Reabren la feria de El Manantial, sin distanciamiento pero con barbijos - LA GACETA Tucumán

Reabren la feria de El Manantial, sin distanciamiento pero con barbijos

Los feriantes se “reacomodaron” en el predio privado. La obligada inactividad.

14 Jun 2021 Por Daniel Salvador
2

AMPLIA OFERTA. Se consigue ropas, calzados, verduras y comidas.

Antes de la llegada de la pandemia la feria de El Manantial era una de las más importantes y concurridas en Tucumán. Luego de abandonar la plaza central de esa comuna que era abarrotada los domingos por centenares de pequeños, medianos y grandes comerciantes, y de interrumpir después el tránsito de la ruta 301 en más de un kilómetros con triple filas de puestos de venta de todo tipo de productos, se acomodó en un predio privado de 100 metros de frente por unos 500 metros de largo. Y ayer, tras la larga inactividad por las restricciones del COE ante el avance de los contagios por Covid-1, unos 200 feriantes volvieron a ““reacomodarse”” en ese local, como habían hecho el sábado los puesteros de la Feria de Simoca.

Una gran cantidad de vendedores se instalaron donde habían dejado precarias estructuras que apenas los resguardan del sol y las lluvias, mientras que otros que “se llevan todo” cuando termina la jornada, se dispersaron por el amplio predio que colinda con el arroyo El Manantial.

En el precario portón de entrada, una sola persona se ocupaba de controlar el uso de barbijos y rociaba con un difusor las manos de los visitantes, en medio de los gritos de los ambulantes apostados en ese “lugar estratégico” para vender a $ 100 los tapabocas de todos los colores y formatos.

Una vez adentro, los movimientos de la gente no se diferenciaron a los de los domingos más concurridos. No se respetó el distanciamiento y ni se tuvo en cuenta los aforos en las carpas de venta de comida, a la hora de instalar las mesas.

En algunos pasillos estrechos era inevitable “chocarse” con quienes venían en sentido contrario, y en las carpas de venta de verduras no había distancias. Eso sí, todos con barbijos, salvo los que venían comiendo o estaban disfrutando de un suculento almuerzo.

Si bien la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) apunta que con la pandemia crecieron las cifras de las ventas informales, hace tres años informaba que en San Miguel de Tucumán habían llegado a 1.950 los puesteros en esas condiciones producto de la alta desocupación que afectó a todo el país. Por entonces, Tucumán ascendía del décimo al octavo lugar entre las ciudades argentinas con mayor cantidad de “saladitas”, de acuerdo con el relevamiento de la CAME.

Si bien no hay cifras ciertas, se estima que en la feria de El Manantial trabajan directa e indirectamente más de 2.000 personas. Consultado el comisario de esa comuna, Ariel Brito, afirmó que el predio comercial estaba autorizado a abrir ayer según la resolución 80 del COE.

Temas

El Manantial
Comentarios