Rubén Moisello: sueña con San Martín en primera y con un turf más consolidado

Es el presidente del “Santo” y también la máxima autoridad del hipódromo tucumano. Desde hace nueve meses cumple ambas funciones. Asegura que la clave está en el gran equipo de trabajo que tiene en ambas instituciones y que lleva adelante una conducción horizontal.

Está al frente de dos instituciones muy importantes en la vida deportiva tucumana, que exigen de mucho tiempo y organización. Desde hace tres años, Rubén Moisello es la máxima autoridad en el hipódromo del “Jardín de la República” y desde marzo de 2021, también está al frente del club San Martín. Ya lleva nueve meses cumpliendo ambas funciones y asegura que lo puede hacer sin ningún problema gracias al gran equipo de trabajo con el que cuenta en ambos lugares. “Tenemos colaboradores que trabajan muy bien. Hay gente de la comisión directiva dedicada al complejo, otra al estado y otra al fútbol. La tarea está bien dividida en ambas instituciones. En el hipódromo no soy el que más sabe de carreras y es por eso que recibo en forma permanente asesoramiento de personas que conocen el tema, y en San Martín no soy el que más conoce de fútbol. Son conducciones horizontales y eso facilita el trabajo. Las decisiones se toman en equipo”, precisó Moisello, que a su pasión “albirroja” la trasladó al circo hípico, pintando gateras de rojo y blanco.

- ¿Cuáles son las metas que te propusiste para este año?

- Hay mucho optimismo y creemos que podemos vivir una temporada histórica en ambas instituciones. Nos estamos preparando de la mejor forma para que 2022 sea un año inolvidable para la familia de San Martín y para toda la gente del hipódromo. Creo que en ambos lugares hay mucha expectativa. Se lo ve reflejado en los hinchas y en las personas que trabajan en el club y en el circo hípico y eso es altamente positivo. Sin dudas que el principal objetivo es conseguir el ascenso a Primera división en el club y en el turf, que el hipódromo tucumano se consolide como uno de los mejores del país.

- ¿Qué le faltó a San Martín para conseguir el ascenso en 2021?

- En los partidos clave nos faltó ser contundentes. Desperdiciamos muchos goles y dejamos escapar puntos que nos hubiesen dado mucha más tranquilidad para llegar a la etapa final. Está claro que si no convertís en el momento preciso, después lo terminás pagando caro. Y eso nos pasó a nosotros. Además, en los encuentros decisivos tuvimos un bajón futbolístico. Me queda la tranquilidad de que no fuimos menos que ningún equipo de la categoría y lo demostramos jugando de local y de visitante. Ni siquiera Tigre nos superó futbolísticamente y eso que tuvo un presupuesto que duplicó al nuestro. A San Martín le faltó dar el salto de calidad en el momento preciso. Si conseguíamos eso, no tengo dudas de que hubiésemos ascendido.

- ¿Fue un fracaso no lograr el ascenso?

- Sin dudas que hubiese sido hermoso conseguir ese objetivo y ese sueño que tenemos todos los que amamos a este maravilloso club. Pero bajo ningún punto de vista fue un fracaso. Esta comisión directiva tiene apenas nueve meses al frente del club. Lo nuestro es un proyecto a largo plazo, aunque está claro que el ascenso es uno de los principales objetivos. En su momento fue un dolor muy grande no lograr el ascenso, pero nos quedamos con la tranquilidad de que hicimos las cosas muy bien. Creemos que dimos un gran paso y estamos seguros que lo que está por venir será mucho mejor.

- ¿Y qué es lo que está por venir para San Martin?

- Estamos en un proceso de cambio institucional. Estamos revalorizando al club en todo sentido. San Martín tiene 112 años de historia y es un club de primera categoría en todo sentido. Tiene historia, una hinchada como pocas en el mundo, estructura administrativa, un buen estadio, un complejo deportivo y un técnico de primer nivel, como es Pablo De Muner. Estamos trabajando para no repetir viejos errores. No queremos un ascenso, con descensos en forma inmediata. Sabemos que San Martín se merece jugar en la máxima categoría del fútbol argentino. Queremos quedarnos para siempre en Primera.

