Tributo de Nostradamus a Sergio Clúa - LA GACETA Tucumán

Tributo de Nostradamus a Sergio Clúa

El trío tucumano se presentará en el Centro Cultural Virla. Alquimia de sonidos e ideas.

24 Jul 2021
1

SWING E IMPROVISACIÓN. Nostradamus Trío cumple cinco años.

En mayo falleció sorpresivamente Sergio Clúa, uno de los referentes del jazz en la provincia. Su partida física potenció los sentimientos de gratitud y afecto de quienes lo conocieron y esta noche (como en recitales anteriores de distintas formaciones) Nostradamus Trío le rendirá tributo desde el escenario del Centro Cultural Virla (25 de Mayo 265), que tantas veces él ocupó.

El show será desde las 20, con entrada libre y gratuita y dentro del Julio Cultural Universitario. Se solicita el aporte de leche larga vida o en polvo para el programa Universidad Solidaria.

“El Virla era parte de su casa, así como la Radio Universidad que dirigió tanto tiempo, en el tercer piso del mismo edificio -lo evoca el pianista Alberto Pulpo Ramos-. Es importante homenajear a quien fue un gran impulsor nuestro y de toda la movida del jazz local; nos abrió las puertas permanentemente para participar de su programa de televisión y tuve la dicha de compartir escenario con Clúa un par de veces la Stars Big Band”.

“Los tres formamos parte de algún proyecto o concierto con Sergio; yo fui parte de Contravientos, un grupo de tango, jazz y folclore, para el que encargó muy buenos arreglos. Para este concierto incluiremos algunos de los standards que hicimos en su ciclo de televisión en CCC y que, nos dijo, le habían gustado. Será nuestra muy humilde manera de recordar a ese gran entusiasta del jazz, que supo integrar grupos que hicieron historia en la provincia y que, con enorme generosidad, siempre estuvo dispuesto a difundir, desde su labor como hombre de los medios”, remarca Francisco Pancho González, responsable del contrabajo.

En Nostradamus conviven el swing con la improvisación libre. Así, aparte de las referencias de la formación clásica de piano, contrabajo y batería (tomando como explícitas referencias desde Bill Evans hasta Robert Gasper, pasando por Keith Jarrett y Chick Corea, entre otros), surgen otras personales, que fueron recolectando los artistas tucumanos a lo largo su aprendizaje. “Combinadas, configuran la búsqueda de nuestro propio sonido. Pretendemos que el público pueda disfrutar tanto de las melodías que recrearemos como del juego siempre novedoso, libre y a la vez exigente, con sus claras reglas, que propone la improvisación, que es la esencia del jazz”, agrega González.

Por eso no debe sorprender que el repertorio esté integrado por “temas que se fueron decantando a lo largo de ensayos y conciertos, partiendo de una lista de composiciones surgidas de los discos que nos marcaron como músicos”, anticipa el tercer miembro, Juan José Quinteros (batería).

La banda está cumpliendo este mes cinco años de existencia, desde el debut en el Club Alemán. Hasta pocos días antes de subir al escenario esa primera vez, eran anónimos. “Para esa fecha no podíamos postergar más la elección de un nombre para el proyecto que ya empezaba a rodar. Sabíamos que queríamos llamarnos distinto del apellido de alguno de los integrantes y buscábamos una palabra que tuviera una cuota de mística, que no necesitara de un artículo, que funcionara en muchos idiomas y que nos sonara bien. Parecía una misión difícil, pero cuando surgió la propuesta de Nostradamus, el consenso fue inmediato”, recuerda Quinteros.

La idea que les permitió decantar la elección fue que “Nostradamus no solo fue un profeta que se intenta interpretar aún en nuestros días sino también un incansable alquimista; sin dudas, algo de esto hay cuando nos juntamos a hacer música, que es una alquimia de sonidos e ideas para la creación de algo nuevo. Nosotros queremos ser el Nostradamus de los buenos presagios musicales” añade el baterista.

Comentarios