San Martín, tan perfecto que asusta - LA GACETA Tucumán

San Martín, tan perfecto que asusta

Martínez jugó poco y nada en el último tiempo, pero se le abrió la chance de volver a estar en un duelo decisivo. “Sólo pido que todo salga bien”, aseguró.

14 Nov 2021 Por Bruno Farano
2

MÁXIMA CONCENTRACIÓN. Martínez está enfocado en ganarse un lugar y en poder aportarle cosas positivas a su equipo.

“Me pongo a pensar y siento que está todo armado. Tener la posibilidad de volver a jugar en este momento, en el que nos jugamos tanto, es algo soñado. Estoy feliz y sólo pido que todo salga bien”. Maximiliano Martínez se siente en el aire. En cada práctica va al límite, quiere convencer a Pablo De Muner que puede aportarle cosas buenas al equipo y que puede serle útil al equipo en la “final” contra Tigre.

Si bien el entrenador aún no definió el equipo (ni quién reemplazará al suspendido Lucas Diarte), él pinta como una fija. Es uno de los laterales por izquierda naturales que tiene el plantel, tiene experiencia defendiendo la camiseta “santa” en duelos decisivos, se crió en el club y lleva los colores tatuados en el alma. “Todo el campeonato me entrené para poder estar a disposición. Jugué como stopper y ahora se me puede dar la oportunidad de jugar en una posición que conozco bien. Ojalá pueda aportar lo mío, que ganemos y que terminemos todos felices”, pide, advirtiendo que para poder lograr el objetivo de disputar el partido decisivo por el primer ascenso, San Martín debe hacer muy bien las cosas en el juego de mañana. “Enfrentaremos a un equipo que tiene jerarquía y que juega muy bien. Pero nosotros también tenemos cosas buenas, por algo estamos en el lugar que hoy ocupamos”.

Junto a Ignacio Arce, es uno de los sobrevivientes del plantel que logró el ascenso a la Superliga en 2018. No son muchos los futbolistas que tienen dos logros de ese tipo en la historia del club; por eso los ojos le brillan cuando se imagina pasar a integrar esa selecta nómina.

¿Qué darías por conseguirlo? La pregunta de LG Deportiva lo toma por sorpresa. No tiene respuesta, ni quiere pensarlo por ahora, pero esboza una sonrisa que habla por sí sola. “Ya veré, hay tiempo para eso. Por ahora sólo prefiero mirar al partido con Tigre. Es una final y sólo pienso en que estemos a la altura”, asegura, antes de dejar en claro que este momento es casi como un sueño. “Quiero quedar en la historia grande de este club enorme al que quiero tanto”.

LA UNIÓN HACE LA FUERZA. El plantel se muestra unido pensando en Tigre.

Tigre es el equipo más goleador del torneo; San Martín, el que menos tantos recibió a lo largo de la temporada. Por eso, da toda la sensación que el duelo de mañana semejará una partida de ajedrez. Un duelo en el que se levante mejor, esté más concentrado y cometa menos errores estará más cerca de torcerle el brazo a su rival. “Creo que será un juego muy estudiado y en el que tenemos que tratar de estar en todos los detalles. Va ser un partido dificilísimo, pero tenemos las armas necesarias para poder festejar”, dice evitando entrar en polémicas, ni ponerse a pensar lo que sucedió la temporada pasada en la que al “Santo” lo despertaron del sueño en el mejor momento y en el que el “Matador” quedó como uno de los equipos que hizo más fuerzas para que la AFA decidiera dejar de lado los méritos deportivos. “Eso ya pasó. No debemos perder el tiempo en pensar en el pasado; lo que importa es el presente y eso dice que estamos a muy pocos pasos de coronar una campaña muy buena, en la que nos repusimos y logramos llegar a esta instancia”.

Martínez tiene la chance de volver a decir presente en un duelo decisivo. Lleva la camiseta pintada sobre su piel y asegura que la defenderá a capa y espada porque quiere un ascenso más para entrar en la galería de esos ídolos que pudieron hacer historia en Bolívar y Pellegrini.

Comentarios