San Martín agudizó su derrumbe

El “Santo” quedó al borde de la eliminación.

EFECTIVO. Ferro aprovechó sus situaciones y dejó a San Martín muy presionado. La Gaceta / Fotos de Franco Vera y Diego Araoz EFECTIVO. Ferro aprovechó sus situaciones y dejó a San Martín muy presionado. La Gaceta / Fotos de Franco Vera y Diego Araoz

Desde el pico de rendimiento alcanzado en los primeros 20 minutos del partido frente a Almirante Brown, en Isidro Casanova, San Martín comenzó un derrumbre futbolístico que se evidenció en las dos últimas, y dolorosas, derrotas en La Ciudadela. Como ante Tigre, el partido que no se podía perder, el equipo que conduce Pablo De Muner volvió a mostrarse endeble, desordenado e incapaz de hacer goles, la materia prima de cualquier victoria en cualquier cancha del planeta.

Es cierto que las lesiones le impidieron al DT repetir formaciones, pero en los últimos 10 partidos lo que más le costó a San Marín fue sostener desempeños individuales, que terminaron repercutiendo en lo colectivo.

No es habitual que un equipo pierda todas las chances para quedar puntero que tuvo en la etapa regular. Basta con recordar el empate ante Gimnasia, en Mendoza; la derrota ante Alvarado, en Mar del Plata y el 0 a 0 ante Brown. Incluso llegó como líder a Quilmes, pero no ganó y se complicó sólo, en casa, ante Tigre.

Ante Ferro, el “Santo” salió a buscar el partido, como siempre, pero una vez más falló en el toque final, en ese pase que marca diferencias y en esa definición que cambia el rumbo de los partidos.

Para colmo, el equipo de la dupla Orsi-Gómez sabía qué tenía que hacer para llevarse un triunfo con sabor a clasificación. Esperó a San Martín y lo golpeó las tres veces que pateó al arco. Efectividad casi del 100% para un Ferro que siempre supo qué debía hacer en el primer juego de la serie. A la llave le quedan 90 minutos más, que se jugarán el lunes, desde las 21.10, en Caballito.

A San Martín sólo le sirve ganar por dos goles de diferencia para forzar, al menos, una definición desde el punto del penal.

Con todos los problemas que mostró el conjunto tucumano para generar situaciones de gol ayer, da la sensación de que la serie está sentenciada para Ferro, que necesita apenas un empate para asegurar su lugar en semifinales.

¿Qué tiene que pasar para que San Martín remonte la llave? Mucho, pero el equipo parecería ya no tener respuestas desde el juego. Da la sensación de que perdió más que la brújula, mucho antes de llegar a los momentos más determinantes de la temporada.

Por eso ahora sufre, más de lo que debería, este equipo que no resignó nunca su protagonismo, ni siquiera en los juegos en los que debía ser más mezquino y pensar sólo en el resultado.

Para evitar la eliminación, San Martín tendrá que parecerse a ese equipo ordenado, y paciente, que supo plantarse, por ejemplo, en Victoria ante Tigre. Tal vez ese fue el punto más alto de la temporada: controló la pelota, manejó el tiempo del partido y convirtió en el momento justo.

Por ahora, queda una semana de trabajo en la que el cuerpo técnico tendrá que sacar lo máximo de un plantel que, de no ocurrir una renacimiento casi milagroso, dejó pasar ayer un buena chance de soñar con las semifinales.

RINCÓN "SANTO"

Muestras de cariño

Casi todos los jugadores de San Martín se acercaron al banco de suplentes visitante a saludar a la dupla Orsi-Gomez y a Gonzalo Rodríguez, quienes comenzaron el torneo en el “Santo”.

Minuto de silencio

Como paso en las diferentes canchas del fútbol argentino, antes de comenzar el duelo se realizó un minuto de silencio debido a la muerte del juvenil jugador de Barracas Central, Lucas González, quien falleció en un presunto caso de gatillo fácil.

Incidentes

Ferro trajo un nutrido grupo de “allegados”. La Policía los ubicó en un rincón de la platea sur alta y, promediando el primer tiempo hubo problemas con los hinchas de San Martín. Un par de gestos y palabras cruzadas terminaron de la peor manera: hubo peleas cuerpo a cuerpo y los visitantes terminaron siendo desalojados.

A cambiar la cabeza

Tras la derrota de ayer, el plantel fue licenciado. Hoy tendrá jornada libre y mañana se reunirá en el complejo para comenzar a preparar el duelo revancha, en el que el “Santo” debe ganar por dos goles para forzar la definición por penales. Un triunfo por mayor diferencia lo catapultaría a semifinales, mientras que cualquier otro resultado lo obligará a jugar la próxima temporada de la Primera Nacional.

Hincha fallecido

Antes del arranque el duelo, un hincha “santo” murió en las adyacencias del estadio. Según versiones, el hombre se descompensó y, pese a las tareas de reanimación, no pudieron impedir su deceso.

Empate en Mendoza

Por otra de las llaves del Reducido, Independiente Rivadavia y Almirante Brown empataron 1 a 1. Todo se definirá el domingo, desde las 20 en Isidro Casanova.

“Matador” de Primera

Con un golazo de Cristian Zabala, Tigre venció 1 a 0 a Barracas Central en cancha de Banfield y se quedó con el primer ascenso a la Liga Profesional. En tanto, el “Guapo” de Pompeya deberá buscar revancha en el torneo Reducido. El equipo dirigido por Rodolfo De Paoli, se sumará en semifinales y aún espera conocer a su rival.

Comentarios