Con los cambios en el Gabinete, Cristina gana la pulseada de poder contra Alberto - LA GACETA Tucumán

Con los cambios en el Gabinete, Cristina gana la pulseada de poder contra Alberto

La llegada de Manzur a la Casa Rosada es sólo una de las pautas de la Vicepresidenta que se harán realidad.

18 Sep 2021 Por Álvaro José Aurane
8

GRAN GANADORA. El Ejecutivo nacional se puebla de “leales” a Cristina. Twitter @CFKArgentina

“En la Casa de Gobierno esperan la ‘decisión’ del Presidente”, expresaba el título del mediodía de ayer de LA GACETA.com. La determinación de Alberto Fernández llegó al casi a la medianoche. Juan Manzur dejará el lunes su despacho de Casa de Gobierno para asumir, a partir del lunes, como jefe de Gabinete de Ministros de la Nación.

La llegada del gobernador de Tucumán al centro de la escena del poder político nacional fue postulada nada menos que por la vicepresidenta de la Nación. Y por escrito. El jueves, Cristina Fernández de Kirchner publicó una carta en la que reveló que, apenas conocida la derrota en las PASO del domingo, había propuesto a su ex ministro de Salud entre 2009 y 2015 como el líder de los ministros.

Que se cumpliera con esta pauta es sólo uno de los elementos que confirman que en la breve pulseada de poder que se dio entre el Presidente y la v icepresidenta, ella se alzó con la victoria. Y de manera contundente.

La misiva de la dos veces Presidenta de la Nación (2007-2011 y 2011-2015) fue una respuesta tajante a un par de declaraciones de su compañero de fórmula. “La gestión de gobierno seguirá desarrollándose del modo que yo estime conveniente. Para eso fui elegido”, había tuiteado Alberto durante la mañana. “Cristina me conoce, sabe que por las buenas a mí me sacan cualquier cosa. Con presiones, no me van a obligar”, declaraba luego a la prensa.

La presidenta del Senado, por la tarde, le recordó que ella fue quien lo postuló a Presidente en 2019 y le pidió que “honre esa decisión” al igual que la voluntad del pueblo en las urnas, que exigía cambios tras una derrota por más de 2 millones de votos.

Anoche quedó claro que Cristina, por las malas, le sacó todo al Presidente de la Nación.

La llegada de Manzur implica, lisa y llanamente, la eyección de Santiago Cafiero de la poderosa Jefatura de Gabinete. Alberto decidió mantenerlo dentro del Gobierno y lo hará Ministro de Relaciones Exteriores y Culto, para lo cual debió sacrificar a otro “albertista” de la primera hora: el ex gobernador de Buenos Aires Felipe Sola, quien en principio será embajador en México.

A media tarde ya había renunciado de manera indeclinable el vocero del Presidente, Juan Pablo Biondi. Cristina lo había defenestrado en su escrito de mediados de semana, al referirse a él, primero, como un “raro caso”, porque pese al cargo que desempeñaba era un funcionario al que “no se le conoce la voz”. Luego, disparó la acusación. “No voy a seguir tolerando las operaciones de prensa que desde el propio entorno presidencial, a través de su vocero, se hacen sobre mí y sobre nuestro espacio político”.

Biondi, en su dimisión, manifiesta: “me ofenden y lamento las malas interpretaciones que hiciera sobre mí la señora vicepresidental de la Nación”. Concluye su última nota en la Casa Rosada con un sarcasmo. Se despide de Alberto con un “Sinceramente”. La carta de Cristina se tituló: “Como siempre... Sinceramente”.

Para mayores triunfos, Eduardo “Wado” de Pedro seguirá en funciones. Él fue el primero de los funcionarios de primera línea en renunciar el miércoles tan políticamente fatídico para el mandatario nacional. Detrás de sí, otros 11 kirchneristas ubicados en carteras clave también pusieron a disposición de Alberto su salida del Gobierno, desatando una verdadera crisis de Gabinete. “Wado”, sin embargo, continúa como ministro del Interior.

En cambio, Sabina Frederic, quien jamás amagó, siquiera, con renunciar, se va del Gobierno. El Ministerio de Seguridad será ocupado desde la semana que viene por el ex jefe de Gabinete de Cristina, Aníbal Fernández.

También culmina la gestión como ministro de Educación de Nicolás Trotta, uno de los funcionarios que acompañó a sol y a sombra durante la campaña electoral y que el jueves, cuando estalló la crisis de Gabinete, se encontraba justamente en Tucumán, haciendo anuncios junto con Manzur. En su lugar asumirá Jaime “Jimmy” Perczyk, el actual secretario de Políticas Universitarias y ex rector de la Universidad Nacional de Hurlingham, una de las últimas casas de altos estudios que el kirchnerismo creó en el conurbano bonaerense.

Otro de los “albertistas” que ve llegar el final de su carrera como ministro nacional es Luis Basterra, quien ocupaba la cartera de Agricultura, Ganadería y Pesca. Lo reemplazará Julián Domínguez, quien se hizo cargo de esa cartera en la segunda mitad del primer gobierno de Cristina (2009-2011), justo después del conflicto con el campo por las frustradas retenciones móviles a la exportación de granos que intentó imponer la Casa Rosada. En 2011 fue electo diputado nacional y durante todo el segundo mandato de Cristina presidió la Cámaba Baja de la Nación.

Salvarezza: la excepción que confirma la regla

El ministro de Ciencia y Tecnología Roberto Salvarezza es uno de los “leales” a Cristina Fernández de Kirchner que el miércoles presentó su renuncia y es, hasta ahora, el único a quien se la aceptaron. En su lugar asumirá Daniel Filmus, quien fuera ministro de Educación, Ciencia y Tecnología durante la presidencia de Néstor Kirchner (2003-2007). Luego fue senador porteño por el kirchnerismo.

Manzur, a jefatura de gabinete

El gobernador es amigo personal de Alberto Fernández y su nombre fue lanzado por la vicepresidenta Cristina Fernández. Así que llega con doble aval. No menos cierto es que desplaza a Santiago Cafiero, lo cual es una derrota para el Presidente.

Aníbal fernández, a Seguridad

Aníbal Fernández fue ministro del Interior de Néstor Kirchner y jefe de Gabinete de Cristina. Ahora, salta de interventor de los yacimientos de Río Turbio a ministro de Seguridad. Viejo conocido del Presidente, desplaza a la “albertista” Sabina Frederic.

Domínguez, otra vez a Agricultura

El regreso de Julián Domínguez al Ministerio de Agricultura, que ya ocupó durante la primera presidencia de Fernández de Kirchner, es el desembarco de un kirchnerista que reemplaza al “albertista” Luis Basterra, quien ni siquiera había renunciado.

“Jimmy” Perczyk, a Educación

El ascenso de Jaime Perczyk es, a la vez, otra derrota para el Presidente de la Nación. El secretario de Políticas Universitarias se desempeñará en adelante como ministro de Educación, cargo que ocupaba un “albertista” de la primera hora: Nicolás Trotta.

Filmus, a Ciencia y Tecnología

El retorno de Daniel Filmus es un enroque: se va el “cristinista” Roberto Salvarezza, uno de los “renunciantes” del miércoles, y en su lugar asume un referente del primer kirchnerismo: Daniel Filmus fue ministro de Néstor.

Cafiero, a Relaciones Exteriores

La salida de Santiago Cafiero de la Jefatura de Gabinete es una doble pérdida para el Presidente. El funcionario es uno de los hombres de su más estrecha confianza. Para conservarlo en el Gobierno, lo hace canciller, lo que lo obliga a sacrificar a Felipe Solá.

Comentarios