Atención, muchachos: Las várices también son cosa de hombres - LA GACETA Tucumán

Atención, muchachos: Las várices también son cosa de hombres

Peluqueros, dentistas y policías, entre los profesionales afectados. La mirada de un médico local.

18 Sep 2021
1

El jefe del servicio de Cirugía Vascular del Padilla explica cuáles son los factores desencadenantes. GENTILEZA MINISTERIO DE SALUD

Las varices son una de las patologías vasculares más populares. Los antecedentes familiares, los embarazos y el permanecer a menudo de pie durante períodos prolongados de tiempo son importantes factores predisponentes. Aunque la edad por sí sola no es un desencadenante, diversos estudios evidencian una frecuencia creciente en la edad adulta. Además, se sabe que el sexo femenino se comporta como un factor de riesgo, pues aparecen más veces en mujeres. Pero también es cosa de hombres.

Dice el jefe del servicio de Cirugía Vascular del hospital Padilla, el doctor Alejandro Santillán, que las várices pueden definirse como una dilatación localizada y patológica de las venas, particularmente de las venas superficiales. "Aparecen con mayor frecuencia en los miembros inferiores", explica. Las principales causas -prosigue- son constitucionales. No obstante, menciona otros factores que también deben considerarse, como el sobrepeso significativo y los oficios o trabajos en los cuales se permanece muchas horas de pie sin caminar, como peluqueros, dentistas y agentes de policía, entre otros. "Otras causas pueden ser los embarazos, sobre todo cuando hay varios", aclara.

En concreto, indica Santillán, las venas tienen válvulas unidireccionales dentro de ellas, que se abren y cierran para mantener la circulación de la sangre hacia el corazón. Sin embargo, las válvulas o paredes debilitadas o dañadas en las venas pueden hacer que la sangre se acumule e incluso fluya en sentido contrario. Esto se llama reflujo. Las venas pueden crecer y distorsionarse, dando lugar a las várices.  Suelen presentar síntomas, como hinchazón de los tobillos, dolor, cansancio o calambre, calor y picazón en las zonas comprometidas, describe.

Con respecto a los tratamientos disponibles, en la web del Ministerio de Salud de Tucumán el facultativo especifica que a las várices grandes se las ve como elevadas sobre la piel y pueden estar asociadas a algún tipo de insuficiencia venosa. Para eso, el diagnóstico se consigue mediante un ecodoppler. Puede requerir cirugía. En otros casos, cuando no hay una implicancia importante pero sí várices, los tratamientos pueden ser con inyecciones esclerosantes; esto sirve para tratar las várices más chiquitas, las llamadas arañitas.

Con respecto a qué sucede con esta enfermedad en épocas de calor, el médico sostiene que aumentan significativamente los síntomas, ya que el calor produce que las venas se dilaten. Las consecuencias de no tratar esta problemática pueden ser importantes para la salud del paciente, pues pueden ocurrir complicaciones en la zona de los tobillos. Finalmente, recomienda prevenir su aparición con actividad física adecuada y con una alimentación saludable.

Comentarios