Se necesitan dirigentes ante el cambio climático

14 Ago 2021

Temperaturas bajo cero en Brasil y olas de calor de 49° en el norte de Estados Unidos y en Canadá. También hubo inundaciones en zonas históricamente secas de Alemania y Bélgica. En Argentina, el río Paraná registra su nivel más bajo desde que se lleva la cuenta (hace más de un siglo).

El Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) publicó este lunes su último informe (la primera de tres partes) y el pronóstico es bastante dramático. Advierten que si no se toman medidas drásticas y urgentes la vida de nuestro planeta cambiará abruptamente y de forma irreversible.

El objetivo de este grupo es plantear posibles escenarios futuros respecto de los efectos físicos que ya provoca y provocará el cambio climático en nuestro planeta. Y coincidieron en que todas las predicciones son alarmantes.

“El informe del IPCC es un código rojo para la humanidad”, afirmó António Guterres, secretario general de la ONU.

Desde que el ex vicepresidente estadounidense Al Gore pateó el tablero en 2006 con su famoso documental “Una verdad incómoda”, se ha emitido más dióxido de carbono a la atmósfera que en todo el tiempo anterior desde la aparición del Homo Sapiens, hace unos trescientos mil años.

En 2006 Al Gore advertía que había cambios que ya eran irreversibles, pero en los 15 años siguientes arrojamos más CO2 al aire que en toda la historia del hombre.

En Tucumán, entre el invierno y el otoño de 2020 no llovió durante cinco meses. El pronóstico para este año es que la sequía continuará. Los incendios forestales de octubre pasado en el cerro San Javier fueron producto de estas alteraciones.

De los pronósticos que más alarmaron del informe del IPCC es que la temperatura de la Tierra se incrementará 1,5° en las próximas dos décadas.

“En el caso puntual de nuestra provincia, algunas proyecciones sostienen que la temperatura media anual puede estar incluso por encima de esos 1,5 grados centígrados previstos por el IPCC. Se cree que alcanzaría hasta 2 grados centígrados en los próximos 20 años”, explicó a LA GACETA Darío Ovejero, licenciado en geografía y profesor de la cátedra de climatología de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNT.

“Las alarmas son ensordecedoras y la evidencia es irrefutable: las emisiones de gases de efecto invernadero por la quema de combustibles fósiles y la deforestación están asfixiando nuestro planeta y poniendo a miles de millones de personas en riesgo inmediato. El calentamiento global está afectando a todas las regiones de la Tierra, y muchos de los cambios son irreversibles”, remarcó el titular de la ONU.

Lo que podemos hacer, al menos, es ralentizar estas modificaciones permanentes, según Guterres.

El director del Laboratorio Climatológico Sudamericano, Juan Minetti, comentó que los modelos de previsiones han descubierto que en Tucumán se está produciendo un salto hacia una sequía intensa. Se trata de un período con escasas precipitaciones y que podría prolongarse entre 50 y 70 años, como ya ha sucedido en otras oportunidades.

En la misma línea, la doctora en geografía y profesora de la cátedra de climatología de la UNT, Marylin Leiva, planteó un escenario de megasequías. “El anterior período seco empezó en el año 2003 y se extendió hasta 2014. La tendencia se revirtió debido al fenómeno de El Niño. Pero nos aproximamos nuevamente hacia una sequía. Y aún mayor. El cambio climático ha acentuado los eventos extremos”, expresó.

Todos somos responsables, cada vez que usamos un aerosol o encendemos un vehículo. Pero está en los gobernantes y en el sector productivo la mayor responsabilidad.

Vamos a necesitar que los políticos tomen nota del porvenir que nos espera y que puedan estar a la altura de un escenario sombrío.

Comentarios