Una mujer implora que le permitan ver a su pequeño hijo, con quien no tiene contacto desde 2017 - LA GACETA Tucumán

Una mujer implora que le permitan ver a su pequeño hijo, con quien no tiene contacto desde 2017

"No me quitaron la tenencia ni la patria potestad, ni tengo ningún impedimento legal, simplemente la familia del padre no cumple la orden judicial que me permite estar con mi hijo", denunció.

19 Oct 2021
1

Mónica Gray.

Una madre de un niño le exige a la Justicia volver a tener contacto con su hijo, a quien no ve desde 2017 debido a que su padre (abuelo del chico) fue acusado de abuso sexual.

"Soy una madre víctima del delito de impedimento de contacto absoluto por parte del padre y abuela de mi hijo desde junio de 2017, delito que se perpetra en el tiempo por desobediencia a órdenes judiciales que intiman a la familia paterna que dejen a mi hijo verme y, aún así, no las cumplen. Hace cuatro años su padre y abuela no nos dejan vernos ni hablar, injusta e ilegalmente", denunció Mónica Gray. Y aclaró que "a mí no me quitaron la tenencia ni la patria potestad ni tengo ningún impedimento legal, simplemente ellos no cumplen la orden judicial que me permite estar con mi hijo".

Según repasó la mujer, "desde que mi hijo nació, su abuela paterna, Cecilia Mansilla, me hostigaba y amenazaba con quitármelo. Finalmente en 2014 lo dejé un día en el jardín, ellos lo buscaron y jamás lo regresaron conmigo porque me denunciaron falsamente de partícipe de abuso sexual después de años de amenazarme con quitarme a mi bebé".

Gray se refirió también a una nota publicada en este diario y sostuvo que "el padre (del niño) y su abogado dijeron falacias y mentiras. Es mentira que mi niño fuera citado 39 veces a tribunales, es mentira que la secretaria de la Corte lo llamó 40 veces por teléfono ni que los jueces no lo escuchan: durante años mi hijo pidió a jueces, psicólogos, defensores de menores estar conmigo".  

"No existen pruebas de que yo haya sido cómplice ni partícipe de lo que denuncian por el simple hecho de que no se puede demostrar algo que jamás ocurrió: yo nunca vivencié en mi vida ninguna situación de abuso, ni silencié o encubrí nada que atente contra la integridad física de mi hijo jamás. Es inadmisible y no voy a tolerar más que se sigan atropellando sus derechos y continúen instalando y tergiversando la verdad con mentiras que ni siquiera constan en el expediente pero nadie se toma el trabajo de corroborar que sean ciertas sus declaraciones. Hasta llegaron a publicar un dibujo que ni siquiera lo hizo él, es de otro niño, por lo que tuve que denunciar al doctor Gallego en el Colegio de Abogados, como también fotos de moretones de mi hijo que ya fueron desestimadas como golpes por la médica forense, a quien mi propio hijo le dijo: 'no sé cómo me los hago'. El padre y abuela afirman que yo le hacía esos moretones siendo que solo veía a mi hijo delante de un psicólogo que supervisaba, ¿Cómo es posible? A ese nivel de distorsión patológica de la realidad llegan", aseguró Gray. 

La madre del niño agregó que "esta persecución y ensañamiento es para evitar el reencuentro con mi pequeño porque saben que la primera vez que volvamos a vernos, él va a poder ser libre, decir todo lo que tuvo que callarse estos años y dejar de estar cooptado afectiva y discursivamente por su padre y abuela, dejándolos totalmente expuestos en su malicia y perversión. Es increíble que estén publicando obscenamente en los medios tantas falacias para presionar a la Justicia con la opinión pública que no tiene acceso al expediente ni a los numerosos informes oficiales que desmienten y desacreditan sus dichos".  

Gray apuntó que "la familia paterna de mi niño, la familia Mansilla, son familiares de quien hoy está a cargo de la Legislatura de la provincia como vicegobernador provisorio, casi queda como Gobernador a cargo de Tucumán hace semanas y quien fue hasta este año vicepresidente de la Comisión de Juicios Políticos a Jueces, sin embargo, se empeñan en mentir y atribuirme falsamente poder y contactos políticos inexistentes".  

Luego aclaró que "ya fui investigada por la Justicia. Tengo mi sobreseimiento con sentencia firme de la Cámara Penal desde 2016 y aún así, nuevamente me denunciaron en la fiscalía a cargo de Adriana Reinoso Cuello con el único fin de impedir el reencuentro con  mi niño que ya se me fue dado en el año 2020 por la Cámara de Familia, donde resolvieron darnos la revinculación y una pericia psicológica al padre. Hasta hoy sin cumplirse ambas. En este momento, esto está siendo tratado por la Corte Suprema de Tucumán: les ruego que no se dejen presionar por las maliciosas maniobras de la familia paterna, mi hijo merece la verdad, que tengo la convicción está guardada en su memoria, no esperen a que él sea grande para que pueda contarla mientras le roban su identidad, su voz y mi amor", imploró.

La mujer expresó su desesperación por revincularse con el niño y aseguró: "me he sometido a incontables supervisiones con mi hijo y a pericias oficiales, todas y cada una de ellas manifestaron siempre lo mismo: el niño quiere y pide estar con su mamá". En ese sentido, habló de una "perversa manipulación a la que lo someten el padre y la abuela".

También apuntó contra el defensor de menores oficial Silvio Maza, a quien acusó de haber abandonado al niño. "El padre y la abuela le han puesto una abogada del niño privada, de parte y pagada por la abuela totalmente parcial cuando debería tener una abogada del niño oficial y neutral. También lo arrancaron de su tratamiento psicológico oficial del Hospital Obarrio con la terapeuta a la que iba hace tres año,s antojadiza y caprichosamente. Hacen lo que quieren y nadie se atreve a hacer nada por la impunidad y poder que tienen", protestó.

"Si el encuentro entre él y yo se da, esta mentira se acaba, por eso, su padre y abuela nunca van a permitir que esto suceda.  Por favor imploro, dejen en paz a mi hijo.  Basta de seguir corrompiéndolo", suplicó. Y adjuntó un video donde se escucha al niño. 

Su abogado, Patricio Char, también afirmó que "Mónica está sufriendo una persecución mediática y judicial, sin precedentes. Volvió a ser imputada previa citación a declarar sin ninguna prueba porque la causa principal, estaba en pleno proceso pendiente de debate, sin embargo, la citaron igual. ¿Qué prueba de encubrimiento puede surgir de un proceso principal que está abierto y del cual ella ya fue sobreseída? Es una locura judicial. Pero lo más obsceno de todo, es escuchar hablar de supuestos contactos de ella o de un sistema patriarcal del cual Mónica saca provecho, esto roza lo burdo e incoherente. Cada juez o funcionario que interviene, es denunciado y acorralado por la familia paterna. Se la imputó nuevamente por haber ejercido su derecho de defensa. Se la sigue castigando por ser mujer".

"Vamos a sacar a la luz la causa que tiene Mónica Gray en su contra, y toda la sociedad podrá ver cómo una mujer es dos veces perseguida por el mismo delito, a través de una causa que encima está prescripta", advirtió.

Comentarios