“Isma Toro” debe hacer terapia para controlar su ira

El integrante del clan Toro recibió una condena de tres años condicional.

09 Dic 2021 Por Gustavo Rodríguez
3

CON UN ANTECEDENTE. “Isma Toro”, condenado por primera vez.

La apretada agenda judicial del último mes del año quiso que los miembros del clan Toro, sospechados por a Policía de dirigir una red de narcomenudeo en Villa 9 de Julio, escucharan dos sentencias por escasos minutos de diferencia. En el Tribunal Oral Federal, Margarita Toro se enteraba cómo condenaban a los miembros de la banda que la había secuestrado en 2018 y los términos del acuerdo por el que recibiría una casa y una camioneta en concepto de reparación por el daño que había sufrido. En la justicia ordinaria, Jonathan Ismael “Isma Toro” Tévez, junto a un cómplice, era condenado a tres años condicional por robo y daño intencional.

El hecho por el que fue penado ocurrió el 17 de septiembre de 2020. “Isma Toro” y Arturo Manuel “Melón” Fernández interceptaron al chofer de un taxi que era propiedad de una mujer, cuyo sobrino había tenido problemas con el integrante (se sospecha que tuvo una pelea durante una fiesta) del clan.

Ambos le quitaron el auto (un Ford Ka). El trabajador le informó a su empleadora lo que había sucedido y salieron a buscarlo. Lo encontraron en avenida Martín Berho al 600. Los sospechosos le provocaron intencionalmente daños en el parabrisas, la luneta y las cuatro ventanillas. Los acusados dijeron que en realidad, el chofer lo había chocado contra un cantero, teoría que fue descartada con el informe de peritos.

El fiscal Pedro Gallo consiguió que a “Isma Tévez” y a su cómplice le dictaran la prisión preventiva por 45 días. En junio pasado, la jueza Fanny Suriani los declaró penalmente responsables del delito por el que habían sido acusados. Luego de fracasar con todos los planteos impugnatorios, el martes se realizó la audiencia donde debía fijarse la pena. “Está muy claro que acá no hubo razones de necesidad o de carencia económica que expliquen el desapoderamiento del bien, sino que existió una motivación pura y exclusiva de causar un perjuicio, un daño patrimonial a la víctima, por eso es que cuando sustraen el taxi luego lo destruyen”, manifestó en su alegato de cierre el fiscal Gallo.

“Se hizo simplemente por venganza. El móvil fue una enemistad de Fernández con el sobrino de la dueña del taxi, quienes habían peleado en una fiesta”, concluyó y solicitó que se le dictara una pena de cuatro años de cumplimiento efectivo. “Usted está ante la posibilidad de dar una pena ejemplar para que le llegue mensaje a la familia y a toda la sociedad. Este no es un grupo más en la provincia. Todo el mundo los conoce”, le pidió al juez Geraldine Salazar, representante de la familia de la víctima. El defensor Ricardo Fanlo pidió que le dictaran una sentencia de un año condicional.

El juez Bernardo L’ Erario resolvió condenarlos a la pena de tres años de prisión de cumplimiento condicional, más una serie de reglas de conducta, como ser: prohibición de acercamiento a las víctimas y a su grupo familiar en un radio de 200 metros, abstenerse de usar estupefacientes y abusar de bebidas alcohólicas, prohibición de portar cualquier tipo de arma de fuego, y realizar un tratamiento psicológico en razón de la violencia y del manejo de la ira. “Percibo que con ciertas personas hay un trato preferencial. Personas, por un delito menor, reciben penas más duras. Eso no me lo contaron, lo veo diariamente. Este es un trago amargo para la víctima porque ni siquiera tuvo algún tipo de reparación por el daño que sufrió”, indicó la querellante.

Esta es la primera condena que recibe “Isma Toro”. En el régimen conclusional tiene causas pendientes por tentativa de homicidio (dos), un homicidio, una de abuso de arma de fuego y otra de atentado y resistencia a la autoridad.

“Este fue un importante paso que se dio. Esperaremos los argumentos del fallo para definir cuáles serán los pasos a seguir. Pero es clave que por una causa mucho menor que las que está acusado, haya recibido una condena. Así se empieza”, explicó Gallo en una entrevista con LA GACETA.

Exactamente lo mismo pasó hace unos meses con Maximiliano “Maxi Toro” Martínez. Fue condenado a un año de prisión condicional por haber agredido a unos policías. Sigue esperando que la Justicia lo juzgue por los delitos de tentativa de homicidio, homicidio y lesiones, entre otros.

Comentarios