Cartas de lectores III: vinaza y mal olor - LA GACETA Tucumán

Cartas de lectores III: vinaza y mal olor

18 Oct 2021

He leído en LA GACETA (09/10/21), las explicaciones del Subsecretario de Protección Ambiental, M. Lizárraga, sobre las pestilencias que invaden la Ciudad Capital. No comparto sus explicaciones ni sus justificaciones, por lo siguiente: 1) Sus declaraciones se parecen a un CEO de la industria sucroalcoholera y no al de un funcionario cuya misión y funciones son la de proteger el ambiente, los ecosistemas y los derechos constitucionales de los tucumanos. 2) La práctica de regar los cañaverales con vinaza (fertirriego), fue establecida de modo negligente por la Secretaría de Estado de Medio Ambiente (SEMA) , mediante las Resoluciones 40 (22/02/11) y 47 (28/02/11). 3) Los trabajos científicos publicados, coinciden que tanto el fertirriego como la disposición final de la vinaza en terrenos improductivos, es aceptable y tolerable en el corto plazo y que mal aplicado y sin controles eficientes , no solo contamina el suelo, también el aire, el agua (superficial/ subterránea) y favorece la presencia de vectores peligrosos para la salud humana (roedores / insectos / alimañas) . 4) La Defensoría del Pueblo, el 06/08/12, mediante Actuación 4.530, sostuvo que el fertirriego contiene riesgos ambientales que no fueron tenidos en cuenta, ni evaluados por quienes dispusieron y autorizaron esta metodología. 5) Los trabajos de investigación del fallecido ingeniero M. Morandini tenían como objeto comprobar si el riego con vinaza perjudicaba al suelo y al cañaveral. No investigó ni midió la contaminación del aire por: malos olores, metano, dióxido de carbono, sulfuro de hidrógeno, etc. provenientes de la descomposición de la vinaza. Tampoco tuvo en cuenta a las personas, que viven o transitan por la zona de influencia. Se estima que en Tucumán se generan unos 3 millones de m3 de vinaza por año y como la dosis de aplicación máxima en el riego es de 150 m3/ha/año, se puede aritméticamente demostrar que sobra vinaza. Lo grave es que desconocemos dónde está y lo que se hace con ella. Es hora de que la SEMA revise las resoluciones mencionadas y que lo haga con la participación de la comunidad y de especialistas independientes, no comprometidos ni favorecidos por esta industria. Debe hacerlo, por el bien de todos.

Juan Francisco Segura

[email protected]

Para publicar en "Cartas al director" escribir a [email protected]

 

Comentarios