Lo acusaron de un robo y lo habrían buscado para asesinarlo - LA GACETA Tucumán

Lo acusaron de un robo y lo habrían buscado para asesinarlo

Tratan de identificar a tres sospechosos.

23 Sep 2021 Por Gustavo Rodríguez
1

La paz del barrio San Cristóbal estalló en 1.000 pedazos cerca de las 22. A esa hora, al menos seis proyectiles impactaron en el cuerpo de un joven de 20 años que perdió la vida en el acto. Ese fue el final de otro caso de la mal llamada justicia por mano propia que se desencadenó anoche en el sur de la capital. Es la primera muerte por un caso de inseguridad registrado en poco más de tres meses en la provincia. El autor de los disparos, seguirá detenido luego de que se le dictara la prisión preventiva por seis meses y ahora están tras los pasos de sus cómplices.

Transcurridas más de 10 horas del hecho, la tensión no había desaparecido en esa zona en ese sector de la ciudad, especialmente en la zona de Eudoro Aráoz y Güemes. “Sentimos unos gritos y después unos tiros. Cuando salimos, lo encontramos a ese chico tirado. Seguro que estaba muerto. Nos metimos y llamamos a la Policía”, indicó Marcela, una vecina del lugar.

Ese chico tenía nombre y apellido: Víctor Ángel Gómez (20) y también una dura historia de vida. Nació en Leales, pero por la falta de trabajo, terminó en la capital, donde tampoco encontró una salida laboral. “Y bueno, empezó con las malas juntas y empezó a consumir drogas todo el tiempo. Después comenzó a robar para comprar la porquería. Sabíamos que terminaría mal porque ya se había hecho odiar mucho en el barrio”, agregó la mujer.

Personal de Homicidios, al mando de los comisarios Juana Estequiño, Diego Bernachi y Jorge Dib, bajo las órdenes del fiscal Ignacio López Bustos, encontraron los primeros indicios. Los vecinos dijeron que habían visto detenerse a una camioneta blanca con cuatro ocupantes. “La gente que sabía del caso dice que era una familia de carnicero a los que el chico les había robado”, comentó Carlos Barrionuevo. Antes de que lo fueran a buscar, Mauro Exequiel Herrera (23), acompañado por su madre, se presentó ante las autoridades y quedó aprehendido.

La acusación

“Estamos recién empezando con la investigación del caso y quedan muchos temas por investigar”, explicó López Bustos en la audiencia en la que se lo acusó de coautor de homicidio agravado por el uso de arma de fuego.

El representante del Ministerio Público Fiscal explicó que estaban tras los pasos de los otros ocupantes de la camioneta para tratar de determinar quién fue el autor de los disparos o si hubo otras personas las que efectuaron el disparo. “Nos restan hacer numerosas medidas para terminar de esclarecer el hecho”, indicó López Bustos. Hasta el cierre de esta edición, los investigadores trataban de dar con los otros tres jóvenes que se encontraban con el acusado.

Hasta el momento no quedó confirmado cuál fue el móvil del crimen. Sin embargo, todo parecería indicar que se trató de una mortal venganza. Al parecer, según confirmaron fuentes judiciales y policiales, la familia Herrera tiene una carnicería en la zona y el sábado habrían sufrido un robo. Desde ese día, según contó la hermana de la víctima, lo habrían estado buscando para ajusticiarlo por mano propia. Lo encontraron el martes y, al parecer, lo mataron sin piedad. “No entiendo a la gente que se caga la vida de esa manera. Este chico por hacerse el pistolero terminará en la cárcel. Uno puede estar molesto por la inseguridad, pero tampoco es legal que salgan a buscar y matar al delincuente”, explicó Lautaro Díaz.

Pedidos y algo más

“Niego todo de lo que se me está acusando. Es lo único que tengo para decir”, fue lo único que declaró Herrera en la audiencia. El fiscal López Bustos pidió que se le dictara la prisión preventiva por seis meses.

Francisco López Miguel, defensor del acusado solicitó que se le otorgue el arresto domiciliario, puesto que nunca entorpeció el accionar de la Justicia y que él era el único que atendía a su madre que padece una enfermedad terminal. El juez Federico Moeykens aceptó el planteo, y le redujo la orden de detención a tres meses.

Este es el primer crimen en situación de robo registrado desde junio. Pero además es el séptimo caso de la mal llamada justicia por mano propia que se contabiliza en lo que va del año. En 2020 se produjeron 23.

Comentarios