El perfil de Helguera: sus compañeros desmintieron problemas de bullying - LA GACETA Tucumán

El perfil de Helguera: sus compañeros desmintieron problemas de bullying

Ayer, el joven ingresó armado en unas oficinas de avenida Aconquija al 1.000.

14 Oct 2021
1

Gerónimo “Largui” Helguera y el tal “Ledesma” concurrían al colegio Boisdrón, pero no eran compañeros de curso y existiría una diferencia de edades. Por otro lado, “Ledesma” se habría cambiado de colegio a mediados del secundario, por lo que no habrían tenido mucha relación.

Ayer Helguera ingresó armado en unas oficinas de avenida Aconquija al 1.000, en Yerba Buena. Subió una escalera hasta el primer piso y se topó con Mariela Márquez, de 34 años, quien realizaba tareas de limpieza en el edificio. Allí, según los primeros trascendidos, le habría preguntado a la mujer por “Ledesma”. Cuando la mujer iba a preguntar si en las oficinas trabajaba alguien con ese apellido, el acusado habría desenfundado un arma con la que le quitó la vida. Por las primeras averiguaciones se conoció que Helguera habría manifestado, al momento de su aprehensión, que buscaba a un joven que le había hecho bullying en la secundaria, pero hasta el momento nadie pudo corroborar que eso haya ocurrido.

Algunos ex compañeros del acusado reconocieron que tenían conocimiento de que tras egresar Helguera había sufrido problemas psiquiátricos, pero coincidieron en señalar que mientras estuvo en el colegio nunca había manifestado alguna conducta que les hiciera suponer que el joven no estuviera en sus cabales. Las fuentes, que pidieron la reserva de su nombre, contaron que normalmente Helguera era tranquilo, pero que alguna vez lo vieron tener arranques de ira en algunas situaciones.

Ni los ex compañeros de “Ledesma” ni los de Helguera recuerdan alguna disputa que se haya dado en la adolescencia entre ambos. Además, los propios defensores de Helguera desmintieron ayer por la noche que el joven haya ido a buscar a alguien directamente (ver nota aparte).

Según contaron los compañeros de curso de Helguera, cuando egresó de la secundaria se inscribió para estudiar Abogacía, carrera que dejó e intentó retomar nuevamente. También, según les había dicho el acusado, habría comenzado a practicar un tipo de arte marcial que se especializa en anular a un oponente armado. Otro aspecto que destacaron es que comenzó a ejercitarse en el gimnasio y que habría consumido esteroides. Si bien no están seguros, creen que eso podría haberle generado los problemas psiquiátricos por los que se terminó alejando de amigos y familiares. En una ocasión, producto de su estado psiquiátrico, se habría ido de casa tras una discusión familiar. Tras más de 24 horas de búsqueda, sus familiares lo encontraron herido en un brazo en el cerro San Javier.

Comentarios