Fracturas de pene y otras complicaciones en la “zona baja” - LA GACETA Tucumán

Fracturas de pene y otras complicaciones en la “zona baja”

Te explicamos cuáles son los problemas que pueden aparecer en los hombres y sus motivos. Por una salud genital y sexual para ellos.

11 Jul 2021 Por Guadalupe Norte
1

ZONA GENITAL. La higiene y los chequeos médicos son fundamentales para prevenir enfermedades.

En los consultorios urológicos tucumanos, dos de los motivos más frecuentes de visita son la eyaculación precoz y la disfunción eréctil.

Sin embargo, al hablar de sexualidad y salud genital masculina existen otras patologías (menos conocidas o replicadas) a tener en cuenta.

Fracturas de pene

Ehhh, ¿es real? Pese a la desconfianza que generan los titulares de la prensa amarilla, las fracturas de pene existen pero (para traer tranquilidad a los caballeros) son poco frecuentes.

“Estas ocurren cuando el pene está erecto y luego es curvado bruscamente por algún movimiento o posición durante el sexo. Por ejemplo, en situaciones en que la mujer está arriba y después de la penetración -al salir el miembro- cuando vuelve se dobla fuerte”, explica el urólogo Luis García.

Al escuchar el chasquido y ver que algo no cuadra (por el dolor intenso, la inflamación y la presencia de un hematoma) es indispensable asistir a una guardia. Si no, podríamos afectar de por vida nuestras erecciones.

Aunque parece casi cómico que la descripción clínica del caso sea “pene en berenjena”, la respuesta a estas fracturas siempre es la cirugía de urgencia. “El cuadro requiere de unas dos semanas de recuperación y recién se puede retomar la vida sexual después de un mes”, agrega.

Priapismo

El término alude a una erección involuntaria que dura más de cuatro horas. Guarda: antes de interpretarlo como un buen augurio de virilidad, es más bien la imagen de un pene sufriendo un infarto.

“La erección es muy dolorosa y para nada placentera dado que no se relaciona con el deseo sexual. Al contrario, representa una urgencia urológica porque la sangre queda atascada en el miembro y -al pasar de seis a 12 horas sin tratamiento- el daño en las erecciones también es irreversible”, detalla.

Dicha enfermedad suele asociarse a pacientes con enfermedades genéticas o sanguíneas.

Erecciones azules

En busca del máximo rendimiento y la entrega pasional de un bonobo, las estadísticas alertan sobre un aumento en el uso de fármacos para tratar la disfunción eréctil entre los jóvenes y los adolescentes.

“En Estados Unidos, Alemania e Inglaterra es frecuente que se los utilice en el sexo químico (chemsex) por cuestiones puramente recreativas, sin que haya un diagnóstico o una indicación médica. La persona consume sustancias alucinógenas, cocaína o marihuana durante el coito y -al empeorar eso la calidad y duración de las erecciones- se suma Viagra al combo”, detalla el andrólogo.

En Tucumán, los motivos que llevan a consumir pastillas azules apuntan más a las exigencias culturales y los clásicos mandatos de masculinidad (sea por miedo a fracasar durante el encuentro o no satisfacer a la pareja). “La comunidad científica aún carece de investigaciones que reflejen las consecuencias a largo plazo de esta práctica”, advierte.

Hongos y bacterias

¿Sentís un olor fuerte y secreciones extrañas en el prepucio? La balanopostitis es una inflamación que se produce en la zona del glande y el prepucio debido a alguna infección. “El área es igual a un pliegue y por lo tanto a veces hay hongos que se cuelan. Entre ellos, la cándida”, explica García.

El tratamiento se enfoca en cremas o antibióticos y, de persistir, debemos recurrir a una circuncisión.

Picazón y preservativos

Sentir comezón como si nos faltara una pipeta antipulgas es otro síntoma de que algo va mal, sea a causa de una pobre o de una excesiva higiene genital o por presentar alguna infección.

De experimentar comezón, enrojecimiento o descamación también es viable tener una dermatitis de contacto.

“Hay hombres que son alérgicos o sensibles al látex de los preservativos y esto les ocasiona malestar después del coito. Para remediarlo vienen condones hechos de poliisopreno. Antes de comprar cualquier profiláctico es necesario chequear las texturas y los efectos porque hay agregados que generan irritación en algunos pacientes”, acota el médico.

Enfermedad de Peyronie

Alude a la aparición de una cicatriz interna en el pene (para ser específicos en la túnica albugínea) con forma de capa fibrosa. ¿El motivo? Microfracturas que se crean por mantener relaciones sexuales.

La enfermedad es frecuente en varones mayores de 50 y se identifica por la curvatura pronunciada y significativa del miembro.

“Dura de 12 a 18 meses con una fase en que se presenta dolor, pero puede controlarse con analgésicos. Luego, en la mayoría de los casos, desaparece espontáneamente. De no ser así, ya deberíamos recurrir a una cirugía de corrección”, aclara.

Tengo... ¿verrugas?

Negativo, son pápulas perladas

¿Te pasó localizar pequeñas protuberancias en la corona del glande? (traducido en fisonomía para principiantes: debajo de la “cabeza” del pene). Estas se llaman pápulas perladas y muchos hombres las confunden con verrugas o granitos. Algunas aclaraciones al respecto. “Las pápulas no representan ninguna infección ni enfermedad de transmisión sexual. Por lo tanto, pueden acompañarnos toda la vida sin inconvenientes. Se caracterizan por ser claras o casi transparentes, indoloras y distribuirse en una o varias hileras. De presentar otra cualidad recién es aconsejable acudir a un médico”, explica el andrólogo Luis García.

Comentarios