La investigación agrícola, de luto por la muerte de Vázquez de Ramallo - LA GACETA Tucumán

La investigación agrícola, de luto por la muerte de Vázquez de Ramallo

La científica cosechó gran prestigio durante su valiosa trayectoria en la Eeaoc.

19 Jun 2021
1

MÉRITO. Nilda Vázquez de Ramallo identificó por primera vez en Tucumán nuevas enfermedades en diversos cultivos. la gaceta / archivo

Honda repercusión tuvo en el ámbito científico agrícola y productivo el fallecimiento de Nilda Elena Vázquez de Ramallo, la segunda mujer en la historia que se graduó como ingeniera agrónoma en la Facultad de Agronomía y Zootecnia de la Universidad Nacional de Tucumán.

Desde el comienzo de su carrera, en 1961, ingresó a la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc). En la entidad ocupó diferentes cargos en el área de investigación; y en 1983 alcanzó el nivel de Investigador Principal, el máximo en la escala de investigadores.

Durante su permanencia en esa institución realizó una intensa tarea de investigación y de transferencia, que se plasmó en trabajos presentados en diversos congresos, reuniones técnicas y simposios -en el país y en el extranjero-, y en numerosas publicaciones.

Merece destacarse además su labor en la identificación, por primera vez en el ámbito local, de nuevas enfermedades en numerosos cultivos de Tucumán y de provincias vecinas. Durante los años que tuvo a su cargo la sección Fitopatología, su laboratorio realizó una intensa labor como espacio de referencia en el NOA en el diagnóstico y recomendaciones para el control de enfermedades vegetales.

Su labor en la implementación del sistema de monitoreo para la cancrosis de los cítricos fue de gran importancia como apoyo al ex Instituto Argentino de Sanidad y Calidad Vegetal (Iascav) -actual Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa)-, para lograr que el NOA fuera declarado zona libre de cancrosis, lo que mucho ayudó al afianzamiento de la actividad citrícola tucumana.

En el cultivo de papa, Vázquez de Ramallo cumplió un importante rol en la implementación y ejecución de análisis de sanidad en papa semilla, certificando materiales libres de virus. Esto permitió que se provea con semilla tucumana a gran parte de la zona papera del país, evitando la importación.

Algunas publicaciones

En el cultivo de caña de azúcar, describió los síntomas de los principales patógenos que afectaron a los cañaverales de la provincia y del NOA. Entre sus trabajos merecen citarse La enfermedad del Leaf Scald en caña de azúcar. Su determinación en Tucumán (1964), La podredumbre de la inflorescencia de la caña de azúcar (1968), La estría roja en caña de azúcar (1970), El tizón en plantines de caña de azúcar (1975), La podredumbre roja en caña de azúcar (1976), Razas del mosaico de la caña de azúcar (1981), El carbón de la caña de azúcar (1981), La mancha concéntrica en caña de azúcar (1982), Pythium sp. en caña de azúcar (1982), La roya y el carbón de la caña de azúcar (1987), El achaparramiento de la caña de soca (1990), Síntomas de amarillamiento en los cañaverales de Tucumán (1998), El achaparramiento de la caña soca: distribución e incidencia (1999), Diagnóstico de enfermedades de la caña de azúcar (2000) y Guía para reconocimiento de las enfermedades de la caña de azúcar en Argentina (2004).

A partir de agosto de 1997 fue designada en investigadora emérita de la Eeaoc. En 2014, durante el III Congreso Argentino de Fitopatología, fue distinguida por su trayectoria en Fitopatología en el Capítulo NOA. Y el año pasado, como profesional destacada por la Federación de Entidades Profesionales Universitarias de Tucumán (Feput) y por el Colegio de Ingenieros Agrónomos y Zootecnistas de Tucumán.

No caben dudas de que Nilda Vázquez de Ramallo merece el reconocimiento y el agradecimiento por su larga trayectoria profesional y humana, y por sus valiosos aportes en la investigación, en los servicios y en la transferencia para el sector productivo provincial y nacional.

Comentarios