Una historia triste, de inmigración y miseria - LA GACETA Tucumán

Una historia triste, de inmigración y miseria

18 Jul 2021

MISCELÁNEA

EL PETISO OREJUDO

MARÍA MORENO

(Tusquets – Buenos Aires)

María Moreno es una escritora, periodista y crítica cultural argentina que sorprende con cada proyecto escriturario que realiza. Sus textos se apropian de elementos de otros géneros y su escritura deviene un híbrido que enlaza de la crónica al testimonio, a elementos biográficos, autobiográficos que se desvían de su eje, generando procesos en los que la ficción se adecua a diferentes universos discursivos.

El petiso orejudo, publicado originalmente en 1994, es la vida de un hijo de inmigrantes italianos, Cayetano Santos Godino, (1896-1944) que a sus 16 años fue detenido en Buenos Aires por haber cometido once delitos: tres asesinatos y ocho intentos de realizarlos.

María Moreno reconstruye esta crónica policial a partir de un riguroso trabajo de investigación; restaura esta historia ominosa, representativa de la literatura de la “monstruosidad” mediante los actos de “infanticido” realizados por el “Oreja” que se regodea con la nieve cuando se va “a blanquerar al Sur”. Muchos pasajes descriptivos son violentos, horrendos, como el asesinato de Jesualdo u otros, narrados en la cárcel de Ushuaia, donde permanece hasta su muerte, como el “Egresado” número 246.

El texto tiene filtraciones subjetivas, efectos literarios alrededor de la vida del “Oreja”, convertido en mito porteño. Personaje que confiesa las acciones bárbaras cometidas desde el lugar del enfermo, y como tal, no se culpabiliza de los hechos pues: “Aquí me han dicho que soy enfermo…? ¿qué culpa tengo yo si no puedo sujetarme?”.

Los modos de narrar la historia habilitan su hibridez, un espacio de múltiples discursos donde la modernidad que acontece en el Buenos Aires de la época, dialoga con la ciencia, con las teorías de Lombroso, que repercuten en la criminología argentina de carácter lombrosiana. El “Orejudo”, nunca víctima, está relacionado con el “Estropeado”, personaje del cuento “El niño proletario” de Osvaldo Lamborghini, y el “Larvas” de Elías Castelnuovo, marcando las huellas de la desigualdad y el caos social.

La escritora organiza el libro por capítulos, en “Conjeturas” pone en duda esa bestialidad que le recriminan al protagonista; opera cruzando textos periodísticos con los de la sociología, de la biología, de la psiquiatría, a veces fronteriza con lo extraño, que, unido al discurso policial determina su sadismo y su culpabilidad.

María Moreno escribe un libro ambicioso; logra imprimir el horror sobre un mito sobreviviente, el del “petiso orejudo”, considerado un “monstruo nacional”.

© LA GACETA

Comentarios