La unión hace a la fuerza - LA GACETA Tucumán

La unión hace a la fuerza

Por Franco Mirra Giolitto - Director y Coach Ontológico.

20 Jun 2021
1

En los últimos años la actividad audiovisual tucumana fue creciendo a través de producciones, críticas literarias, festivales y fomentos, conformando un campo audiovisual. Con este auge, el cine tucumano fue haciéndose su renombre. Y a partir del año 2013 con el estreno de la película “Los dueños” se comenzó a hablar del “Nuevo” Cine Tucumano como una novedosa corriente cinematográfica.

Por un lado, se argumenta que todas las producciones realizadas en Tucumán a partir de la creación de la Escuela Universitaria de Cine, Video y TV (2005) forman parte de esta nueva corriente. Sin embargo, “Los dueños” y la película “El motoarrebatador” no tuvieron coproducción con la Escuela de Cine y sí se las nombra como parte del Nuevo Cine Tucumano.

Para posicionar a nuestro cine provincial dentro del mercado nacional de producciones, resonar en Buenos Aires y llamar la atención y curiosidad de espectadores e intelectuales también se usa la etiqueta Nuevo Cine Tucumano como estrategia de marketing. Y si nos preguntan: ¿cómo definís o cuáles son las características de esta corriente cinematográfica? ¿Tendríamos los tucumanos una respuesta consensuada? Para abordar esta cuestión me centro en cuatro aspectos.

Temas de las historias

Martin Scorsese dice que lo primero que alguien tiene que preguntarse al hacer una película es: “¿tengo algo que decir?” Puede ser algo literal, un sentimiento o una emoción. Hasta ahora las películas del Nuevo Cine Tucumano abarcan temas sociales como la desigualdad, los prejuicios, la falta de oportunidades, etc., y todos narrados bajo el predominante género del drama. Pero no se tiene en cuenta al resto de géneros cinematográficos como el thriller, el terror, el fantástico, la comedia, etc; que pueden abordar estos temas y hasta incluso otros nuevos.

Asimismo, ¿sólo vamos a tomar como referencias a los largometrajes o vamos a incluir a los cortometrajes también? ¿Hay una enumeración definida de temas en esta nueva corriente como sí lo tenían la Nouvelle Vague o el Neorrealismo italiano?

El público

“¿Por qué definir tu público? El director debe hacerlo con antelación porque esto influirá en el lenguaje que será capaz de utilizar”, sostiene David Cronenberg. ¿Sabemos si los tucumanos esperan un cine reflexivo y contemplativo o algo más entretenido a como nos tiene acostumbrado Hollywood? Tal vez no lo saben, pero sí quieren ver a actores locales y lugares provinciales para reconocer al “cine tucumano”.

Grámatica

El cine como lenguaje tiene su gramática. Francis Ford Coppola nos dice que el “tema” de nuestra historia nos dictará el “estilo” de nuestra película. Sidney Pollack y Alfonso Cuarón nos invitan a usar las gramáticas “bases del cine” para luego romperlas y crear algo original. ¿Sabemos cuál es la estética o estilo definido del Nuevo Cine Tucumano? ¿Qué se espera de las posiciones de cámara, del tono actoral, de la fotografía, de los temas de la historia?

Y es la gramática lo que me lleva finalmente a preguntarme si puede estar definido el Nuevo Cine Tucumano como corriente cinematográfica si la comparamos con otras corrientes que existieron como el Expresionismo alemán o el Nuevo Hollywood de los 70, que sí tenían definidos sus temas, su público y su gramática.

Muchos interrogantes

Personalmente creo que aún no podemos hablar de un Nuevo Cine Tucumano cuando tenemos tantos interrogantes. Me alegra la apertura de este debate con diferentes opiniones para enriquecernos e intentar llegar a un objetivo en común.

Comentarios