El editorial de Van Mameren: caminos paralelos, distintos desenlaces - LA GACETA Tucumán

El editorial de Van Mameren: caminos paralelos, distintos desenlaces

El conductor de "Panorama Tucumano" puso en blanco sobre negro la diferencia con la que el poder político trató al titular de la Corte, Daniel Leiva, y al ahora ex juez Orlando Stoyanoff Isas.

24 Nov 2021

En no pocas ocasiones dos personas que recorren caminos similares acceden a destinos muy distintos entre sí.

Esta idea tomó el periodista Federico van Mameren para hablar, durante su editorial en el programa "Panorama Tucumano" de hoy, de dos jueces que fueron protagonistas de noticias políticas de relevancia: el flamante presidente de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán, Daniel Leiva, y el ahora ex juez de Familia Orlando Stoyanoff Isas, destituido por el Jury de Enjuiciamiento, debido a un incidente de tránsito que lo mostró preso de ira en un video que se viralizó.

Sin mencionarlos en la mayor parte de su alocución, el conductor del ciclo insignia de LGPlay describió rasgos de uno y de otro, con el objetivo de mostrar sus diferencias y sus parecidos.

"Dos vidas paralelas. Uno es exagerado, apasionado, torpe -se podría decir-; como que se lleva las cosas por delante. El otro es sigiloso, calculador, controlador. Uno buscaba en su despacho de juez de Familia que todo se arreglase entre las partes, sin grandes discusiones -y eso le costó algunas peleas con sus pares abogados-. El otros buscaba estar en todos lados; quería ver qué pasaba en todos lados. Estaba atento a lo que la política le pedía dentro del Palacio. Uno llegó por concurso; el otro, por consenso político, siendo fiel a quienes la habían dado el cargo", graficó Van Mameren.

Luego, prosiguió con un punto de contacto entre Leiva y Stoyanoff Isas. "Ambos fueron protagonistas de episodios propios de la vida cotidiana de este Tucumán, en la vía pública. Uno, en la calle; el otro, en un bar. Uno quedó registrado en un video, filmado por un ciudadano más que andaba por la avenida Aconquija", dijo el periodista, en referencia a las imágenes que se viralizaron de Stoyanoff Isas, cuando levantaba una moto del pavimento, para volver a arrojarla, furioso. "El otro quedó atrapado en un audio, intencionalmente", añadió Van Mameren, en alusión a la grabación que realizó el ex juez Enrique Pedicone, de una conversación que mantuvo con Leiva en un bar, en la cual este le pidió que maneje la intensidad de la causa por abuso sexual contra el legislador Ricardo Bussi, por pedido del gobernador -en uso de licencia, mientras se desempeña como jefe de Gabinete de la Nación-, Juan Manzur, y del vicegobernador -a cargo del Poder Ejecutivo-, Osvaldo Jaldo.

"A uno se lo ve en el video agrediendo a un ciudadano común y explotando de rabia tras un accidente de tránsito. Al otro se lo escucha ejerciendo su poder y su presión para que un juez inferior hiciera lo que él quería que haga, invocando a dos figuras del poder político", explicó el conductor de "Panorama Tucumano".

Van Mameren señaló, también, que ambos fueron sometidos al control constitucional, porque habían cometido faltas éticas. "Uno se desnudó, sin padrinazgo; el otro se arropó de padrinos, y se metió en la red de los poderes. Uno reconoció sus errores, y pidió disculpas; y hasta pagó por el daño que había ocasionado. El otro hizo un ovillo para ocultarse; y cuando puso la cara mintió, y -lo peor- dijo que no era cierto lo que todos escuchamos", destacó Van Mameren.

Finalmente, el periodista habló de los desenlaces de sendas historias. "Uno fue destituido; y ya no es más juez. El otro fue elegido presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Provincia. Si vemos estas vidas paraleas, lo único que podemos inferir es que alguna institución no funciona bien en este Tucumán", manifestó Van Mameren.

Y cerró con una anécdota, cargada de simbolismo: "cuando se venían las elecciones para determinar quién iba a ser el presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Provincia un vocal pidió especialmente que en el Salón de Acuerdos estuvieran los cuadros de cada uno de los ex presidentes ya fallecidos; y un trabajador los colgó. Cuando este se retiró, después de haberlos colgado, curiosamente se vinieron abajo todos los cuadros. Como si aquellos ex presidentes no se animaran a presenciar cuando Eleonora Rodríguez Campos, cuando Antonio Estofán y cuando el propio Daniel Leiva decidieron que algunos valores éticos no son necesarios para presidir la Justicia de Tucumán".

Comentarios