La Nación abre el grifo para financiar a provincias - LA GACETA Tucumán

La Nación abre el grifo para financiar a provincias

Tucumán dispondrá de una asistencia federal de $ 6.500 millones para contingencias. La Casa Rosada quiere garantizar la paz social.

25 Nov 2021 Por Marcelo Aguaysol
1

EN CASA ROSADA. La semana pasada, Manzur y De Pedro recibieron al vicegobernador a cargo del PE, Osvaldo Jaldo, que fue a la reunión junto con Marcelo Caponio.

En la Casa Rosada hay preocupación. Y el motivo tiene nombre y apellido: paz social. La llegada del último mes del año pone los pelos de punta al gabinete del presidente Alberto Fernández, en medio de una crisis económica que aún no encuentra la luz al final del túnel. Claro que la situación no es la misma de provincia a provincia. Por ejemplo, Osvaldo Jaldo debió ayer viajar a Buenos Aires, convocado por la Nación para realizar una exposición acerca de lo que sucede en territorio tucumano. El vicegobernador en ejercicio del Poder Ejecutivo se presentó ante el jefe de Gabinete de la Nación, Juan Manzur, y ante el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, con los deberes hechos: la gestión de Gobierno anunció que tiene todo listo para abonar los salarios del sector público, con bono extraordinario incluido, con lo que el cierre fiscal parece que no tendrá grandes contratiempos. Además, está encaminado el proceso para que los obreros golondrinas puedan irse a otros destinos laborales durante el período interzafra.

Tras las elecciones, el Gobierno nacional se puso como meta comenzar a cerrar filas en la tropa oficialista atendiendo las demandas de gobernadores y de intendentes. En el primer caso, habilitó líneas de financiamiento para que puedan atender urgencias financieras y también para financiar obras públicas básicas.

En presencia de Manzur, Jaldo firmó ayer con el ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, un convenio marco, mediante el cual Tucumán puede acceder a un financiamiento de unos $ 6.500 millones que servirán, entre otras cuestiones, para atender obligaciones salariales o que funcione como un colchón financiero para atender eventualidades durante el verano. El crédito tiene una tasa baja y con un plazo de pago de hasta 18 meses, según anticipó el propio Jaldo a LA GACETA.

A otros gobernadores, como el caso del entrerriano Gustavo Bordet o el catamarqueño Raúl Jalil han accedido a préstamos por $ 5.000 millones cada uno, que serán usados para encarar obras viales en sus jurisdicciones. Este crédito, proveniente del Fondo Fiduciario de Desarrollo Provincial (FFDP), se abona en 30 cuotas mensuales y consecutivas. El primer vencimiento operará el último día hábil de julio de 2022, con un plazo de gracia hasta el 30 de junio del año que viene. Tucumán ya había usado esta línea de financiamiento.

Dos demandas

En la reunión de ayer con Manzur y con De Pedro, Jaldo planteó dos cuestiones que pueden requerir la asistencia federal: la reparación de la red vial secundaria y terciaria y la mejora de los subsidios al transporte.

El vicegobernador en ejercicio del Poder Ejecutivo, que hoy tiene previsto retornar sus funciones, considera que es imprescindible aprovechar el período interzafra para avanzar en la mejora de los caminos de la producción y prepararlos para que los productores no tengan tantos inconvenientes para llegar a los cultivos durante la temporada próxima. La situación del transporte es más compleja: el paro de los choferes alineados con la Unión Tranviarios Automotor (UTA), anunciado para mañana, pone en evidencia las históricas asimetrías entre el interior y el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). Jaldo, en ese sentido, ha solicitado a la Nación que contribuya a encontrar alguna salida para evitar la interrupción del servicio en las jurisdicciones del interior. Los empresarios de la actividad ya habían planteado la imposibilidad de atender la demanda salarial de los choferes.

La demora del consenso

La apertura del grifo financiero nacional puede significar un desembolso integral de entre unos $ 120.000 millones y $ 150.000 millones si se toma en cuenta un reparto en base a los índices de coparticipación federal de impuestos. Se trata de una asistencia de coyuntura, mientras la Casa Rosada prepara el nuevo Consenso Fiscal que deberá firmar con las provincias, en el marco de un posible acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que sigue atentamente la evolución del gasto público en la Argentina y la emisión monetaria.

Hasta ahora, los acuerdos anteriores que, entre otras medidas, establecían bajas graduales de la carga impositiva subnacional, no terminan de confeccionarse y, tomando en cuenta que falta un poco más de un mes para cerrar el año fiscal, suena algo improbable que el nuevo convenio incluya disminuciones de la carga tributaria. Las provincias han sido beneficiadas por la expansión de las recaudaciones provinciales, con aumentos por encima de la inflación. Paralelamente, esa misma inflación ha permitido a las gestiones de los gobernadores licuar el endeudamiento público.

Jaldo señaló a nuestro diario que, en su paso por la Casa Rosada, no hubo comentario alguno acerca del nuevo consenso fiscal. “Las medidas que está adoptando el Gobierno nacional, como estos financiamientos de coyuntura, no hacen más que brindarnos cierta previsibilidad para afrontar, con más tranquilidad, la pospandemia”, puntualizó el vicegobernador a cargo del PE.

Jaldo, finalmente, espera que la Legislatura sancione el proyecto de Presupuesto 2022 antes del cierre de este año. El debate legislativo comenzará a tomar ritmo a partir de hoy, cuando se ponga sobre la mesa de debate la iniciativa del Poder Ejecutivo.

Más encuentros: cumbre con comisionados rurales

Este fin de semana, el vicegobernador en ejercicio del Poder Ejecutivo, Osvaldo Jaldo, intentará cerrar el ciclo de charlas con las dirigencia oficialista, tras las elecciones de medio turno. La idea del mandatario interino es seguir cerrando filas para que todos trabajen en función de una mejora en los dos años que quedan a la actual gestión de Gobierno. La idea de Jaldo es convocar, en primer término, a los comisionados rurales del este provincial, y luego convoque a los delegados de la zona oeste tucumana. “Es imprescindible escuchar las demandas que puedan surgir”, indicó Jaldo.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios