Pedirán la absolución para la acusada de matar a sus dos hijos - LA GACETA Tucumán

Pedirán la absolución para la acusada de matar a sus dos hijos

El defensor de Nadia Fucilieri intentará demostrar que era inimputable cuando se registró el doble filicidio en octubre de 2017.

10 Oct 2021 Por Gustavo Rodríguez
2

DÍAS DECISIVOS. Nadia Fucilieri comenzará a ser enjuiciada el jueves por el doble filicidio.

El martes 3 de octubre de 2017, Nadia Giselle Fucilieri se presentó en una farmacia cercana a su casa de Santa Fe al 1.800. Allí  adquirió hojas de bisturíes, guantes de látex y regresó a su hogar. Entre las 22 y las 8 de la mañana, según la acusación del fiscal Diego Alejo López Ávila, primero degolló a su hijo Marcelino de 4 años hasta causarle la muerte. Su otra hija Pía del Rosario (2), que dormía profundamente al igual que su hermanito, fue ultimada por la mujer que le dio la vida. Antes, de acuerdo a la acusación, escribió una carta para su ex marido Aldo Martínez. Entre otras cosas le puso: “hijo de puta, ahora vas a sentir culpa… Vas a pagar por cada gota de sangre derramada por tus hijos… No vas a vivir tranquilo nunca… Ni vos ni tu familia”.

El jueves se iniciará el debate en contra de la joven que desde hace dos años está cumpliendo con el arresto domiciliario. Fucilieri llegará al debate acusada de doble homicidio triplemente agravado por el vínculo, por alevosía y por haber cometido el hecho para genera sufrimiento a su ex pareja.

El padre asumió la querella y su representante legal, Silvia Furque anunció que solicitará que se la condene a perpetua. El defensor, Gustavo Morales, anticipó que solicitará su absolución porque en el momento en el que cometió el hecho era inimputable. La batalla legal promete ser dura.

La historia de este crimen comenzó el 21 de enero de 2017, cuando Martínez dejó a Fucilieri. Ella lo denunció por violencia de género. Se presentó en la fiscalía especializada y logró que un juez le dictara una prohibición de acercamiento, por lo que no podía tener contacto con sus hijos. Martínez presentó una demanda ante el juzgado de Familia que dirige Orlando Stoyanoff para que se le permitiera tener contactos con los pequeños. Pero nunca pudo lograr que le restituyeran sus derechos.

“Demostró a lo largo de meses que se encargaba de sus hijos. Él, además de entregarle dinero a su ex, pagaba el alquiler, el colegio del más grande y la ropa porque ella no trabajaba. Todo eso fue probado”, explicó Furque en una entrevista con LA GACETA. “Pese a que ella permanentemente cambiaba de abogado para entorpecer el desarrollo del expediente, días antes se logró un gran avance para que se estableciera el canal comunicacional entre el padre y los niños. Como no iba a poder seguir negándose a que él viera a los chicos, decidió matarlos”, analizó la profesional.

Conmoción

Han pasado cuatro años del doble crimen de los “angelitos”, como aún los llaman en la zona. En el barrio aún recuerdan lo que ocurrió esa mañana del 3 de octubre, cuando un pariente se presentó en la vivienda, como lo hacía todos los días, para llevar al pequeño al jardín. Como no consiguió que Fucilieri lo atendiera y le pasara el juego de llaves, ingresó y se dio con los dos niños en medio de un charco de sangre y su madre, en estado de shock.

“Ese día fue una locura. Primero llegaron dos patrulleros, después más policías y más policías. Pensábamos que habían sido víctimas de un robo, pero después nos enteramos de que esa chica había matado a esas dos criaturitas. No lo podíamos creer, como tampoco podemos creer que con todo el tiempo que pasó aún no haya sido enjuiciada”, renegó Pilar Rodríguez.

Otra vecina dijo que conocía a la pareja desde que comenzaron a vivir allí. “Él se presentó como ingeniero agrónomo y todos los días salía a trabajar y recién volvía a la tarde. Ese chico era muy cariñoso con sus hijos. Ella, muy retraída, y no se la veía mucho por la calle, mucho menos hablaba con nosotros”, indicó Juana Herrera.

