Peronizar la campaña y ganar el territorio - LA GACETA Tucumán

Peronizar la campaña y ganar el territorio

01 Ago 2021 Por Gabriela Baigorrí

Las dos facciones peronistas del oficialismo provincial ya están metidas en la campaña para las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). El quiebre generó un escenario inédito para la instancia clasificatoria que, en el caso del Frente de Todos, se jugará a todo o nada. Los entornos del gobernador Juan Manzur y del vicegobernador Osvaldo Jaldo dan cuenta de que ellos están a la cabeza de la contienda y que a esta altura la confrontación se ha vuelto personal. En los dos espacios advierten que los resultados serán clave para las batallas por la sucesión en la Casa de Gobierno y por el Partido Justicialista (PJ), ambas en 2023.

Jaldismo y manzurismo planifican sus próximos movimientos y, según trascendió, tendrán estrategias similares. Asesores y dirigentes trabajarán en los próximos días para peronizar al máximo los discursos y en el despliegue en el territorio. En cuanto a lo primero, intentarán demostrar cuán justicialista es cada armado y para eso revisarán con lupa la estirpe de todos los participantes. Respecto de lo segundo, se intensificará el “robo” y la fidelización de nombres en las ciudades y pueblos.

En paralelo, cruzan acusaciones de reparto de subsidios para captar adeptos. Unos dicen que los del manzurismo serían de $5.000, los asignaría la Secretaría General de la Gobernación y que por ello se habría notado un aumento de la demanda de cartas de pobreza en las comisarías. Los otros, sostienen que los del jaldismo serían subsidios personales y contratos de la Legislatura que variarían de monto. Sobre estas acusaciones, desde estos espacios respondieron que se trata de ayudas habituales y que no tienen que ver con la contienda.

Cerca de plaza Independencia

En el manzurismo están convencidos de que ganarán. Se plantea este año electoral en dos etapas o, mejor dicho, con dos objetivos: vencer a Jaldo en septiembre y reagrupar la tropa y luego, ganarle a Juntos por el Cambio en las generales de octubre. En la Casa de Gobierno consideran que en este momento el Presidente de la Cámara es el principal opositor. En ese contexto, el hecho de que el legislador Armando Cortalezzi se haya mudado a las huestes del gobernador fue celebrado como un golpe clave al adversario: en el entorno de Manzur creen que dejaron a Jaldo sin su representante de la Capital con más votos. Además, consideran que lograron emparejar los números en la Cámara, porque este pase al bloque Lealtad Peronista se suma al anterior, el del otro “Cacho” (Carlos Gómez).

Cuentan que Manzur estaría exultante y que habría otros tres parlamentarios que estarían en conversaciones para seguir a Cortalezzi. De hecho, los cercanos al mandatario provincial dicen que recibió algunos llamados de parlamentarios jaldistas durante las primeras horas de ayer. Los manzuristas están dispuestos a dejar atrás las críticas de Cortalezzi a la gestión y la foto para sellar el acuerdo se tomaría mañana mismo tras una reunión cerca del Parque 9 de Julio.

El jueves a la noche, el gobernador fue anfitrión en su casa de un grupo de dirigentes de confianza. Pero no habría estado solo: habrían participado consultores, entre ellos el reconocido Adrián Kochen. En el encuentro, amenizado con una cena en la que comieron empanadas y pescado, se trazaron algunas estrategias comunicacionales y de territorio para la campaña. Acordaron que, aunque no contestarán con agresiones, no dejarán pasar críticas. Además, ajustarán los discursos para resaltar las ideas y conceptos del movimiento justicialista. No quieren que Jaldo capitalice los argumentos peronistas.

Cerca de plaza Urquiza

En el jaldismo también están convencidos de que ganarán. En el entorno del vicegobernador se entusiasman con que este recién es el comienzo de una larga campaña que terminará en 2023 y que los depositará en la Casa de Gobierno. La agenda de Jaldo está repleta de actos y de acciones en el territorio. Los dirigentes también están cumpliendo con recorridas barrio por barrio para atraer a aquellos militantes que integraron acoples y que están “desencantados” del oficialismo. Se trata de quienes integran las llamadas segundas y terceras líneas en las comunas y municipios y que no son conocidos, pero que tienen sus votantes.

En los próximos días comenzarán a conocerse las acciones publicitarias de la lista, que tendrá a Jaldo como figura central y a los postulantes.

El eje excluyente de la campaña, adelantaron, será la reelección. De hecho, Jaldo viene anticipando esto en sus declaraciones públicas. En los estudios televisivos de La Gaceta, el precandidato a diputado mencionó por primera vez que Manzur le habría preguntado explícitamente por la posibilidad de modificar la Carta Magna para habilitar eventualmente la reelección.

También participarán de los afiches y spots aquellos políticos que consideran que serán clave en las urnas como los intendentes del Este (Aldo Salomón y Darío Monteros). La idea es subrayar la importancia de la dirigencia de base para el peronismo: buscan contrastar en este aspecto los lugares que Jaldo y que Manzur le dieron históricamente.Creen que el vicegobernador siempre estuvo atento a los referentes y que Manzur, no.

En el jaldismo, la salida de Cortalezzi sí se sintió como un golpe, pero no sorprendió. Los hombres y mujeres de confianza de Jaldo tienen una lista no escrita con algunos nombres de quienes consideran como “aliados poco confiables”. Inclusive, venían comentando que desde el cierre de listas que Cortalezzi se habría mostrado menos involucrado con el grupo. Apuestan a que esta situación sea más “efectista” que “efectiva” y saben que el fuerte del espacio no está en Capital sino en el interior. Prometen que los pases no serán sólo en dirección a la Casa de Gobierno y adelantan algunas réplicas.

El peronismo ya está con la cabeza en la campaña y anticipa que será como la de una contienda provincial.

Comentarios