Neosurrealismo en las calles de El Bajo - LA GACETA Tucumán

Neosurrealismo en las calles de El Bajo

MAE abre una muestra al aire libre en su Centro de Arte, que durará solo el día de hoy. La búsqueda expresiva y la liberación revolucionaria.

14 Sep 2021 Por Fabio Ladetto
2

COLOR Y VITALIDAD. Las obras de MAE se vinculan con el estilo neosurrealista, donde vuelca sus sueños.

Considera a su barrio como un testigo en el tiempo de la historia y de la cultura de Tucumán, un polo cultural por décadas de la música, del cine y que ahora quiere ampliar al arte. Por este motivo, Marcelo Elías (conocido artísticamente como MAE) inaugurará a las 11 “Bajo el sol”, una muestra a cielo abierto que tendrá como eje el Centro de Arte que tiene en pasaje Sargento Gómez 70, en el corazón de El Bajo. Serán 250 metros de una galería callejera, con acceso libre y gratuito.

La exposición será efímera: solo estará habilitada hoy por cuestiones de seguridad, pero con el propósito de lograr un impacto social que quede firme y posibilite nuevas actividades similares a futuro, junto con la reactivación de la zona en sentido artístico. “Busco la interacción con la gente; considero a El Bajo como un espacio natural de la cultura que está perdido y se debe recuperar en el futuro. Esto será un llamado de atención, aunque no de protesta”, afirma.

“La cultura debe ser dirigida por artistas y el arte debe llegar a todos para contribuir al desarrollo de los seres humanos. La próxima semana haré una convocatoria abierta para que pensemos en conjunto cómo generar una nueva cultura en la provincia”, anuncia entre sus cuadros de corte neosurrealista, donde se respiran colores vivos, energía y agitación.

MAE viene de la publicidad y el cine y se volcó a la plástica hace poco más de una década. “Aprendí dibujo con Leonardo Iramain y cine con Eduardo Sahar. Tuve un llamado interior para pintar, comencé con lo figurativo y luego me involucré en lo abstracto, dentro del neosurrealismo, como una forma de expresar mis sueños. Soy un testigo del tiempo”, define. Otra forma de expresión artística que desarrollar es la música, ya que tiene una banda de rock e incursiona en el género electrónico.

EL CREADOR. Marcelo Elías nació en El Bajo, barrio que reivindica.

Su trabajo pictórico es valorado: de las 390 obras que realizó, le queda medio centenar en su casa, donó una decena y vendió el resto; de las que tiene, expondrá hoy unos 35 cuadros y dejará reservados otros 15 para montar en el Ente Cultural de la Provincia en una muestra que se inaugurará el viernes.

“Mi obra no es un instrumento para comercializar. Cuando vendo para afuera, el precio está acorde a la realidad del país adonde irá el cuadro; en Buenos Aires es otro monto; y acá, otro distinta más. No se trata de hacer una industria de mi arte, pinto por vocación y por un llamado interior. No quiero que sea algo selectivo sino que llegue a todo el mundo, porque el arte debe ser transgresor y llamar la atención de alguna forma. Mi propósito es llevar vida y esperanza”, afirma.

El artista reconoce que es más conocido fuera que adentro de Tucumán: “recién ahora me abrieron las puertas, pero ya tengo más de 50 muestras en otras provincias; expongo en dos lugares de Buenos Aires en simultáneo ahora: en forma permanente en el Teatro Colón y además en el Centro de Diplomacia en la Recoleta. Aparte, hay cuadros míos en el Teatro de la Paz y en el Garden Plaza”.

Un siglo después

El surrealismo nació con la proclama que escribió André Breton en 1924, como expresión artística del subconsciente en la pintura y la escritura. “Propone trabajar revolucionariamente con lo inconsciente e irracional para transformar la vida, la sociedad, el arte y el hombre. Actualmente, según mi punto de vista, el movimiento está disperso y falta juntarse entre quienes lo vivimos; está arraigado con lo abstracto, con una nueva forma de interpretar las imágenes que se sueñan, con un estilo y unas técnicas propias. Hoy, con las redes sociales, podemos mostrar lo que hacemos desde nuestras casas sin depender de nadie, ni del Estado que nos margina, nos condiciona y nos encuadra con su burocracia”, destaca.

Elías no concibe el arte “sin la entrega total, sin la idea de saber hacia dónde vas”. “No busco formas perfectas ni terminaciones bellas, sino mi liberación. Rompo lo simétrico, no hay perspectivas ni sombras sino una conjunción de planos. Dentro de una misma obra hay muchas otras más chiquitas. No pretendo la aceptación de los críticos”, agrega.

Para el cierre, reflexiona: “el arte es un derecho de todos, se debe poder contemplar sin límites, debe estar en la calle”.

Comentarios