El eterno juego perverso y cíclico del amo y del esclavo - LA GACETA Tucumán

El eterno juego perverso y cíclico del amo y del esclavo

“Doble V - Voraz violencia” se estrena esta noche en Sala Ross. Una derivación del “Woyzeck” de Büchner, sobre temas universales.

07 Dic 2021 Por Fabio Ladetto
1

PERSONAJE SOMETIDO. Woyzeck fue boceteado por Büchner hace 200 años y retomado ahora en "Doble V".

La historia real del soldado Johann Christian Woyzeck inspiró a Georg Büchnera escribir el boceto de una obra teatral titulada con el apellido del protagonista, que dejó inconclusa al morir en 1837 y que es considerada la precursora del estilo expresionista alemán. Su planteo abordó la destrucción de la personalidad por parte de un capitán del Ejército y de un médico que trata al personaje, como símbolos de la opresión y de la deshumanización social, hasta llegar al extremo del asesinato.

Ese es el punto de partida de “Doble V - Voraz violencia”, la obra que se estrenará esta noche, a las 22 en la Sala Ross (Laprida 135), con las actuaciones de Marcos Santucho y Gonzalo Véliz y la dirección de Sebastián Bulacio.

“‘Si quieres conocer verdaderamente a una perdona, dale un poco de poder’ reza un dicho popular. A esto lo vemos reflejado en todas las relaciones, hasta en las más mínimas; sin ir más lejos, basta mirar el actual contexto político provincial para ver reflejado el dicho, que se debate entre el azar, las traiciones y las enemistades y las nuevas amistades convenientes”, le dice Santucho a LA GACETA.

- ¿Quiénes son estos personajes?

- “Doble V” narra la historia de dos personajes rotos y golpeados por el azar, destruidos por las sociedad y las instituciones que la componen. Están obligados, por un golpe de azar y en un constante giro del destino, a sobrevivir en el interminable juego cíclico y perverso del amo y del esclavo. Es la historia de roles y poder, de oprimido y opresor, que muestra un poco las miserias humanas y las distintas formas de opresión, de violencias que como individuos atravesamos en la sociedad misma, simbólica, económica, física, psicológica, etcétera, las que desde que nos levantamos están presentes con nosotros. La escena se plantea como en una especie de circo, de feria, colorida y kitsch.

- Esa idea de lo cíclico lo torna, asimismo, inevitable...

- Se pone en juego una noción próxima al mito del Eterno Retorno que plantea Nietzsche. Una vez cumplido ese ciclo de acontecimientos, este vuelven a ocurrir siempre en forma circular y en la obra también está presente esa fragmentación. Vivimos en una sociedad violenta y pocas veces reparamos en eso, lo que generalmente hacemos es invisibilizar u ocultar. Incitamos al espectador a cuestionarse sobre situaciones de violencia que ejercemos y que ejercen sobre nosotros, como los roles de poder nos atraviesan.

- ¿Pretenden desnudar esos comportamientos cotidianos?

- Con nuestro trabajo intentamos impugnar la hipocrecía propia y la de la sociedad y ponerla sobre la mesa, para desenmascarar los prejuicios. Buscamos recrear, de forma innovadora, la idea de poder sacar las caretas de la vida, de las personas, de incitar al espectador a cuestionarse las situaciones de violencia que ejercemos y que ejercen sobre nosotros mismos, como los roles de poder nos atraviesan y hasta donde estamos dispuestos a llegar para mantenerlos.

- ¿Y estamos dispuestos a todo, como algunos afirman?

- “Voraz violencia” plantea la noción de la desmesura que estos actos conllevan. Toda forma de violencia es voraz ya que corroe, pica, carcome, rapiña sobre el que la ejerce y sobre que es ejercida. Esperamos poder dejarle al espectador más preguntas que respuestas sobre temas de alcance universal.

- ¿Cómo es el planteo estético en escena?

- Desde lo estético, la obra se plantea en el contexto de una feria de fenómenos postmoderna desde lo kitsch y con colorido y brillo devaluados, pero nunca sencillos. Es una creación colectiva, con textos construidos a través de la dramaturgia grupal; mucho de esos textos fueron escritos mediante WhatsApp empleando la técnica de cadáver exquisito, una forma de escritura empleada por artistas de la vanguardia dadaísta, que se resignifica y se actualiza en este contexto pandemico.

- ¿De quién fue el impulso creativo?

- La obra surge como iniciativa e impulsada por la Cátedra de Dirección Escénica a cargo de Verónica Pérez Luna, del ultimo año de la Licenciatura en Teatro de la UNT. Cada alumno/a trabajó con el mismo texto para generar una versión propia de la controvertida obra de Buchner. Del original hay que destacar que es una obra fragmentaria: el autor jamás terminó de escribirla por completo, solo quedaron páginas sueltas que posteriormente fueron armadas con un orden que tal vez no fue el que él le quiso dar. No lo sabemos, ni lo sabremos y esa incertidumbre nos permite intentar completar ese abismo. Trabajamos para eso con la noción de lo azaroso, lo fragmentado y lo incompleto, alejándonos del texto en un principio para luego volver y capturar algunos de sus momentos, intensidades y energías. Es una versión propia de lo que sería una posible secuela de lo que le sucede al “Woyzeck” para que, ante el acontecimiento teatral, podamos generar debates que sean constructivos para nuestra sociedad.

Comentarios