Penales que transformane intimidan - LA GACETA Tucumán

Penales que transformane intimidan

26 Sep 2021 Por Ezequiel Fernández Moores
1

reuters

“King Emi”, tituló ayer el portal de un tabloide inglés. Se refería a Emiliano Martínez, arquero de la Selección argentina. “Dibu”, seguro, como siempre, no precisó de atajadas excepcionales y tuvo compañeros más valiosos en el formidable triunfo de Aston Villa 1-0 en Old Trafford, ante el Manchester United de Cristiano Ronaldo. Tampoco tuvo que intervenir inclusive en el penal agónico que benefició al dueño de casa. Fue una mano clara dentro del área que reclamó primero que todos el uruguayo Edinson Cavani. “Dibu” adivinó punta, pero no fue necesario porque el portugués Bruno Fernandes terminó disparando muy arriba del travesaño. Sin embargo, todos los jugadores de Aston Villa celebraron el triunfo abrazando al arquero argentino. Y los hinchas lo festejaron en las redes. Y el tabloide tituló “King Emi”. Rey Emi.

En la semana ya los hinchas de Aston Villa habían criticado al DT Dean Smith porque el miércoles no puso a “Dibu” en la eliminación de la Carabao Cup. El equipo dominó nada menos que al Chelsea campeón de la Champions y fueron necesarios los penales. El suplente Jed Steer, un histórico del club, no pudo hacer nada en la serie y Aston Villa quedó eliminado. “¿Por qué no estuvo Martínez si una de sus principales virtudes es justamente atajar penales?”, se preguntaron cientos de hinchas en los foros. “Dibu” sí estuvo ayer en Old Trafford, rebautizado como “Gold Trafford” por la última campaña de fichajes del club, que incluyó los nombres de “CR7”, Raphael Varanne y Jadon Sancho, entre otros. Y el argentino terminó siendo clave en ese penal final que falló Bruno Fernandes.

Martínez hizo un nuevo show. Ya no ante el ejecutante de cada penal como había hecho contra Colombia en la Copa América, una serie de provocaciones que, seguramente, no podrá repetir porque correría riesgo hasta de ser expulsado. Lo que hizo esta vez fue aún más riesgoso. Una vez sancionado el penal inició una discusión pidiéndole nada menos que a “CR7” que pateara él. El mítico goleador portugués es un notable ejecutor de penales, se sabe. Pero en el United la prioridad es de Bruno Fernandes. El compatriota de “CR7” había fallado sólo uno de 22 penales en el club. Martínez hizo largo su desafío buscando que pateara Cristiano. Metió presión. Bruno Fernandes suele tomar una carrera de pasos cortitos, como hace el “Cali” Izquierdoz en Boca. Curiosamente, no lo hizo esta vez. Y su tiro salió muy por arriba. Pareció afectado por el show del “Dibu”.

El DT noruego del United, Ole Gunnar Solksjaer, se quejó tras el partido y dijo que el árbitro debería haber sancionado a Martínez (no lo citó por su nombre). Como sea, está claro que el “Dibu” se tiene una confianza tremenda. Hasta da la impresión de que casi celebra cuando a su equipo le cobran un penal. Afila el cuchillo. Sabe que juega al límite. Apuesta fuerte consciente de que, en los penales el arquero siempre es el que menos tiene para perder. Si en Brasil celebró con gesto cuestionado y tachado de homofóbico ayer en Old Trafford metió bailecito mirando a la tribuna. Volvió a exponerse a riesgo de sanción. Cuando señaló a “CR7” para que pateara, parecía un boxeador en la previa del pesaje. Como “Ringo” Bonavena contra Muhammad Alí en diciembre de 1970 en el Madison Square Garden. Cuando “Ringo” provocaba al gran Ali diciéndole que era “chicken, chicken”. Gallina era la traducción correcta. Pero “Ringo” le decía a Alí que era un “cagón”. Alí terminó derrumbándolo en la última vuelta.

La última fecha de Copa Argentina nos demostró que todo el gran show previo a una definición por penales puede ser sólo eso, un show. ¿Vieron por ejemplo lo que sucedió en la serie que el Boca de Sebastián Battaglia terminó ganándole a Patronato en Santiago del Estero? Apenas terminó el partido, la tele mostró al atacante uruguayo Sebastián Sosa Sánchez señalándose, diciendo que él tiraría el primer disparo para Patronato. Y el DT Iván Delfino parecía feliz porque se le habían ofrecido seis ejecutantes para cinco disparos. Le sobraba uno y a Boca, en cambio, desnudaba la TV, le faltaba uno. Battaglia mismo se lo dijo al grupo. Pero Sosa falló su primer penal y la serie quedó para Boca. Un par de horas antes, Godoy Cruz eliminó a Racing también por penales. La serie tuvo disparos muy buenos. Hasta que Enzo Copetti falló el quinto de Racing. Godoy Cruz había acertado el suyo. El ejecutante, Ezequiel Bullaude, confesó que él jamás había tenido una definición de penales y que el DT Diego Flores le preguntó si estaba para tirar el quinto: “obvio que dije que sí -contó Bullaude-, pero estaba cagado hasta las patas”. El “Dibu” lo sabe. También puede salirle mal.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios