Amenazan reducirles la dieta a ediles de Concepción que falten a la sesión de hoy - LA GACETA Tucumán

Amenazan reducirles la dieta a ediles de Concepción que falten a la sesión de hoy

Ayer, por cuarta vez no pudo deliberar el cuerpo legislativo de “La perla del Sur” para elegir la mesa de conducción; no hubo quórum.

22 Oct 2021 Por Rodolfo Casen
1

LOS MISMOS DE SIEMPRE. Los seis ediles de Juntos por el Cambio se sentaron en sus bancas: no les alcanzó para sesionar. Faltaron los del PJ y PJS. LA GACETA / FOTO DE OSVALDO RIPOLL

El cuarto fracaso en menos de dos semanas experimentó ayer la convocatoria a sesión del Concejo Deliberante de Concepción con el objeto de renovar la mesa directiva. Como en las citaciones anteriores, sólo concurrieron los seis ediles oficialistas. Volvieron a ausentarse los dos del Partido de la Justicia Social (PJS) y los cuatro del peronismo. El cuerpo requiere de la presencia de siete concejales para poder deliberar.

La actitud de los disidentes responde -según insistieron- a la falta de consenso en la conformación de las autoridades del órgano vecinal. El conflicto se circunscribe a las posturas por ahora irreconciliables que enfrenta a los ediles de Juntos por el Cambio (JxC) con los del PJS. Estos últimos exigen la vicepresidencia primera, mientras que el oficialismo se mantienen firmes en la decisión de promover a ese cargo al concejal Ramiro Beti (presidente del PRO de la provincia).

Alejandro Molinuevo, presidente del cuerpo deliberativo, tras frustrarse la cuarta convocatoria, anunció un nuevo llamado a sesión especial para hoy a las 12. Tiene como punto uno la renovación de la mesa directiva y luego la adhesión del Municipio al decreto de la Provincia que dispone el otorgamiento de un bono de $ 40.000 a los empleados estatales. “Apelando a ardides obsesivos, el oficialismo está atando el tema de la elección de autoridades a otro sensible como es el pago del bono dispuesto por el vicegobernador, a cargo de la gobernación, Osvaldo Jaldo. Esta última cuestión se resuelve a través de un decreto del intendente, mientras que el otro mediante la negociación y el diálogo”, plantearon los ediles Katherina Mazzuco y Gabriel Jiménez, del PJS. “Nosotros apoyamos la renovación del mandato de Molinuevo y aspiramos a que se nos valore como espacio dentro de la alianza. Beti, a pesar que fue precandidato a diputado por el PJS, siempre fue del oficialismo local y ahora también. Su postulación no le da pluralidad a la mesa”, apuntaron.

Apercibimiento

Molinuevo dijo que hasta el miércoles mantuvo negociaciones con Mazzuco y Jiménez, pero que persistieron las diferencias. “Aquí hay una cuestión de lugares, de quién más arriba que el otro”, expuso. “Seguiremos haciendo convocatorias y en caso necesario bajo apercibimiento de las sanciones que establece la ley, como ser reducciones de sueldo”, advirtió. El titular del Concejo dijo que el peronismo y el PJS “no quieren tratar la renovación de las autoridades en tiempo y forma”. “Ellos pretenden hacerlo -agregó- después de las elecciones generales por orden de sus superiores. En el caso de los peronistas sería el Gobierno provincial y en el de los del PJS, el legislador Raúl Albarracín”.

El mandato de la actual mesa directiva vence el martes próximo. De no concretarse su renovación, la presidencia quedaría a cargo del edil Eduardo Carrizo (JxC), que es el de mayor edad en el cuerpo. Desde hace dos semanas Molinuevo, al frente del Concejo, viene intentando infructuosamente destrabar el conflicto que le impide la elección de autoridades.

Primero intentó un acercamiento con el peronismo, que tiene cuatro concejales. Pero no prosperó ningún acuerdo. Este año tiene la particularidad que el presidente electo del cuerpo será el que reemplace a Roberto Sánchez en su cargo de intendente en caso de resultar consagrado diputado de la Nación en los comicios del 14 de noviembre.

El vicepresidente primero pasaría a ocupar la presidencia del Concejo Deliberante. Está claro que Sánchez procura asegurarse que, después de los comicios, el manejo de la intendencia y del órgano vecinal quede en manos de gente de su confianza. Es decir: Molinuevo en el Ejecutivo y Beti en el Concejo. Si eso no sucede el jefe comunal estaría dispuesto a renunciar la banca que eventualmente puede conseguir en las elecciones en vista.

Beti, sin quererlo, se convirtió en prenda de negociación y se especuló sobre la posibilidad de demitir a su postulación. Sin embargo el edil salió a sostener que “el acuerdo por la mesa directiva no depende de su declinación en el cargo a la vicepresidencia primera y por lo tanto –afirmó- mantengo mi candidatura”. “Es lógico que el intendente tenga una postura acerca de las personas que asumirán los primeros cargos. Se basa en la relación de trabajo de los últimos seis años”, advirtió.

Mientras tanto el peronismo dejó librada la resolución del conflicto al bloque JxC. “No creemos que haya apuro de renovar las autoridades del Concejo mientras no surjan consensos entre las partes. Nosotros tenemos nuestra aspiración para la mesa de conducción, pero preferimos que el conflicto que traba la renovación de autoridades se resuelva en el seno del oficialismo”, sostuvo Miguel Abboud, del peronismo.

Comentarios