Con sus ilustraciones de hadas, una tucumana entró a "las grandes ligas" de EE.UU. - LA GACETA Tucumán

Con sus ilustraciones de hadas, una tucumana entró a "las grandes ligas" de EE.UU.

Marina García Navarro trabajó junto al escritor norteamericano Scott Sanders en una obra de literatura infantil. En plena pandemia, todo el trabajo lo hizo vía online.

23 Ago 2021 Por Miguel Velardez

El escritor Scott Sanders, quien vive en Los Ángeles (EEUU), tenía un proyecto para publicar una serie de libros para niños. En plena pandemia de covid-19 empezó a buscar a la persona que se encargaría de las ilustraciones. Su objetivo era hallar a alguien capaz de dibujar hadas y duendes con un estilo muy particular. Desde la editorial le pasaron una lista de posibles candidatos. 

Mientras tanto, la tucumana Marina García Navarro, una experta en Maquetación para cine, subía a sus redes sociales algunos de sus dibujos sobre duendes y hadas. "La ilustración fue como un hobby para mí y también como una herramienta para hacer los planos de maquetería", explica.

El escritor Scott Sanders, autor del libro.

Desde Los Ángeles, Marina recibió un mensaje en el que le explicaron que el autor del libro Scott Sanders quería sus dibujos en esa obra literaria. En ese momento se abrió una puerta para "jugar en las grandes ligas".

El aislamiento obligatorio hizo que todo el trabajo y la comunicación entre Sanders y García Navarro fuera online. Hasta ahora nunca se encontraron cara a cara, aunque está pendiente un viaje de la ilustradora tucumana a Los Ángeles una vez que se normalicen los ingresos a Estados Unidos.

La joven tucumana vivió en Los Ángeles en 2018 por razones de trabajo vinculadas a la cinematografía. Esta es la primera vez que incursiona en la ilustración. "La movida electoral no la conocía y siempre fue complicado entrar en el mercado, pero el timpo quiso que todo se diera de esta manera -dice en referencia a la propuesta editorial que le llegó desde Estados Unidos-; fue un aprendizaje con algo grande y me gustó -remarca-; para ellos todo es más rápido, más profesional, los tiempos de trabajo son diferentes", agrega.

Por la redes sociales

El libro "A Pixie Day" (Un día de Duendecilla) es el primer libro de cuentos de la serie "The Adventures of Georgiana" (Las aventuras de Georgiana). La obra trata sobre una curiosa duendecilla apodada "Georgie" y sus aventuras mientras descubre la magia dentro de ella. 

Marina García Navarro, ilustradora.

"Gracias a las redes sociales -dice Marina García Navarro-, descubrió mi trabajo y sintió que era la ilustradora ideal para ésta historia, no sólo por mi estilo, soy una apasionada de las hadas, sino también porque el personaje principal está inspirado en su hija Emily Sariah Sanders, quien falleció cuando era muy chiquita, así que realmente es una serie de libros muy especial", detalla.

La obra cuenta con un elenco de encantadores personajes que la ayudarán en el camino, Georgiana se embarca en un viaje para descubrir su destino y los dones encantados que se encuentran en su interior. En su mundo, todo está a punto de cambiar.

"Para mi fue un honor que me haya contactado, porque es una historia casi personal de Sanders", admite.

El libro está en venta en inglés y ya salió también la traducción al español, mientras se prepara la versión en idioma ruso. En estos momentos, la ilustradora tucumana comenzó a trabajar en el segundo libro de la serie. 

Una artista realizó el set de muñecas

"Armo los bocetos, los envío y sí él (por Sanders) da su aprobación, avanzamos. Hay partes del texto que él las adaptó a mis dibujos; eso es gratificante porque es un autor bastante flexible -remarca-; esperamos que el segundo libro salga a principios de 2022", anuncia.

Energía y valores

En Rusia, Nataly Barybina, una artista fabricante de muñecas, realizó el set de muñecas "Matrioshkas" con los personajes del libro y también del escritor y de la ilustradora tucumana. La obra es una historia que irradia mucha energía, cargada de valores, amabilidad, inocencia, respeto por los animales, amor y esperanza. 

"Éste primer tomo, es para niños de tres a siete años -explica Marina García Navarro-. La idea también es que el lector vaya creciendo junto con el personaje. La historia comienza con Georgiana de siete años y termina cuando es mayor", anticipa.

Comentarios