La “epidemia vial” que sobrevive a la covid-19 - LA GACETA Tucumán

La “epidemia vial” que sobrevive a la covid-19

12 Oct 2021

El progresivo retorno a la “vieja normalidad”, aquella época previa al surgimiento de la pandemia de coronavirus, ha puesto sobre relieve otra vez antiguos problemas que padecen los tucumanos. Uno de ellos es el de la inseguridad vial.

Un informe reciente publicado por LA GACETA dio cuenta de que, con la mayor apertura de actividades, aumentaron los accidentes de tránsito. En el hospital Padilla, el principal centro de atención de urgencias por esta clase de siniestros en Tucumán, se registró en sólo en una semana el ingreso de 117 pacientes por distintos tipos de colisiones. El 82% de los casos estuvo protagonizado por motociclistas. Así, según las fuentes consultadas, la cantidad de heridos aumentó con respecto a 2020, un año que estuvo marcado por las restricciones para circular, y se alcanzaron índices similares a 2019.

Estas cifras están en línea con los datos consignados por la Agencia Nacional de Seguridad Vial, organismo dependiente del Ministerio de Transporte de la Nación, en el “Reporte de Siniestralidad” del primer semestre de 2021.

Tucumán es la primera provincia del NOA y la quinta a nivel nacional con mayor cantidad de accidentes y de víctimas mortales, detrás de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Misiones. También integra el lote de los distritos de “mayor siniestralidad letal”, donde aparecen todas las provincias de la región, excepto Catamarca.

El informe federal también advierte sobre la alta incidencia de los motociclistas en los accidentes producidos en Tucumán, puesto que representan el 68% del total de los casos registrados en 2021. Además, seis de cada 10 víctimas mortales por choques en el norte del país son ocupantes de motos, agrega el documento publicado por la Nación.

El drama de la inseguridad vial no sólo está presente en el ámbito urbano, sino también en las rutas del interior de la provincia. Al sur de la comuna de Villa Belgrano, en el departamento Alberdi, hay un cruce de la vieja traza de la ruta 38 que los vecinos bautizaron como “Las Moras Asesinas”, debido a la impactante cantidad de colisiones que se producen en ese tramo. También existe un sector de esa carretera llamado “Las embrujadas”.

El experto en temas viales Pedro Katz afirmó que en la provincia no se avanzó como se debería para evitar este tipo de tragedias. Según explicó, el parque automotor creció, pero no se invirtió en carreteras, algo que sí concretaron otras jurisdicciones. Incluso, señaló que, por falta de presupuesto, los caminos adolecen del mantenimiento adecuado. Por eso, propuso abordar la problemática partiendo de la necesidad de fortalecer el transporte público y de invertir en obras viales. Además, postuló como alternativa la recuperación de ramales ferroviarios.

Desde el punto de vista normativo, la Provincia está adherida desde 2016 a la Ley Nacional 27.214, que consagra la educación vial como “un derecho individual y social”, y como “una responsabilidad indelegable del Estado”. Además, la Legislatura de Tucumán sancionó en 2017 una ley que declara la emergencia en “inseguridad vial” –entre otras áreas-, un estado de excepción que se mantendrá al menos hasta el 31 de diciembre de 2021. Es fundamental que, mientras se avanza con la flexibilización de actividades, las autoridades redoblen los esfuerzos para erradicar de una vez por todas la “epidemia” de la inseguridad vial.

Comentarios