- Están trabajando fuerte en el armado del nuevo plantel y ya consiguieron varios refuerzos...

- Actualmente estamos armando el equipo como se debe, desde atrás para adelante. Pudimos mantener la base del torneo pasado y ya sumamos varios futbolistas nuevos, la mayoría jóvenes y con un gran futuro. A la renovación del plantel la estamos haciendo dentro de lo que el mercado nos permite. Muchas veces nos pasa que tenemos asegurado algún pase, pero al final el jugador por el mismo o menor sueldo prefiere quedarse en un club de Buenos Aires. Es algo que le pasa mucho a las instituciones tucumanas y del norte. Las caras nuevas hasta el momento son Darío Sand, Milton Céliz, Mauro Bellone, Federico Jourdan, Juan Miritello y Valentín Larralde. El principal objetivo ahora es contratar un centrodelantero de categoría.

- ¿Qué proyectos tienen para las divisiones formativas?

- El “Patrón” Juan Luis Monge tendrá a su cargo la coordinación de las divisiones formativas y será el entrenador de un selectivo que trabajará de manera muy parecida al plantel profesional. Está claro que trabajamos fuerte en la parte futbolística al igual que en las mejores edilicias. En el complejo “Natalio Mirkin” estamos realizando mejoras en las canchas, construyendo un nuevo acceso por avenida Perón y una nueva cantina. En el club se está arreglando todo el bloque de plateas, los vestuarios, la sala de prensa, el gimnasio, los palcos y las cabinas de prensa. Habrá dos bares nuevos y un museo. En estos momentos se está arenando la cancha para replantarla, porque el objetivo es que esté 10 puntos para el inicio del nuevo torneo.

- ¿Cómo es la relación con la AFA actualmente?

- En la campaña dijimos que esta comisión directiva nunca iba a ir de rodillas a la AFA y lo cumplimos. No andamos detrás de los ‘popes’ del fútbol argentino. San Martín no necesita padrinos, ni árbitros que lo favorezcan. San Martín es demasiado grande y se vale por sí solo. En estos nueve meses que llevamos en el club, sentimos que se lo respeta siempre y eso que no fuimos ni una sola vez a Buenos Aires a pedir nada.

- ¿Cuándo comenzará la temporada turfística?

- Ahora tenemos un receso de un mes y el primer fin de semana de febrero comenzará la temporada 2022. Creemos que será un gran año para el hipódromo. En la última reunión de 2021, noté esperanza en la cara de los peones, los entrenadores y los jockeys. Eso es algo que no se veía antes. El principal objetivo es que la jornada del Batalla se realice el 24 de septiembre, algo que no se pudo lograr en los dos últimos años debido a la pandemia. Somos conscientes de que corriendo en otra fecha, estamos en desventaja porque no contamos con la misma cantidad de público. Para la gente, el Batalla es un clásico del 24 de septiembre. Pero al margen de los problemas que nos ocasionó la pandemia, lo positivo es que estamos convirtiendo al Batalla en una cita obligada para los turfmen de otras provincias. Puedo adelantar que esta nueva edición superará a las anteriores en todo sentido.

- ¿En qué debe mejorar el hipódromo?

- Nos falta incorporar más potrillos y potrancas. Debido a la pandemia, en los últimos dos años no se realizaron ventas presenciales de productos. Se intentó hacer una online, pero no tuvo la respuesta esperada. Al propietario tucumano le gusta ver en vivo y en directo el potrillo que está por comprar. En el turf, el semillero son los potrillos. Si no logramos incorporar ejemplares jóvenes, el futuro no será el esperado.

- ¿Se puede soñar con un campeonato en el turf?

- Hay un proyecto para hacer una de serie donde participarían ganadores de distintas provincias. El turf del interior es muy importante y Tucumán está a la cabeza. El Batalla supera ampliamente a los clásicos de otras provincias. Los jockeys que vienen manifiestan abiertamente que el hipódromo de Tucumán es de primer nivel.

Comentarios