Faltó disciplina y criterio, pero sobró personalidad - LA GACETA Tucumán

Faltó disciplina y criterio, pero sobró personalidad

El empate de Los Pumas dejó sensaciones encontradas: fallos propios los privaron del triunfo.

11 Jul 2021 Por Federico Espósito
1

Los Pumas se mantienen novenos en el ranking de la World Rugby.

El vaso es el mismo, pero algunos lo verán medio lleno y otros medio vacío. Así pasó con el empate de Los Pumas (20-20) en el primero de los dos tests matches contra Gales: todos vieron el mismo partido, pero no a todos les dejó el mismo sabor de boca. Algunos se lamentaron por esa ventaja de 14 puntos que llegó a sacar el equipo argentino jugando con uno menos y que al final no se pudo sostener, así como por los nueve tantos que no se sumaron en los disparos a la hache y que podrían significado el triunfo. Otros, en cambio, prefieren rescatar la clara mejora que se mostró con respecto al partido pasado contra Rumania y la personalidad para haber rasguñado la victoria jugando en inferioridad numérica durante 53 minutos. Más aún cuando el expulsado (Juan Cruz Mallía) venía cumpliendo una buena actuación, y por ende su ausencia no pasó desapercibida. En realidad, difícil era disimularla tratándose de un rival como Gales, con suficiente jerarquía como para saber explotarla, más allá de algunas ausencias notables en su alineación.

Independientemente de cuál sea el enfoque que se adopte, hay ciertas cuestiones que en ningún caso se pueden desconocer. La primera es que Los Pumas necesitaban levantar la imagen que habían dejado en Bucarest, y ni el más pesimista puede negar que lo hicieron. Otra actuación como la del otro día y estaríamos hablando de un resultado muy distinto. Porque a Gales podrán faltarle figuras como Dan Biggar y Gareth Davies (entre otros, afectados a la gira de los British & Irish Lions por Sudáfrica), pero no por eso deja de ser un rival de primer nivel. Que algunos pretendan minimizar el empate argumentando que fue ante “los suplentes de Gales” peca de ingenuo: el potencial del campeón del Seis Naciones no se agota en algunos de sus habituales titulares.

Por otro lado, a Los Pumas también les faltaron algunos de sus jugadores importantes, como el tucumano Matías Orlando y Emiliano Boffelli (ambos lesionados). Y eso no es un dato menor: con el “Tostao” adentro, el centro de la cancha gana en solidez y en quiebres. Ni hablar de la capacidad del rosarino para el juego aéreo, aspecto en el que Santiago Cordero no se mostró fino ayer cuando le tocó pasar de fullback tras la roja a Mallía.

Es para destacar que los tries argentinos (firmados por Pablo Matera y Jerónimo de la Fuente) hayan llegado después de la expulsión del cordobés. Eso es una clara muestra de personalidad. Y también resulta para destacar algo que ya no es novedad: el gran talento de Santiago Chocobares, que abrió el camino hacia el segundo try con un gran quiebre por el centro y asistiendo de rever.

Y también es para destacar lo de Nicolás Sánchez: tuvo un partido mucho mejor que contra Rumania, generó algunos quiebres y aportó tackles importantes. Y aunque falló un par de disparos, acertó 10 que le permitieron pasar la barrera de los 800 y afirmarse como goleador histórico.

Para corregir de cara a la revancha del sábado estará la disciplina (otra vez se cometieron demasiados penales) y el juego con el pie, que se usó en exceso y sin criterio, lo que le abrió los caminos a Gales para llegar al ingoal y salvar la ropa por esta vez.

Temas

Tucumán
Comentarios