“Consultamos a personas ciegas, la impresión fue buena” - LA GACETA Tucumán

“Consultamos a personas ciegas, la impresión fue buena”

El piso fue colocado de forma minuciosa y manual en base a normativas internacionales.

02 Ago 2021
1

PLAZA INDEPENDENCIA. Una vista del casco histórico de la capital provincial. LA GACETA

La arquitecta Josefina Ocampo, experta en accesibilidad fue reponsable de la instalación de la senda podotáctil y explica los citerios que se utilizaron en la plaza.

- ¿Consideraron que la similitud en los pisos podía ser una dificultad para las personas ciegas?

“Se eligió este piso por su resistencia. Es verdad que es un piso rugoso, pero lo probamos, si uno se venda los ojos y lo toca percibe las diferencias. Puede haber desnivel porque al ser piedras naturales no son iguales. La colocación fue minuciosa. No fue solo cambiar el piso, fue una obra de infraestructura muy importante. Lo que se ve desde afuera y lo que dice el ciudadano es: dos años para cambiar un piso’, pero no fueron dos años, sino uno y medio y fue mucho más que eso”.

- ¿Por qué la fuente no cuenta con su sendero podotáctil?

“Es verdad que no hay ningún camino para llegar hasta ahí, optamos por uno de los monumentos (la estatua). Como es un espacio de gran afluencia, elegimos las circulaciones principales. Además, si uno camina por 24 de Septiembre, la fuente está próxima a uno de los recorridos podotáctiles, el más cercano sí te conduce de alguna manera.

- ¿Por qué hay tapas de registro sobre las bandas?

“Los entes que regulan las tapas de registro son EDET, Gasnor, SAT, etc. Son ellos los responsables de las mismas, nosotros no podemos cambiarlas. Las tapas están colocadas ahí porque la opción era jerarquizar la circulación. Por la medida que tienen, no se pierde el recorrido podotáctil, sí pueden causar una pausa o lentitud al atravesarlas, pero no se pierde”.

- Las instalaciones eran viejas, pero el piso es nuevo, ¿por qué lo colocaron donde están las tapas?

“Cuando decidí donde colocarlo hicimos una consignación con todos los equipos (eléctrico, gas, etc.). Entonces, puede haber una coincidencia y puede el piso atravesar esas tapas. No hay tapas cada 15 metros. Sí puede haber alguna que atraviese, pero son las menos”.

- ¿Qué métodos de control de calidad utilizaron?

“El piso podotáctil se coloca en base a normas que califican calidad, las IRAM. También, me guié de el decreto reglamentario 914/97 de la ley 24.314. También la municipalidad contó con inspectores que controlaron que se ejecute de acuerdo al plano y al pliego de licitación. Así se cotejó lo que la empresa hacía”.

- ¿Consultaron a personas con discapacidad visual?

“Consultamos a dos personas ciegas, una persona en silla de ruedas, dos adultos mayores y a un chico de baja talla. Una vez que se colocó el piso, invité a dos amigos ciegos: un profesor de inglés y a una amiga que es locutora, juntos la recorrimos. La impresión de ellos fue buena, aceptable, me dijeron: ‘sí, está bien’. Aparte, como era la primera vez que iban a la plaza nueva, yo fui relatando las nuevas intervenciones. Caminamos por el perímetro y las diagonales. La experiencia fue buena”.

- ¿Sus opiniones fueron vinculantes en la obra?

“No. Lo hice porque a mi área le servía para hacer distintas evaluaciones. No es lo mismo diseñar una plazoleta que una plaza cívica. Como es un espacio público no hay un usuario específico, por eso se tomamos el concepto de diversidad humana”.

Comentarios