que en el 2021 se logró el nivel más alto de estos envíos en el periodo bajo análisis, superando el último récord que se había observado en el año 2018. También superó a la del 2019 (último año prepandémico) en 2,7%”, añade el Iaraf.

Es decir que, en 12 años y ante la mayor suba de transferencias a las provincias por coparticipación, Tucumán no obtuvo beneficios más allá de la media nacional, pese a las inmejorables y únicas chances que le presenta un Presidente amigo de Manzur y un Manzur distribuyendo esos recursos.

Comentarios