Enjuician a dos policías por el crimen de Reyes Pérez

Mientras los imputados plantean “legítima defensa”, la madre de la víctima sostiene que su hijo era adicto, que era perseguido por los acusados y que debía robar para pagarles a ellos

29 Nov 2021 Por Santiago Re
1

ACOMPAÑANDO. Ana Reales durante una de las marchas que se realizó frente a plaza Independencia.

“Ya sólo faltan horas para que empiece este juicio que esperé tantos años. Sólo pido justicia por mi hijo Reyes”, le dijo Ana Reales a LA GACETA ayer. Hoy a las 8.30 comienza el debate oral en el que se juzgará a los policías Gerardo Figueroa y Mauro Navarro por el homicidio agravado e Miguel Reyes Pérez (24 años) ocurrido en 2017 en una esquina de San Cayetano.

El caso

El 24 de diciembre de 2016 un operario de cable de CCC denunció que había sido asaltado mientras trabajaba en calle Anselmo Rojo al 100, en San Cayetano. Basándose en la descripción que había aportado la víctima, dos motoristas del 911 identificaron a Reyes Pérez y lo siguieron hasta un asentamiento cercano, en Belisario López y pasaje sin nombre. Allí, en circunstancias que se dilucidarán en el debate, los uniformados hirieron de un disparo en la cabeza al joven, que falleció tras haber agonizado 23 días en el hospital Padilla. Si bien la versión policial informaba sobre una defensa a un ataque armado, se sospecha que pudo haberse tratado de un procedimiento irregular.

“Nunca les ordenaron ni un día de prisión preventiva por lo que hicieron. Quiero que sean condenados. Yo siempre he reconocido que mi hijo tenía problemas. Era adicto y estaba quebrado por el paco. Estaba enfermo por la droga y por eso salía a robar, pero también debía robar para estos dos policías que lo perseguían por todo el barrio a él y a otros adictos. Les hacían iniquidades. Llegaron a decirme que me lo entregarían en un cajón, y cumplieron esa amenaza”, dijo Reales.

Los jueces que entenderán en el debate oral serán Fabián Adolfo Fradejas, Luis Fernando Morales Lezica y Gustavo Simón Romagnoli.

Una noche negra

“Ya se van a cumplir cinco años del crimen. Todavía recuerdo como si fuera ayer el horror que vivimos ese día, hicieron 40° y de noche seguía haciendo un calor terrible. Con mi marido trabajábamos de puesteros en la feria de Banda del Río Salí cuando nos llamaron para avisarnos lo que había pasado. Dejamos todo y salimos con los delantales puestos”, recordó la madre de Reyes Pérez. Luego agregó: “un 24 de diciembre a la tarde no pasa un taxi por ningún lado, esperamos mucho hasta conseguir que alguien nos llevara. Llegamos desesperados al hospital y me caí de rodillas a suplicarle al médico que lo salvara, que por favor no lo dejara morir. Ese médico me tranquilizó, pero a la larga no se pudo. Mi hijo murió el 15 de enero tras agonizar por el daño que le habían causado estos policías”.

“Se hizo de noche, luego llegaron las 12 y comenzaron a sonar los cohetes. La gente festejaba, lógicamente, como en cada Navidad. Con mi marido y mi hijo Alejandro estábamos sentados en la entrada del Padilla. Nos abrazamos y empezamos a llorar amargamente. Fue una noche negra”, detalló la mujer, que encabezará la querella.

“Lo único que quiero es justicia. Vamos a pedir prisión perpetua”, concluyó.

Versión defensiva

Si bien mañana los defensores de los policías presentarán su versión, tras el hecho se informó que los acusados habían perseguido a Reyes Pérez hasta el lugar del ataque.

Allí, según la versión policial, impartieron la voz de alto, pero el joven al verlos habría desenfundado un arma de fuego. Ante eso, uno de los efectivos le apuntó a Reyes Pérez con una escopeta tipo Itaca.

Forcejeo

El uniformado, según esta versión, habría apuntado a los pies de la víctima, pero todo cambió cuando una mujer se le habría abalanzado encima con la intención de proteger al joven. Así se habría producido un disparo accidental, producto del forcejeo, que impactó en la sien de Reyes Pérez.

Tras ese episodio, Reyes Pérez quedó tendido mientras una multitud de vecinos habría rodeado a los policías y los corrió a golpes y arrojándoles cascotes, palos y otros elementos contundentes. Uno de los acusados habría resultado herido en la cabeza por una pedrada durante su escape.

Minutos después llegó una camioneta de la fuerza que cargó al herido Reyes Pérez y lo trasladó hasta el hospital Padilla, donde finalmente falleció por la gravedad de la lesión.

“No dejaré de militar”: tras el juicio, Reales seguirá acompañando a las familias de otras víctimas

“Yo cerraré una etapa tras este juicio, pero a la militancia no la voy a dejar. Todavía hay muchas familias que esperan Justicia por otros casos”, indicó Ana Reales, la madre de Miguel Reyes Pérez. Hoy empieza el juicio por el homicidio del joven de 24 años. “He acompañado denuncias por mala praxis, casos de gatillo fácil, de femicidios y transfemicidios. En esos casos apoyé y lo voy a seguir haciendo, porque a mí también me acompañaron”, agregó la mujer, cuyo rostro aparece en la mayoría de las marchas que se realizan en tribunales. Apoyó recientemente en los juicios a las familias de Facundo Ferreyra, Alejandra Benítez y Milagros Avellaneda. “Sé lo que es estar encerrada en casa llorando de impotencia”, remarcó.

Comentarios