Fernando Pérez agregó: “sabíamos que se habían separado, pero nada más. De vez en cuando se escuchaban algunas discusiones, pero las normales, nada fuera de lo lugar. Al pobre chango lo volvimos a ver el día del crimen de los chicos. Pero desde ya les digo, esa chica estaba perfectamente bien en esos momentos. Lo digo porque en el barrio andan diciendo que se hará la loca para que no la condenen”.

La investigación

López Ávila realizó la investigación del doble crimen. A lo largo de la pesquisa sumó estas pruebas para que sea condenada a la pena más dura que contemplan las leyes argentinas: perpetua:

- El día anterior de que se cometiera el crimen, Fucilieri se dirigió a una farmacia cercana donde adquirió guantes de látex y bisturíes.

- Con la carta que dejó escrita consideró que matando a sus hijos buscaba generarle un daño a su ex pareja por haberla abandonado. Un perito caligráfico confirmó que la misiva había sido escrita por la joven.

- Realizó esas dos acciones antes de que cometiera el doble filicidio, respaldado además por los informes que elaboraron los profesionales, por lo que consideró que Fucilieri tenía discernimiento y capacidad para comprender y dirigir sus actos y acciones.

- Se realizaron pericias de ADN de las muestras y no se encontraron restos genéticos de terceros.

- El padre de los niños declaró que su relación era bastante particular porque ella era muy celosa y posesiva. “Nunca podía salir solo con los chicos; ella tenía que acompañarnos”; o “ella siempre presentaba esa cuestión de que los niños eran suyos o míos” o “cada vez que nos peleábamos ella me bloqueaba el celular para que no pudiera saber cómo estaban”.

- Dos informes realizados por profesionales del Hospicio del Carmen ratificaron que la acusada no presentaba ninguna enfermedad mental y que era consciente de sus actos.

El juicio se iniciará el jueves, si no ocurre ningún inconveniente de último momento. La defensa recusó a varios de los jueces que debían enjuiciarla. Finalmente, el tribunal estará integrado por María Fernanda Bähler, Fabián Fradejas y Luis Morales Lezica. La fiscala de cámara será Marta Jerez.

Fucilieri estudia Letras mientras espera el juicio

En diciembre de 2018, antes de que cumpliera los dos años de que se le dictara la prisión preventiva, Nadia Fucilieri fue beneficiada con el arresto domiciliario, resolución que fue ratificada por el destituido juez Enrique Pedicone en marzo de 2019, luego de que la querella rechazara que se le haya otorgado ese beneficio.
Han pasado más de dos años de ese fallo y la acusada permanece en la casa de los tíos que la cobijaron. “Está tranquila esperando el debate. En todo este tiempo ha recibido tratamiento psicológico y comenzó a estudiar la carrera de Letras en la facultad del parque. Claro que tuvo algunas complicaciones por la pandemia, como cualquier estudiante universitario”, indicó el defensor Gustavo Morales.
El abogado no ocultó cuál será su estrategia. “Vamos a demostrar que ella no era consciente de sus actos el día que sucedió el hecho. Las pericias que realizó el fiscal no fueron realizadas a tiempo. Además, denunciaremos que fue imputada cuando no se encontraba bien”, agregó el profesional.
Morales desmintió que Fucilieri haya incumplido con algunas de las medidas que se le ordenó para que no perdiera el beneficio, ya que en los últimos tiempos, se la observó en reuniones familiares. “Ella estaba en una casa de familia y no hay nada ilegal en ello”, explicó.
Malestar
Por su parte, la querellante Silvia Furque cuestionó la teoría del defensor. “Eso no es así. Una persona que va un día anterior a comprar guantes y bisturí para cometer el hecho y que después deja una carta explicando lo que hizo, es perfectamente consciente. Hay tres pericias que dijeron que estaba perfectamente bien”, explicó.
“Mi representado siguió su vida como pudo. Con un duelo interminable por lo que pasó con sus hijos. Ella sabía lo que generaría y lo dejó escrito en una carta. Continúa trabajando en el campo, esperando que se haga justicia por esos dos angelitos. Esperamos que este juicio se haga de una vez por todas. Es uno de los hechos más aberrantes de los últimos tiempos y ella está esperando en una casa mientras otros no han dejado de sufrir”, concluyó la profesional.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios