Crimen de Facundo Ferreira: “No todos los policías habríamos reaccionado igual” - LA GACETA Tucumán

Crimen de Facundo Ferreira: “No todos los policías habríamos reaccionado igual”

Un comisario dijo que se trató de una situación de difícil manejo. Se exhibieron videos de seguridad.

24 Sep 2021 Por Santiago Re
1

TESTIGO TÉCNICO. Miguel Ángel Delgado declaró que intuye por las vainas que no sólo la Policía disparó.

“Utilizar las armas es el último recurso, porque es una fuerza letal. El Código Penal dice que podemos recurrir a esto cuando existe un peligro de muerte, cuando hay terceros en riesgo o si estamos ante una inminente agresión desproporcional”, expuso en el juicio del crimen de Facundo Ferreira (12 años), el comisario Claudio Néstor Dadín, quien a fines de 2018 quedó a cargo de la escuela de suboficiales y agentes de la Policía.

Ferreira fue asesinado de un disparo en la nuca el 8 de marzo de 2018 por dos policías del 911 que habían empezado la persecución de unos motociclistas. Nicolás González Montes de Oca (conducía la moto policial) y Mauro Díaz Cáceres (autor del disparo) llegaron a juicio por este crimen, que se registró en la esquina de avenida Avellaneda y pasaje Río de Janeiro, en la zona de El Bajo.

El defensor Macario Santamaría interrogó a Dadín sobre la “desproporcionalidad” que mencionaba. “¿Cómo se gradúa eso en este caso? ¿Usted qué hubiera hecho ante esta situación?”, consultó el profesional. Dadín le contestó que no podría decirle respecto a la situación que vivieron González Montes de Oca y Díaz Cáceres. “Hay que vivir esa situación, analizar el marco de esa situación, pero por sobre todo, no todos los policías reaccionaríamos igual”, fundamentó el comisario, que aclaró que nunca vivió una circunstancia similar. Luego agregó: “yo trataría de repeler la agresión de la forma menos lesiva posible”.

“No hay un parámetro para la desproporcionalidad, son situaciones difíciles, algunos ejemplos serían: tres individuos contra un policía, o bien, dos armas contra una”, sostuvo.

Dadín, consultado por la defensora Aurora Díaz Argañaraz, explicó además que cada agente que queda seleccionado para el ingreso (previo examen psicológico) a la escuela policial cursa entre siete y ocho meses, luego rinde una práctica de tiro de 15 días y, si es apto, comienza ss practicas en la calle, ya como policía graduado. Consultado por el abogado querellante Carlos Garmendia, Dadín aclaró que los policías sólo disponen de pistolas 9 milímetros y no del calibre 22.

Peritos

“Se infiere, por la cantidad de vainas encontradas en el lugar, que la Policía y los menores efectuaron disparos”, indicó el perito Miguel Ángel Delgado. También explicó, con respecto a ciertas dudas en la causa, que un disparo de escopeta a corta distancia puede dejar una única herida (grande) y que si el tiro es a mayor disparo el proyectil se abre, dejando una herida central y otras satelitales. Díaz Argañaraz pidió que se excluya la prueba presentada por el testigo alegando que a su defensa no la consideraron al momento de realizar esa pericia.

El actual responsable del ECIF en Concepción, César Gustavo Agüero, se desempeñaba en la capital cuando ocurrió este caso y su labor fue revisar los videos de seguridad de esa zona. “Una cámara registró a tres motocicletas que vienen a alta velocidad y en contramano por Benjamín Aráoz primera cuadra. Por la velocidad a la que iban, una salta sobre la vía que cruza esa cuadra, hace un jumper. Por detrás de ellos viene una Honda Falcon de la Policía”, explicó el testigo, que aclaró que la calidad de las imágenes es mala. “Hay otra cámara, la de esquina norte, que muestra que una de las motos cuando venía por Juan B. Justo y dobla en Gobernador del Campo. De ese video se hizo una captura, que también es de calidad difusau, lamentablemente”, agregó Agüero.

Tras su declaración, en la sala se expusieron los videos de las cámaras de seguridad que fueron analizados a lo largo del proceso. Quienes seguían el debate vía zoom (el público en general, al menos) no tuvieron acceso a esas imágenes. La grabación quedó congelada unos minutos y luego se restableció cuando comenzaba a declarar otro testigo.

“Una Alicia para acá”

El policía Guillermo Ricardo Escudé trabajaba por entonces en el centro de monitoreo del 911. Actualmente sigue cumpliendo funciones en la Subjefatura de Policía. Durante la investigación del caso Ferreira, Escudé fue el encargado de realizar el informe sobre las comunicaciones radiofónicas que habían efectuado los policías durante el procedimiento.

“Hice el informe del análisis de los audios de dos motoristas que participaron de un operativo que terminó con la muerte de un adolescente. Recuerdo que pedían algo de manera urgente, y hablaban de que había ocurrido un tiroteo. Las voces sonaban nerviosas, propias de alguien que requiere auxilio urgente”, contó. “Recuerdo que informaron ‘tiro en la cabeza’ y ‘una Alicia para acá QRQ’. En el código policial, Alicia es una ambulancia y la sigla significa urgencia. ”

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios