Aún no se termina la escasez de productos por la pandemia - LA GACETA Tucumán

Aún no se termina la escasez de productos por la pandemia

Repuestos para celulares y bicicletas, insumos informáticos, materiales de construcción y otros artículos que escasean.

25 Sep 2021 Por Lucía Lozano
1

FALTANTES. No se consiguen repuestos para arreglar los celulares.

Susana López ya no encontró más, en el súper al que va siempre, lavandina en sachet. “No se consiguen”, les repiten los repositores. Emanuel Rojas reniega porque hay muchas marcas de bebidas que no puede hallar en ningún local desde el año pasado. Fabián Nader, que tiene un negocio de insumos de informática, ha tenido muchas complicaciones para poder reparar o armar equipos.

Los testimonios de ellos tres son similares a los de muchas otras personas. José Ponssa, que tiene un taller de bicis, cuenta que los reconocidos cambios para rodados desaparecieron del mapa durante meses. Ni hablar de los repuestos y accesorios para celulares, según detalla Javier Rodríguez, que repara teléfonos y tablets. A todo esto se suma, está el aumento de los costos, detallan los consultados para esta nota.

Como la pandemia ha obstaculizado las operaciones de las fábricas y sembrado el caos en el transporte marítimo mundial, muchas economías de todo el mundo se han visto afectadas por la escasez de una amplia gama de productos, desde la electrónica hasta la madera y la ropa.

Pequeños y grandes

La incertidumbre golpea a las pequeñas y a las grandes empresas. Hace pocos días Toyota anunció que reducirá su producción de autos en un 40% debido la a la escasez de semiconductores y al aumento de los precios de los materiales.

La falta de reactivos en muchos laboratorios a nivel mundial también esta dando qué hablar. En el Reino Unido, hace poco, el Servicio Nacional de Salud informó que debía postergar algunas pruebas de sangre debido a que no cuentan con todo el equipo necesario. Un estudio reciente de la Confederación de la Industria Británica reveló la peor escasez de repuestos desde 1977.

A la espera

Hay una incertidumbre real. Prueba de eso es que muchos locales de electrodomésticos siguen con una buena parte de sus estanterías vacías. Si uno va al súper ve lo mismo: hay varias cosas que no han vuelto a las góndolas desde que desató la crisis sanitaria a comienzos de 2020.

Muchas empresas del sector de la construcción también esperan semanas y a veces meses para recibir lo que necesitan. A esta problemática se suma la inflación: subieron los precios de la pintura, la madera, los hierros y las herramientas en general, asegura Miguel Ponce, que trabaja en firma del rubro. En el mismo sentido, hace dos meses, la cámara que agrupa a los ferreteros (Cafara) expresó su preocupación ante la falta de productos tales como alambres, clavos, tornillos y chapas. Según expresaron, la reactivación de la construcción privada, principalmente por refacciones y remodelaciones hogareñas, agudizó la escasez de algunos materiales básicos.

A cuentagotas

“Hay varios productos de informática que desde hace más de un año llegan a cuentagotas. Por ejemplo, las placas madre o procesadores, que son fundamentales para el armado de las PC”, señala Nader.

La explicación que les dan los proveedores es que las aduanas no están liberando normalmente los artículos. “Es por turnos y a veces tienen que aguardar hasta seis meses. Y los productos aumentaron hasta un 200% y más”, explica el técnico.

“La reposición de insumos para celulares es más lenta. Y aveces hay vacíos en la reposición. Y como se lanzaron muchos equipos nuevos, los accesorios y repuestos de los mismos no están llegando a la par del lanzamiento del producto”, explica Javier Rodríguez, quien trabaja reparando equipos. Además, según dijo, los precios fueron arriba del promedio de la inflación general. Casi un 100% aumentaron en este último tiempo, apunta.

La explicación

Un informe publicado por la BBC detalla que aunque parezca imposible hasta en Estados Unidos, uno de los países más ricos del mundo, existe escasez de ciertos productos. La explicación: el atasco en la salida de contenedores desde los principales puertos del mundo está provocando interrupciones intermitentes en las cadenas de suministro.

Otro factor que influye es este: desde hace varios años las empresas adoptaron el sistema llamado “justo a tiempo” para ganar flexibilidad y poder adaptarse más fácilmente a las cambiantes exigencias del mercado, y al mismo tiempo reducir costos.

Según este sistema de producción “justo a tiempo”, los insumos recién son enviados a las plantas de ensamblaje cuando son solicitadas, reduciendo al máximo la necesidad de acopiarlas.

Desde la moda hasta el procesamiento de alimentos y el sector farmacéutico, las firmas mantienen los inventarios al mínimo para abaratar costos. Entonces, ante una situación inédita como fue la pandemia, se quedaron sin la cantidad de productos necesarios para satisfacer la demanda.

La escasez de semiconductores, por ejemplo, ha provocado problemas a los fabricantes de autos, computadoras, laptops, celulares o consolas de videojuegos. “Puede tomar uno hasta dos años antes de que la industria se pueda poner al día con la demanda”, declaró el director ejecutivo de la empresa Intel, Patrick Gelsinger. Lo mismo está pasando con algunos materiales para fabricar ropa, zapatos y comida. La lista es interminable, según la BBC.

Muchos contenedores están varados en algunos puertos y el precio de los fletes se ha disparado. Asimismo, se suma la incertidumbre sobre lo que puede ocurrir en el futuro, más ahora que la variante Delta del coronavirus está propagándose con mayor velocidad. Las interrupciones en el suministro podrían continuar hasta bien entrado 2022, auguran algunos especialistas.

Comentarios